Actualizado 05/12/2019 12:03:06 +00:00 CET

Investigadores españoles revelan que la función de los cuerpos amiláceos es eliminar sustancias de desecho cerebrales

La función de los cuerpos amiláceos es eliminar sustancias de desecho cerebrales
La función de los cuerpos amiláceos es eliminar sustancias de desecho cerebrales - UB

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

Investigadores españoles han descrito por primera vez una vía del sistema nervioso central para expulsar sustancias de desecho de origen cerebral mediante la formación de cuerpos amiláceos (CA), unos agregados constituidos por polímeros de glucosa que engloban productos residuales.

Este trabajo, publicado en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences', abre nuevas perspectivas a la práctica clínica en la lucha contra las enfermedades neurodegenerativas, y está dirigido por Carme Pelegrí y Jordi Vilaplana, profesores de la Facultad de Farmacia y Ciencias de la Alimentación, el Instituto de Neurociencias (UBNeuro) de la Universidad de Barcelona y el Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED).

Los cuerpos amiláceos del cerebro humano fueron descritos por primera vez en 1837. Se encuentran sobre todo en zonas limítrofes del sistema nervioso central, cerca de los ventrículos cerebrales y en zonas subpiales, y abundan en el cerebro de personas de edad avanzada y en pacientes afectados por enfermedades neurodegenerativas, que generan un exceso de sustancias de desecho metabólico. Sin embargo, durante mucho tiempo el origen y la función de los CA han sido completamente desconocidos para la comunidad científica.

Ahora, esta investigación española describe nuevas características de los CA y revela el papel decisivo de estas estructuras en la expulsión de sustancias de desecho cerebrales mediante unas vías en las que participan el sistema nervioso, el sistema linfático y el sistema inmunitario.

Las conclusiones del estudio revelan que algunas sustancias de desecho del cerebro también pueden ser eliminadas gracias a la acción de los astrocitos, que son capaces de aglutinar los compuestos de rechazo y empaquetarlos en forma de CA. Tal como explica la profesora Carme Pelegrí, estos CA "serían equivalentes a contenedores de productos de desecho".

"En una segunda fase, estos cuerpos amiláceos son expulsados hacia el líquido cefalorraquídeo que rodea el encéfalo y la médula espinal*, señala la investigadora. A continuación, el líquido cefalorraquídeo se drena hacia el sistema linfático meníngeo y este conduce los CA hacia los ganglios linfáticos cervicales, donde finalmente son eliminados por la acción del sistema inmunitario", apostilla Jordi Vilaplana.

Fuente de la información: https://doi.org/10.1073/pnas.1913741116

Para leer más