Publicado 18/05/2021 17:42CET

Investigadores franceses desarrollan una vacuna contra el asma eficaz en ratones

Imagen de archivo menor con asma
Imagen de archivo menor con asma - HOSPITAL IFANTA ELENA

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

Investigadores franceses han desarrollado una vacuna que podría inducir una protección a largo plazo contra el asma alérgica, reduciendo la gravedad de sus síntomas y mejorando así significativamente la calidad de vida de los pacientes. Su investigación en animales se ha publicado en la revista 'Nature Communications'.

El asma es una enfermedad crónica que afecta a unos 340 millones de personas en todo el mundo. El asma alérgica se caracteriza por la inflamación de los bronquios y las molestias respiratorias causadas por la inhalación de alérgenos, en su mayoría ácaros del polvo.

Esta exposición a los ácaros del polvo y a otros alérgenos conduce a la producción de anticuerpos denominados inmunoglobulina E (IgE) y de citoquinas de tipo 2 (como la interleucina-4 (IL-4) y la IL-13) en las vías respiratorias. Esto da lugar a una cascada de reacciones que provocan la hiperreactividad de las vías respiratorias, la sobreproducción de moco y la eosinofilia (cuando hay demasiados eosinófilos, un tipo de glóbulo blanco, en las vías respiratorias).

Los corticosteroides inhalados son el tratamiento estándar para controlar el asma. Sin embargo, en el caso del asma grave, este tratamiento no es suficiente. Entonces se requiere el uso de anticuerpos monoclonales terapéuticos dirigidos a la IgE o a las vías de la IL-4 y la IL-13. Sin embargo, estos son costosos y requieren la administración de inyecciones a largo plazo o incluso de por vida.

Para superar este problema, estos científicos han desarrollado una vacuna conjugada, denominada kinoide, mediante el acoplamiento de las citocinas recombinantes IL-4 e IL-13 con una proteína portadora denominada CRM197 (una forma mutada no patógena de la toxina diftérica, utilizada en muchas vacunas conjugadas).

Los resultados preclínicos (en modelos animales) muestran que esta vacuna induce la producción sostenida de anticuerpos específicamente dirigidos contra la IL-4 y la IL-13. En efecto, seis semanas después de la primera inyección de la vacuna conjugada, el 90 por ciento de los ratones presentaban niveles elevados de anticuerpos. Un año después de la inmunización primaria, el 60 por ciento de ellos seguía teniendo anticuerpos capaces de neutralizar la actividad de la IL-4 y la IL-13.

Los investigadores también mostraron un efecto sobre los síntomas del asma: la vacuna fue capaz de disminuir fuertemente los niveles de IgE, la eosinofilia, la producción de moco y la hiperreactividad de las vías respiratorias en un modelo de asma alérgica a los ácaros del polvo. Este estudio sugiere, por tanto, la eficacia tanto profiláctica como terapéutica de la vacuna en este modelo de asma y no se observaron efectos adversos en los animales. Los hallazgos del equipo de investigación tendrán que probarse ahora en un ensayo clínico.