Publicado 02/09/2021 07:24CET

Investigadores abren nuevas vías terapéuticas para la enfermedad de Huntington

Archivo - Imágenes de resonancia magnética de un cerebro
Archivo - Imágenes de resonancia magnética de un cerebro - UNIVERSITY OF MISSOURI - Archivo

   MADRID, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo mecanismo que detiene la progresión de la enfermedad de Huntington en las células ha sido identificado por científicos del University College de Londres (UCL) y la Universidad de Cambridge como parte de sus grupos de investigación en el Instituto de Investigación de la Demencia del Reino Unido. Los investigadores afirman que este estudio innovador, publicado en 'Cell Reports', podría conducir a terapias muy necesarias para esta rara enfermedad genética, que actualmente es incurable.

   La enfermedad de Huntington es un trastorno neurodegenerativo progresivo y devastador causado por la acumulación de expansiones repetitivas tóxicas de tres bloques de ADN denominados nucleótidos (C, A y G) en el gen de la huntingtina (HTT) y suele denominarse trastorno de expansión repetida.

   Estas repeticiones de trinucleótidos CAG se expanden por el mal uso de una maquinaria celular que suele promover la reparación del ADN, llamada 'reparación de emparejamientos erróneos'. Este uso excesivo de la reparación de desajustes impulsa la aparición y la progresión de la enfermedad de Huntington.

   En este estudio, los investigadores estudiaron el papel de FAN1, una proteína de reparación del ADN que se ha identificado como modificador de la enfermedad de Huntington en varios estudios genéticos; sin embargo, el mecanismo que afecta a la aparición de la enfermedad ha permanecido esquivo.

   Utilizando células humanas y técnicas que pueden leer las expansiones de repetición del ADN, los investigadores descubrieron que FAN1 puede bloquear la acumulación de los factores de reparación de los desajustes del ADN para detener la expansión de las repeticiones, aliviando así la toxicidad en las células derivadas de los pacientes.

   El doctor Rob Goold y el investigador Joseph Hamilton, ambos del Instituto de Neurología Queen Square del UCL y del Instituto de Investigación de la Demencia del Reino Unido, apuntan que "las pruebas de que los genes reparadores del ADN modifican la enfermedad de Huntington han ido aumentando durante años. Demostramos que aún quedan por descubrir nuevos mecanismos, lo cual es una buena noticia para los pacientes", aseguran.

   Los medicamentos que pudieran imitar o potenciar (aumentar la potencia de) la inhibición de FAN1 de la reparación de desajustes alterarían el curso de la enfermedad. El equipo trabaja ahora con la empresa de biotecnología Adrestia Therapeutics, con sede en el Babraham Research Campus, cerca de Cambridge, para convertir estos descubrimientos en terapias para un número considerable de pacientes en el Reino Unido y en todo el mundo.

   La autora principal del estudio, la profesora Sarah Tabrizi, directora del Centro de la Enfermedad de Huntington del UCL, del Instituto de Neurología Queen Square del UCL y del Instituto de Investigación de la Demencia del Reino Unido, señala que su siguiente paso es "determinar la importancia de esta interacción en modelos más fisiológicos y examinar si es tratable terapéuticamente. Ahora estamos trabajando con socios farmacéuticos clave para intentar desarrollar terapias dirigidas a este mecanismo y que algún día puedan llegar a la clínica", avanza.

   El doctor Gabriel Balmus, coautor principal del Instituto de Investigación de la Demencia del Reino Unido, de la Universidad de Cambridge, destaca que "sctualmente hay más de cincuenta trastornos de expansión de repeticiones CAG que son incurables. Si es viable, el campo sugiere que las terapias resultantes podrían aplicarse no sólo a la enfermedad de Huntington sino a todos los demás trastornos de expansión repetida".

   Por su parte, el profesor Steve Jackson, director general y consejero delegado interino de Adrestia, ha destacado su satisfacción "por trabajar con el profesor Tabrizi, el doctor Balmus y el Instituto de Investigación sobre la Demencia del Reino Unido para buscar formas de traducir su apasionante ciencia en nuevos medicamentos para la enfermedad de Huntington y, potencialmente, también para otros trastornos de expansión de repeticiones de ADN".

Contador