Las infecciones respiratorias comunes podrían haber protegido a los niños del COVID-19

Archivo - Niño con fiebre, enfermo, en el sofá. Termómetro.
Archivo - Niño con fiebre, enfermo, en el sofá. Termómetro. - GEORGERUDY/ ISCTOK - Archivo
Publicado: martes, 2 julio 2024 7:44


MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

Al analizar los hisopos nasales tomados durante la pandemia, los investigadores de la Facultad de Medicina de Yale (Estados Unidos) sugieren que la presencia frecuente de otros virus y bacterias puede haber ayudado a proteger a los niños de los peores efectos del COVID-19 al estimular su sistema inmunológico. Los resultados se publican en la 'Revista de Medicina Experimental'.

Los niños son generalmente más susceptibles que los adultos a infecciones respiratorias como el resfriado común y, sin embargo, por razones desconocidas, el virus SARS-CoV-2 tiende a causar síntomas menos graves en los niños que en los adultos, lo que resulta en tasas más bajas de hospitalización y muerte. El sistema inmunológico innato proporciona la primera línea de defensa contra virus y bacterias, produciendo rápidamente una variedad de proteínas antivirales y proinflamatorias para defenderse de las infecciones mientras el cuerpo desarrolla otras respuestas inmunes más específicas, como los anticuerpos.

Los estudios han demostrado que, en comparación con los adultos, el sistema inmunológico innato es más activo en las fosas nasales de los niños y, por lo tanto, podría bloquear mejor las primeras etapas de la infección por SARS-CoV-2. Pero se desconoce el motivo de este aumento de actividad.

"Trabajos anteriores sugirieron que el aumento de la inmunidad nasal innata en los niños se debía a mecanismos biológicos intrínsecos inherentes a su edad", relata Ellen F. Foxman, profesora asociada de Medicina de Laboratorio e Inmunobiología de la Facultad de Medicina de Yale y autora principal del nuevo estudio . "Pero pensamos que también podría deberse a la elevada carga de virus respiratorios e infecciones bacterianas en los niños".

Para investigar si las infecciones respiratorias frecuentes son responsables de elevar la inmunidad nasal innata en los niños, Foxman y sus colegas volvieron a analizar más de 600 hisopos nasales tomados originalmente durante la pandemia de pacientes pediátricos a punto de someterse a una cirugía electiva o una evaluación en la sala de emergencias. Inicialmente analizadas solo para detectar la presencia de SARS-CoV-2, Foxman y sus colegas volvieron a analizar las muestras en busca de 19 virus y bacterias respiratorios diferentes, además de medir los niveles de proteínas antivirales e inflamatorias producidas por el sistema inmunológico innato.

Los investigadores descubrieron que muchos niños, incluso aquellos sin síntomas, estaban infectados con patógenos respiratorios distintos del SARS-CoV-2. Esto era especialmente cierto en el caso de los niños más pequeños, ya que se detectaron virus o bacterias causantes de infecciones en alrededor del 50 % de los pacientes asintomáticos menores de cinco años. Los niños con niveles más altos de patógenos respiratorios mostraron niveles más altos de actividad inmunitaria innata nasal, independientemente de si eran niños pequeños o adolescentes.

Para investigar más a fondo la relación entre las infecciones respiratorias y la inmunidad innata nasal, el equipo de Foxman comparó muestras nasales tomadas a niños sanos de un año en un control de rutina y en una cita de seguimiento una o dos semanas después. Más de la mitad de los niños dieron positivo en la prueba de un virus respiratorio en una de sus dos visitas al pediatra, lo que indica que habían contraído o curado una infección en el período intermedio. En casi todos los casos, la actividad inmunitaria innata del niño era mayor en el momento en que se infectó y menor en el momento en que estaba libre del virus.

"Esto revela que las defensas antivirales nasales no están continuamente en alerta máxima en los niños pequeños, sino que se activan en respuesta a la adquisición de un virus respiratorio, incluso cuando ese virus no causa síntomas", comenta Foxman.

En conjunto, los resultados del estudio indican que el sistema inmunitario innato suele estar muy activado en las fosas nasales de los niños porque suelen infectarse con patógenos relativamente benignos, como los rinovirus responsables del resfriado común. Foxman especula que los niños pequeños tienen más infecciones con virus estacionales comunes que los adultos porque tienen menos protección inmunológica por exposiciones previas (como anticuerpos).

Sin embargo, dado que el SARS-CoV-2 era un virus nuevo para la población humana, ni los adultos ni los niños tenían protección previa cuando comenzó la pandemia de COVID-19. En esta situación, la activación de las defensas antivirales generalizadas en los niños por otras infecciones puede haber ayudado a combatir las etapas iniciales de la infección por SARS-CoV-2, lo que llevó a resultados menos graves en los niños en comparación con los adultos.

"Hemos identificado virus y bacterias respiratorias como impulsores clave de la inmunidad nasal innata mejorada en los niños. Nuestros resultados exigen más estudios sobre cómo los virus respiratorios estacionales y las bacterias nasales afectan la gravedad de la enfermedad de COVID-19 y las respuestas inmunes pediátricas en general", concluye Foxman.

Contador