Actualizado 28/04/2020 14:28 CET

Investigadores españoles estudian cómo afecta el confinamiento al dolor crónico y recurrente

Este domingo pocas personas se han asomado a sus ventanas y balcones para aplaudir la labor de los sanitarios que luchan contra el coronavirus. Sevilla a 26 de abril 2020
Este domingo pocas personas se han asomado a sus ventanas y balcones para aplaudir la labor de los sanitarios que luchan contra el coronavirus. Sevilla a 26 de abril 2020 - Eduardo Briones - Europa Press

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo

MADRID, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Univeristat Oberta de Catalunya (UOC) están estudiando cómo afecta el confinamiento al dolor crónico y recurrente. "Queremos recopilar datos sobre cómo afecta el confinamiento al dolor, ya que no tenemos constancia de que haya ningún estudio al respecto en nuestro entorno", apunta Rubén Nieto, investigador del grupo eHealth Lab y profesor de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC.

En su encuesta, los investigadores quieren analizar qué consecuencias tiene el hecho de no poder salir para las personas que sufren algún tipo de dolor de manera habitual. Los expertos consideran que factores que se pueden producir durante el confinamiento, como el estrés, el miedo o el sedentarismo, pueden influir en el dolor crónico.

Aunque quieren analizar las impresiones de personas que sufran cualquier tipo de dolor físico, algunos de los más comunes son el dolor cervical y el lumbar, que se calcula que afectan a un 25 por ciento de los europeos. Además, este tipo de dolor de espalda lo sufre por lo menos el 40 por ciento de las personas en algún momento de su vida.

Una realidad que puede agravarse con el teletrabajo, ya que puede que no dispongamos de un espacio con las condiciones óptimas de la oficina, como puede ser una silla y una mesa con una buena ergonomía. "Pero no solo la ergonomía puede afectar, sino también la situación en la que se desarrolla el trabajo. Hay domicilios con niños, que no van a la escuela, y hay que compaginar la vida laboral, familiar y social. Esta realidad combinada, con un nivel de carga de trabajo elevado, puede incrementar el estrés y aumentar el malestar de las personas con dolor", describe Nieto.

ENCUESTA ABIERTA

Para conocer cómo el confinamiento en España afecta a las personas que tienen algún dolor físico habitual, los investigadores han lanzado esta encuesta, que está abierta a la participación de adultos hasta el 9 de mayo. El cuestionario tiene una duración de 15 minutos.

Los investigadores quieren obtener información para entender los efectos durante el confinamiento de diferentes desencadenantes de los problemas de dolor para las personas con dolor. La encuesta tiene el objetivo de contrastar hipótesis científicas que pueden servir para la mejora de los tratamientos biopsicosociales para personas con dolor crónico. "Tener esta información es importante, ya que si el confinamiento afecta a los problemas de dolor crónico, debemos diseñar y pensar estrategias para futuras situaciones similares", indica Nieto.

Junto con Rubén Nieto, participan en este estudio Beatriz Sora, investigadora también del grupo de investigación eHealth Lab y profesora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación, la psicóloga clínica Rebeca Pardo, investigadora y profesora de la UNIR, así como Juan Vicente Luciano Devis y Albert Feliu Soler, investigadores del Instituto de Investigación Sant Joan de Déu.

Para leer más