Publicado 11/05/2021 07:33CET

Un inhibidor de PARP reduce los tumores en pacientes con cáncer de páncreas con mutaciones

Archivo - Las áreas marrones se tiñen para un biomarcador en el tejido de un paciente que desarrolló cáncer de páncreas a partir de un quiste.
Archivo - Las áreas marrones se tiñen para un biomarcador en el tejido de un paciente que desarrolló cáncer de páncreas a partir de un quiste. - KOUSHIK DAS, MD - Archivo

MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) -

Más de dos tercios de los pacientes con cáncer de páncreas que albergan mutaciones genéticas vieron cómo su tumor dejaba de crecer o se reducía sustancialmente después de que se les cambiara la quimioterapia intensiva por el inhibidor de PARP rucaparib como terapia de mantenimiento, según informan en línea investigadores del Centro Oncológico Abramson (ACC) de la Universidad de Pensilvania en el 'Journal of Clinical Oncology'.

Los resultados del ensayo de fase II del ACC respaldan el uso de rucaparib en pacientes con cáncer de páncreas con variantes BRCA1, BRCA2 y PALB2 para ayudar a controlar el crecimiento del tumor sin los agresivos efectos secundarios de la quimioterapia.

El rucaparib, una terapia dirigida en forma de píldora, está actualmente aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos como terapia de mantenimiento para pacientes con cáncer de ovario y de trompas de Falopio recurrente y con cáncer de próstata, pero no con cáncer de páncreas.

"Se trata de otro paso adelante para los inhibidores de la PARP y para el tratamiento de los tumores de páncreas difíciles de tratar --afirma la doctora Kim Reiss, profesora adjunta de Hematología-Oncología en la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania y autora principal del estudio--. Es una opción segura que no sólo tiene el potencial de mantener las respuestas, sino también de reducir los tumores de páncreas y, en algunos casos, lograr respuestas completas para los portadores de estas mutaciones".

Arnold Simon, de 71 años, a quien se le diagnosticó por primera vez en 2016 un cáncer de páncreas metastásico y posteriormente descubrió que tenía la mutación BRCA2, es uno de esos pacientes. Simon, uno de los primeros participantes en el ensayo, ha estado tomando rucaparib durante más de tres años. Desde entonces, cada una de sus últimas 16 tomografías ha sido clara, sin signos de cáncer activo.

"La mayor ventaja de tomar el inhibidor de PARP es que sólo se toman pastillas y los efectos secundarios son mínimos --afirma Simon--. No tengo que bajar y sentarme para que me administren quimioterapia durante seis horas. En lo que a mí respecta, no hay nada mejor que lo que estoy tomando actualmente".

Rucaparib es el segundo inhibidor de la PARP que muestra un beneficio en pacientes con cáncer de páncreas y mutaciones en la línea germinal de BRCA, y el primero que muestra eficacia en aquellos con mutaciones en la línea germinal de PALB2 y mutaciones somáticas en BRCA.

Lydia Henson, una paciente de 56 años a la que se le diagnosticó cáncer de páncreas metastásico en 2014, fue tratada con quimioterapia durante años antes de descubrir que tenía la mutación PALB2, lo que la llevó al ensayo del ACC. Lleva 18 meses con el inhibidor de PARP, sin signos de cáncer activo.

De los 42 pacientes con cáncer de páncreas avanzado evaluados en el estudio, 12 tuvieron una respuesta parcial y tres una respuesta completa.

La tasa de control de la enfermedad -que se define como el número total de pacientes que experimentan una respuesta completa, una respuesta parcial o una enfermedad estable- fue del 66,7% durante una mediana de 17,3 meses. La mediana de supervivencia sin progresión fue de 13,1 meses y la de supervivencia global de 23,5 meses.

En la fecha de corte del estudio, ocho pacientes seguían vivos y en seguimiento activo más de dos años después de iniciar rucaparib, de los cuales cuatro están libres de progresión. De los tres pacientes con respuestas completas, dos siguen en activo después de más de un año, incluida Henson.

Rucaparib también demostró ser beneficioso en pacientes con carcinoma acinar y escamoso de páncreas, lo que amplía aún más la población para la que podrían utilizarse estos fármacos.

El estudio sigue a los datos preliminares de un análisis provisional del ensayo presentado en 2019 en la reunión anual de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer.

"Estos últimos resultados nos muestran otra opción de terapia de mantenimiento efectiva y menos tóxica para los pacientes con cáncer de páncreas --señala la autora principal del estudio, Susan Domchek, directora ejecutiva del Centro Basser para BRCA en Penn--, y subrayan la importancia del asesoramiento y las pruebas genéticas, que potencialmente pueden dirigir el curso del tratamiento en una mejor dirección".

Para leer más