Publicado 17/07/2020 8:33:35 +02:00CET

Inhalar o tocar moho puede dar alergia, ¿cómo identificarla?

Moho en una casa.
Moho en una casa. - ILYA BURDUN/GETTY - Archivo

   MADRID, 17 Jul. (EDIZIONES) -

   La alergia es una respuesta exagerada de nuestro organismo frente a sustancias que están en el ambiente y que se perciben como nocivas. Inhalar o tocar moho o esporas de moho puede dar alergia, e incluso provocar crisis de asma en personas sensibles.

   "Son las esporas de los hongos las que se trasportan por el aire y pueden producir enfermedades como rinitis y asma. No es tan frecuente como la alergia a pólenes y ácaros pero muchos pacientes niños y adolescentes con asma están también sensibilizados", asegura en una entrevista con Infosalus la doctora Silvia De Miguel Comes, especialista de Alergia del Hospital San Rafael de Madrid.

   La también miembro de la Sociedad Española de Alergia e Inmunología Clínica (SEAIC) reseña que las esporas de los hongos necesitan condiciones especiales para formarse, como oxígeno, humedad y vapor de agua; tres condiciones bastante frecuentes por lo que podemos encontrarnos hongos en sitios como bosques, invernaderos, praderas, almacenes de heno y harina, graneros, siendo las profesiones más afectadas los jardineros, los agricultores, los panaderos o los agricultores, según cita.

   En este sentido, la Academia Estadounidense de Alergias, Asma e Inmunologia (AAAAI por sus siglas en inglés) explica que el moho está formado por pequeños hongos cuyas esporas flotan en el aire. "Al moho le gustan los entornos oscuros, húmedos y cálidos, y necesita cuatro cosas para crecer: alimento, aire, un entorno cálido y agua. El moho crece al aire libre, en viviendas y en otros edificios", según advierte.

   Por ello, en algún momento de nuestra vida afirma que "todos respiramos las esporas de moho que están en el aire", si bien reconoce que algunas personas tienen una reacción alérgica o síntomas de asma si se exponen demasiado tiempo a este hongo.

   "Si es alérgico al moho, su sistema inmunológico es excesivamente sensible a esporas específicas de moho, y por tanto las trata como si fueran alérgenos. Cuando inhala las esporas de moho, su sistema inmunológico desencadena síntomas como estornudos, picazón, ojos llorosos, secreción nasal, congestión nasal o picazón de la nariz, boca y labios", precisa la AAAAI.

LOS HONGOS MÁS IMPORTANTES

   Hay cientos de clases de moho, pero no todos son causantes de los síntomas de alergia, según precisa la Academia americana. En concreto, la alergóloga del Hospital San Rafael de Madrid mantiene que los mohos que causan alergia son 'Alternaria', 'Aspergillus', y 'Penicillium'.

   "La 'Alternaria' es el más frecuente y está relacionado con asma grave y asma mortal, su exposición se relaciona con lluvias, niebla, días húmedos, tormentas y predomina en mayo y junio, y en otoño. Produce muchos síntomas en niños y en adolescentes", aclara.

   Mientras, dice que 'Aspergillus' es capaz de colonizar papel, cuero, pinturas y alimentos como semillas, café , o patatas mal conservadas, por ejemplo, observándose crisis de asma al manipular esos alimentos. "'Aspergillus' es capaz de producir mucha alergia y además es muy resistente", según advierte la doctora De Miguel Comes.

   También encontramos síntomas al comer alimentos con hongos como 'Penicilium', según continúa, en el fuet y algunos quesos, ya que los hongos están en la envuelta o en la piel de algunos embutidos, por lo que algunos pacientes presentan picor en boca, garganta y paladar al comerlos, aunque los toleran sin piel.

   Por eso, la mejor forma de evitar la exposición a estos hongos es ventilando las habitaciones unos minutos, así como arreglando humedades en la pared, con deshumidificadores sobre todo en viviendas bajas, ventilando baños y cocinas, evitando alfombras, limpiando con lejía las manchas de hongos, evitando plantas de interior, utilizando filtros de aire HEPA, según describe la alergóloga.

   En concreto, la miembro de SEAIC recuerda que, pueden producir rinitis (estornudos, congestión, picor nasal), y los síntomas más importantes son los de asma (tos, pitos y fatiga por su gravedad), por lo que sus crisis que hacen acudir a Urgencias y producen ingresos hospitalarios en muchos casos.

   "Es el especialista, el alergólogo, el que en la consulta después de una historia clínica detallada, pruebas alérgicas en piel, y una analítica de sangre para cuantificar la alergia debe poner el tratamiento adecuado y comentar cómo evitar la exposición", agrega.

   También valorará si es necesaria la inmunoterapia o vacuna a hongos, "que tiene muy buena tolerancia y es muy rápida su respuesta mejorando los pacientes en pocos meses, con intención de que desaparezca el asma y los pacientes no tengan que usar sus inhaladores, no acudir a Urgencias y no tener crisis", sentencia la doctora De Miguel.

Contador