Publicado 31/03/2021 08:18CET

Inmunosenescencia, cómo alargar nuestra esperanza de vida

Archivo - COMIENDO, BARBACOA, MAYORES, PAREJA, COMER, FIESTA, BANQUETE
Archivo - COMIENDO, BARBACOA, MAYORES, PAREJA, COMER, FIESTA, BANQUETE - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / HALFPOINT - Archivo

    MADRID, 31 Mar. (EDIZIONES) -

   La cantidad y el tipo de comida que ingerimos determinan muchas cosas en la vida, y una de ellas es la evolución de nuestro grado de envejecimiento. Además, sabemos que el paso de los años trae consigo una disminución de la capacidad defensiva del organismo, o 'inmunosenescencia'.

   Según defiende en una entrevista con Infosalus el doctor en Medicina y especialista en Endocrinología y Nutrición, el doctor Antonio Escribano Zafra debemos cuidarnos, y más conforme vamos cumpliendo años: "La tienda para comprar la salud del futuro está abierta en el presente. Cuando tienes 30 compras la salud de ese momento pero también la de los 10-20 años siguientes. Cuando ya no estás en ellos no. Con 60 no puedes revertir muchos procesos".

   Es más, advierte de que siempre lo mejor es no hacer nada ahora que complique la salud nuestro futuro, algo que va ligado a nuestros hábitos de alimentación, a la actividad física, al consumo de drogas, a la falta de sueño, o incluso al negativismo de la propia persona.

   "Sin obsesiones, hay que vivir la vida y de paso cuidarse. Como cuando conduces, no puedes ir a 10 por hora, vas a tu velocidad, pero sin pasarte, ni quedarte corto. Se está bebiendo desde los 13 años, y ese cerebro cuando llegue a los 40 qué va a pasar. Es un claro ejemplo de falta de sostenibilidad de la salud, y pocas veces se tiene en cuenta y la gente no piensa que algún día tendrán 60 y el carpe diem está muy bien, pero con nuestro ritmo de vida y nuestros hábitos, a veces se mete la pata", advierte.

   El también exresponsable médico del área de nutrición de la Real Federación Española de Fútbol y de la Federación Española de Baloncesto, experto en Nutrición deportiva también, acaba de publicar 'Potencia tus defensas' (Espasa), junto a su hijo, el también doctor en Medicina y especialista en Medicina Interna y máster en nutrición clínica Antonio Escribano Ocón, una guía para prevenir enfermedades que se terminó de escribir en pleno confinamiento, con la que nos ayudan a reconocer las señales de nuestro cuerpo y nos dan las claves para un organismo fuerte; es decir, todo lo necesario para mejorar nuestra salud.

   "La calidad de vida se compra de joven a la mediana edad y se disfruta como el que invierte, en la salud también hay que invertir, y no gastar salud tontamente. Por eso debemos huir siempre del alcohol y del tabaco, y mantener una serie de actitudes en la vida favorables a tu sostenibilidad", mantiene.

   A su juicio, debemos tener siempre presente el concepto de sostenibilidad propia de nuestra salud, que significa que lo que hagamos en el momento no puede comprometer nuestro futuro: "Este concepto aplicado al sistema inmunológico es esencial, ya que según o que hagamos así van a estar nuestras defensas preparadas para actuar contra posibles agresiones en el presente, pero también en el futuro".

QUÉ SUCEDE CON LA INMUNOSENESCENCIA

   Con ello, el doctor Escribano Zafra recuerda también que con la edad, conforme vamos ganando años, se incrementan las enfermedades infecciosas y autoinmunes, suponiendo uno de los mayores impactos en el mundo en la salud pública.

   De hecho, remarca en el libro que en la actualidad se sabe que hay un vínculo directo entre la nutrición, el proceso y la evolución que desarrollan muchas enfermedades infecciosas y cómo terminan. "Normalmente no existe una gran conciencia popular en cuanto a la importancia de los hábitos y la alimentación en relación con el sistema inmunitario. Tampoco existen indicadores claros para saber cuál es el estado inmunológico de cada persona, por lo que hay que cuidarse, pudiéramos decir, por adelantado. Ir perdiendo capacidad defensiva con el transcurso de los años de vida parece que se acepta como algo inevitable y sin embargo no es así", remacha.

   Con ello, subraya que la inmunosenescencia, de la que antes hemos hablado, representa un "proceso normal y fisiológico" en el que tiene lugar esa especie de debilitamiento de las defensas por la misma edad, igual que envejece la piel, se afecta el sistema defensivo. "Es como un ejercito que tiene tropas, pero todo conforme pasan los años sufre un pequeño decaimiento fisiológico. Pero aquí lo interesante es hacer hincapié en que si hacemos actividad regularmente, nos alimentamos bien, ejercicio, sueño, y no tabaco, enlentencemos el envejecimiento", resalta el también profesor asociado de la Universidad de Navarra.

   Aquí llama la atención sobre el estrés oxidativo y los radicales libres que alteran nuestras defensas y nos envejecen, a su juicio un punto que podemos combatir con alimentos antioxidantes, "no con pastillas, siendo los dos "más potentes", las moras y los arándanos, "considerados así por la FDA norteamericana". Además, ve conveniente incluir en la dieta:

   .- Los betacarotenos: Pigmentos que pertenecen al grupo de los carotenoides, que son los responsables de los colores amarillos, anaranjados o rojos presentes en muchos alimentos. Presente en zanahorias, calabaza, pimientos, o en frutas como albaricoques o plátanos.

   .- Los licopenos: Sustancia química que existe en forma natural y que es la responsable del color rojo de las frutas y verduras. Se encuentra en tomates, sandias, pomelos rosados, o albaricoques, por ejemplo.

   "Si hacemos ejercicio eso de entrada actúa sobre la edad biológica y retarda la inmunosenescencia. En concreto, el ejercicio aeróbico de larga duración y baja intensidad sube las defensas, mientras que con el intenso bajan las defensas. El ejercicio está bien pero todo moderado. También debes tener en cuenta que cuando bebes las defensas bajan. Si con nuestra dieta, nosotros contrarrestamos este proceso oxidativo, todo irá mejor", agrega.

Contador