Publicado 31/03/2022 07:29

Las infecciones comunes por coronavirus no generan anticuerpos eficaces contra el SARS-CoV-2

Archivo - Pareja resfriada, mocos. Enfermos.
Archivo - Pareja resfriada, mocos. Enfermos. - MOYO STUDIO/ISTOCK - Archivo

MADRID, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los investigadores han demostrado que las infecciones con dos coronavirus humanos comunes (HCoV) diferentes no generan anticuerpos que reaccionen de forma cruzada con el SARS-CoV-2. Por lo tanto, es poco probable que una infección previa por el HCoV proteja contra el COVID-19 o empeore una infección por el SARS-CoV-2 a través de la potenciación dependiente de anticuerpos (ADE), según publican en la revista 'ACS Infectious Diseases'.

Dado que el SARS-CoV-2 comparte una importante similitud de secuencia con sus 'primos' HCoV, los investigadores se han preguntado si el sistema inmunitario podría reconocer el nuevo coronavirus a partir de combates anteriores con los HCoV.

Esto podría reactivar los linfocitos B de memoria, haciendo que produzcan anticuerpos que ayudaron a la persona a superar anteriores infecciones por HCoV, y también podría ayudar a combatir el COVID-19.

Por otro lado, si los anticuerpos contra los HCoV reconocen el SARS-CoV-2, pero no con la suficiente fuerza como para generar una respuesta inmunitaria, podrían causar el ADE. En esta rara condición, los anticuerpos subóptimos en realidad ayudan a que algunos virus se adhieran y entren en las células del huésped, empeorando la infección.

Sebastien Fiedler, Tuomas Knowles y sus colegas de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) querían comparar la fuerza y la concentración de los anticuerpos contra los VHC y el SARS-CoV-2 en los sueros de nueve pacientes recuperados de la COVID-19 y en tres sueros prepandémicos.

Los investigadores utilizaron una técnica denominada perfil de afinidad de anticuerpos por microfluidos, que a diferencia del ensayo inmunoenzimático (conocido como ELISA) utilizado tradicionalmente, puede medir tanto la afinidad como la concentración de anticuerpos de forma independiente.

Descubrieron que las nueve muestras de suero COVID-19 recuperadas contenían cantidades moderadas de anticuerpos con alta afinidad a la proteína de espiga del SARS-CoV-2. En cambio, ninguno de los sueros prepandémicos contenía anticuerpos de alta afinidad para el SARS-CoV-2.

Los 12 sueros contenían bajas cantidades de anticuerpos de muy alta afinidad contra dos HCoV comunes, lo que indica infecciones previas. Otros experimentos mostraron que estos anticuerpos no se unían al SARS-CoV-2. Los resultados sugieren que no hay una reactividad cruzada significativa de los anticuerpos contra los HCoV comunes y el SARS-CoV-2, y por tanto, no se esperan efectos protectores o adversos de la reactividad cruzada de los
anticuerpos para estos coronavirus, dicen los investigadores.