Los impedimentos invisibles de la vuelta al trabajo tras un ictus

Publicado 08/04/2016 6:19:39CET
Ictus, cerebro, cerebrovascular
GETTY//STOCKDEVIL

   MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

   'Impedimentos invisibles' pueden hacer que sea difícil para los sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares mantenerse en un puesto de trabajo, según un estudio realizado por la Universidad de Cambridge y la Universidad Queen Mary de Londres (QMUL, por sus siglas en inglés), en Reino Unido. Los resultados, publicados en la revista 'BMJ Open', sugieren que aún queda mucho por hacer para que los supervivientes, sus médicos de cabecera y los empleadores se enfrenten a estas dificultades.

   Cada año, 110.000 personas en Inglaterra sufren un accidente cerebrovascular, una cuarta parte de los cuales están en edad de trabajar. La estrategia de Reino Unido contra el ictus pone de relieve la importancia de que las personas que han sufrido un accidente cerebrovascular vuelvan al trabajo porque estar en el paro se asocia con problemas de salud física y mental, mientras que trabajar tiene efectos positivos en la salud de las personas con enfermedades crónicas.

   Un estudio reciente estimó que el costo de la atención al ictus en Reino Unido era de 9.000 millones de libras al año, de los cuales casi un tercio (30 por ciento) se debe a la pérdida de ingresos y productividad. Para explorar las experiencias de personas que han regresado al trabajo después de un accidente cerebrovascular, los autores analizaron los archivos de TalkStroke, un foro digital de Reino Unido organizado por la Stroke Association, a través de un periodo de siete años (2004-2011).

   Los investigadores buscaron más de 20.000 'posts' de frases "volver al trabajo" y "vuelta al trabajo" e identificaron 60 personas que habían publicado sobre el tema durante el periodo de siete años. Casi todos los que lograron regresar al trabajo experimentaron una serie de deficiencias invisibles residuales, incluyendo problemas de memoria y de concentración y fatiga.

   Tener un jefe comprensivo facilitó a las personas su vuelta al trabajo y les permitió ir adaptándose, con una vuelta gradual al trabajo, la reducción de horas laborales y el trabajo en casa. Pero cuando los empleadores eran insolidarios, los sobrevivientes encontraron su regreso particularmente angustioso y estresante; algunos incluso se sintieron acosados por sus colegas.

   Algunas de las personas que publicaron en el foro dieron consejos específicos a otros, como recomendar hablar con su médico de cabecera, pero había desconocimiento sobre qué hacer y dónde buscar consejo si los problemas relacionados con el accidente cerebrovascular persistieron a largo plazo.

   "A pesar de que puede parecer que un superviviente de ictus se ha recuperado, puede todavía estar afectado por las deficiencias invisibles que dificultan el trabajo", dice la doctora Anna De Simoni, profesora de Investigación en Atención Primaria en QMUL e investigadora visitante en el Departamento de Salud Pública y Atención Primaria de la Universidad de Cambridge.

   "Las conversaciones en los foros de Internet sugieren que necesitamos dar a conocer el apoyo disponible para los individuos, pero también más ampliamente entre los profesionales de atención primaria y los empleadores sobre cómo pueden hacer que se adapte mejor al trabajo y cómo apoyar a su personal", subraya.

LOS MÉDICOS NO SIEMPRE ENTIENDEN LAS DEFICIENCIAS

   Además, los foros también revelaron que los propios médicos no siempre entendían las deficiencias y, a menudo, podrían hacer más para apoyar a sus pacientes. Un hombre, de 61 años de edad en el momento de su accidente cerebrovascular, informó que su médico de cabecera no estaba dispuesto a prorrogar su baja por enfermedad porque consideró que el hombre podía sentarse en un escritorio y mover todas sus extremidades y, por lo tanto, estaba en condiciones de trabajar, pero el hombre tenía dificultades para caminar y comunicarse, espasmos en las extremidades y fatiga.

   En un estudio similar, también publicado en 'BMJ Open', los autores informan de cómo TalkStroke demostró ser una herramienta poderosa para prestar asesoramiento y apoyo a los sobrevivientes y sus cuidadores. El trabajo encontró que el 95 por ciento de la información y de apoyo a las solicitudes de los pacientes con accidente cerebrovascular y sus familias en el foro en línea fueron contestadas en las respuestas.

   Las principales razones para tomar parte en las discusiones 'online' eran pedir información y apoyo y compartir las experiencias propias de un derrame cerebral. La mayoría de las necesidades de información eran sobre discapacidades físicas, comprensión de la causa de los accidentes cerebrovasculares y potencial de recuperación.

   "Los empleadores pueden tener un papel vital a la hora de ayudar a sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares a volver al lugar de trabajo y en el camino hacia la recuperación. El accidente cerebrovascular es increíblemente complejo y afecta a cada persona de manera diferente. En algunos casos, los efectos a largo plazo de la enfermedad, como problemas de comunicación o la pérdida de memoria, sólo podrán ser evidentes en un entorno de trabajo", explica la gerente del Proyecto de Vuelta al Trabajo de la Stroke Association, Kate Pieroudis.

   "Con el apoyo adecuado, muchos sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares pueden y, de hecho, vuelven a trabajar con éxito. La planificación con los empleadores es esencial para que puedan entender cómo un derrame cerebral ha afectado a un individuo y pueden poner apoyos y realizar las adaptaciones necesarias en su puesto. La Stroke Association proporciona información y consejos prácticos sobre el trabajo y el accidente cerebrovascular a los empleadores y los sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares", concluye.