Publicado 16/02/2022 07:26

La investigación del microbioma humano excluye al mundo en desarrollo

Archivo - Prueba 'myBIOME'  de microbioma intestinal
Archivo - Prueba 'myBIOME' de microbioma intestinal - SYNLAB/MICROBA - Archivo

MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

La investigación mundial sobre el microbioma humano está muy sesgada a favor de países ricos como Estados Unidos y Reino Unido, alerta un estudio publicado en la revista de acceso abierto 'PLOS Biology' por Richard Abdill, Elizabeth Adamowicz y Ran Blekhman de la Universidad de Minnesota (Estados Unidos).

Los autores evaluaron los repositorios mundiales de datos de secuenciación de ADN utilizados para medir el contenido del microbioma y descubrieron que casi la mitad de todas las muestras disponibles públicamente proceden de sujetos de Estados Unidos, a pesar de que ese país representa sólo el 4,3% de la población mundial.

Según advierten, estos resultados plantean dudas sobre si los avances en este campo serán aplicables a países con menos recursos y poblaciones que no reciben tanta atención en la literatura.

El microbioma humano son las comunidades de microorganismos que viven sobre y dentro del cuerpo humano. Las estimaciones sugieren que las células humanas de una persona son ampliamente superadas por los billones de bacterias que componen su microbioma, que viven en todas partes, desde el intestino delgado hasta la superficie del globo ocular.

Las investigaciones demuestran que estos microbios tienen amplias interacciones con sus huéspedes humanos y tienen efectos muy variados, tanto positivos como negativos. Algunos microbios intestinales, por ejemplo, ayudan a descomponer los alimentos en nutrientes a los que el ser humano no puede acceder de forma natural, mientras que otros se han relacionado con afecciones como la enfermedad inflamatoria intestinal, el cáncer de estómago o de colon, las úlceras, la diabetes y hasta afecciones mentales como el Alzheimer.

Por ello, desde principios de la década de 2000 se han invertido miles de millones de dólares en la investigación de estas relaciones. Para entender en qué se emplean estos fondos, los investigadores de Minnesota hicieron un inventario de más de 440.000 muestras de datos sobre el microbioma humano compartidos en repositorios internacionales mantenidos por organizaciones como los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos y el Instituto Nacional de Genética de Japón.

"El interés por el microbioma humano ha crecido en todo el mundo --resalta Richard Abdill, autor principal del estudio--. Cuando observamos cómo se está desarrollando el campo, a quién se está incluyendo y dónde se han asignado recursos, está claro que nuestra comprensión del microbioma 'humano' no incluye a la mayoría de los humanos. Nuestro estudio es un paso hacia la cuantificación de esta disparidad", asegura.

Hay muchas razones que explican estas disparidades, como los factores económicos y políticos que repercuten en la investigación científica, y las dificultades logísticas para realizar investigaciones en países con menos infraestructuras.

Sin embargo, el microbioma está a su vez influenciado por factores como la genética, la geografía, la dieta y el estilo de vida, por lo que es importante estudiar muchas poblaciones para encontrar vínculos con la salud humana.

Por ello, los autores sostienen que la exclusión del mundo en desarrollo de la investigación del microbioma amenaza con crear una situación en la que los futuros tratamientos médicos basados en el microbioma sólo sean eficaces para las personas de algunos países o poblaciones.

De las muestras para las que se pudo determinar un país de origen, los investigadores descubrieron que más del 71% procedían de Europa y Norteamérica, casi cinco veces más de lo que cabría esperar dada su población.

Asia central y meridional fue la región menos representada: Aunque más de 2.000 millones de personas viven en países como India, Pakistán y Bangladesh, sólo se disponía de 13.620 muestras del microbioma de esa región, es decir, el 1,5% de las muestras de casi el 26% de la población mundial. No se encontró ninguna muestra de países como Argelia, Yemen, Afganistán y Kazajstán.

"El interés por el microbioma humano ha crecido rápidamente, pero hay lagunas evidentes en cuanto a dónde se dirige ese interés --añade Blekhman--. Nuestro estudio investigó todas las muestras del microbioma humano disponibles públicamente -casi medio millón de muestras- para cuantificar estas lagunas. Descubrimos que nuestra comprensión del microbioma "humano" deja fuera a gran parte de los humanos".