Publicado 19/02/2021 08:07CET

Cómo las infecciones infantiles pueden influir en las pandemias

Archivo - MOCOS, resfriado, madre, hija, pañuelo
Archivo - MOCOS, resfriado, madre, hija, pañuelo - GETTY - Archivo

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

La primera infección de gripe de un niño da forma a su inmunidad a futuros virus de influenza transmitidos por el aire, incluidas las cepas pandémicas emergentes. Pero no todas las cepas de la gripe estimulan la misma defensa inmunológica inicial, según los nuevos hallazgos publicados por virólogos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos, en la revista 'PLOS Pathogens'.

"Estos resultados son relevantes en este momento para la pandemia de COVID-19 --destaca la autora principal Seema Lakdawala, profesora asistente de microbiología y genética molecular en Pitt--. Pueden explicar las distribuciones basadas en la edad de la gravedad y la susceptibilidad de la enfermedad del SARS-CoV-2".

"Tener gripe una vez no lo hace inmune a todos los virus de la gripe en el futuro --aclara--. Tampoco haber tenido el virus del SARS original en 2003 o cualquiera de los coronavirus del resfriado común en circulación significa necesariamente que no puede infectarse con el SARS-CoV-2. Pero su susceptibilidad a la infección puede ser diferente a la de alguien que nunca ha contrajo un coronavirus".

Lakdawala y sus colegas idearon un experimento con hurones, que estudios anteriores han demostrado que tienen una susceptibilidad y una respuesta inmune a la gripe similares a las de los humanos, e imitaban las condiciones humanas del mundo real. El experimento fue diseñado para probar el concepto de 'El pecado antigénico original', que es cuando la primera exposición de una persona a un patógeno imprime en su inmunidad a todas las infecciones futuras.

Este fenómeno se observa en las poblaciones afectadas por epidemias y pandemias de gripe anteriores. Por ejemplo, la pandemia de gripe H1N1 2009 afectó de manera desproporcionada a personas de 5 a 24 años, lo que sugiere que las personas mayores habían estado expuestas a una cepa anterior de gripe que les dio inmunidad duradera, protegiéndolos de la cepa más nueva.

En el experimento del hurón, los científicos infectaron a diferentes grupos de hurones que nunca habían tenido gripe con una de las dos cepas diferentes de gripe, la estacional H3N2 o la pandémica H1N1 de 2009, y esperaron tres meses para permitir que el sistema inmunológico se calmara y desarrollan una inmunidad más madura a cualquier cepa a la que hayan estado expuestos.

A continuación, los hurones con inmunidad al H3N2 fueron expuestos a hurones contagiosos con el virus H1N1, y los hurones con inmunidad al H1N1 fueron expuestos a hurones contagiosos con el virus H3N2.

Los científicos imitaron los días de trabajo y los fines de semana de los humanos, mezclando a los hurones contagiosos con sus compañeros durante 8 horas al día durante períodos de cinco días, de la misma manera que se mezclarían los humanos que trabajan en cubículos, o continuamente durante dos días, similar a un fin de semana familiar.

Los hurones con infección previa por H1N1 tenían protección contra la transmisión aérea de la gripe H3N2 de un par contagioso. Pero los hurones con una infección previa por H3N2 no tenían el mismo nivel de protección contra el H1N1 y se infectaron al mismo ritmo que un animal sin inmunidad previa.

"Esto fue realmente sorprendente --apunta Lakdawala--. Nuestra inmunidad puede determinar qué tan susceptibles somos a infecciones posteriores, pero eso no es uniforme. Hace tiempo que ignoramos que no todas las cepas de un virus se transmitirán a través de una población de la misma manera. Eso es importante de entender al prepararse para el futuro pandemias".

El experimento no reveló por qué los hurones con infección previa por H1N1 estaban protegidos contra H3N2, ni por qué una infección previa por H3N2 no bloqueó el H1N1. Pero los científicos encontraron que la inmunidad no se debía a los anticuerpos neutralizantes, que son anticuerpos adquiridos después de la vacunación o infección que se dirigen específicamente a un patógeno definido y lo neutralizan.

Este hallazgo indica que la inmunidad probablemente fue impulsada por la respuesta inmune adaptativa, lo que significa que la infección anterior por H1N1 preparó al sistema inmunológico para estar atento al H3N2 y eliminarlo rápidamente.

Se necesitan estudios futuros para revelar el mecanismo inmunológico preciso que subyace a dicha respuesta inmune, pero Lakdawala señala que eso no significa que las autoridades de salud pública deban esperar para poner en práctica los hallazgos, especialmente en medio de la pandemia de COVID-19.

La comprensión de las diferentes formas en que las infecciones afectan a las personas en función de la exposición previa podría aprovecharse para centrarse en intervenciones o programas de vacunación basados en la edad.