Publicado 30/03/2020 7:00:34 +02:00CET

Investigadores ayudan a restablecer el equilibrio hormonal alterado en enfermedades metabólicas

Tejido hepático afectado por la enfermedad del hígado graso no alcohólico.
Tejido hepático afectado por la enfermedad del hígado graso no alcohólico. - DR. DAVID KLEINER, NCI - Archivo

   MADRID, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

    Científicos de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, han descubierto los mecanismos moleculares que desencadenan el desequilibrio metabólico entre la producción de glucosa y la utilización de energía en el hígado, dos procesos distintos pero vinculados, un hallazgo con implicaciones para el tratamiento de la diabetes y la enfermedad del hígado graso no alcohólico NAFLD), según publican en la revista 'Nature'.

   La hormona glucagón, secretada por el páncreas, juega un papel esencial en el metabolismo. En tiempos de escasez de alimentos puede impulsar la producción de glucosa en el hígado, un combustible esencial para el cerebro, en un proceso llamado gluconeogénesis. En la diabetes, que está marcada por un exceso de azúcar en la sangre, este proceso se interrumpe.

   Ahora, un equipo de Yale dirigido por el autor principal Gerald Shulman y la primera autora Rachel Perry, ambos endocrinólogos, informan de que han descubierto cómo el glucagón mantiene el equilibrio metabólico entre la producción y el uso de energía en el hígado.

   "Al aplicar métodos novedosos para evaluar el metabolismo del hígado, pudimos perfilar los mecanismos moleculares por los que funciona el glucagón", explica Shulman, profesor de Medicina y de Fisiología Celular y Molecular.

   Los investigadores se han centrado previamente en el glucagón en un intento por reducir el nivel elevado de azúcar en la sangre en la diabetes. Pero esos tratamientos experimentales condujeron a efectos secundarios potencialmente graves, incluida la acumulación de enzimas hepáticas que indican enfermedad del hígado graso.

   La nueva investigación se centró en el papel de la señalización de calcio dentro de las mitocondrias, la fábrica de producción de energía de la célula.

   Los autores descubrieron que una proteína llamada receptor 1 de trifosfato de inositol (INSP3R1) regula tanto la gluconeogénesis como la oxidación de grasas en el hígado en respuesta al glucagón. El grupo encontró que INSP3R1 influye en la gluconeogénesis al regular la señalización de calcio dentro de la célula y la oxidación de grasas al influir en la señalización de calcio dentro de las mitocondrias.

   "Identificamos el transporte mitocondrial de calcio como un objetivo potencial para promover los buenos efectos del glucagón para promover la oxidación de la grasa mitocondrial en el hígado y revertir la NAFLD sin los malos efectos de estimular la gluconeogénesis", añade la profesora Perry.

   Cuando los roedores obesos fueron tratados crónicamente con glucagón, la hormona revirtió la NAFLD y mejoró la respuesta del cuerpo a la insulina. Sin embargo, cuando los ratones obesos sin INSP3R1 fueron tratados crónicamente con glucagón, la hormona no tuvo efecto.

   "Estos resultados proporcionan nuevos conocimientos sobre la biología del glucagón y sugieren que el transporte mitocondrial de calcio, mediado por INSP3R1, puede representar un nuevo objetivo para las terapias que apuntan a revertir la NAFLD y la diabetes tipo 2", concluyen los autores.