Actualizado 18/04/2022 11:17

Identifican posibles nuevas estrategias terapéuticas para el cáncer

Archivo - Palabra cáncer. Lupa. Recurso.
Archivo - Palabra cáncer. Lupa. Recurso. - PDPICS/ PIXABAY - Archivo

MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas (Estados Unidos) han descubierto que dos clases distintas de fibroblastos asociados al cáncer (FAC) se acumulan en el microambiente del tumor pancreático y desempeñan funciones opuestas para promover y frenar el desarrollo del cáncer de páncreas.

Los hallazgos preclínicos sugieren que dirigirse adecuadamente a estas poblaciones únicas de FAC puede ofrecer estrategias para mejorar el uso de otros tratamientos, como la quimioterapia y la inmunoterapia, según publican los investigadores en 'Cancer Discovery', revista de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer.

"Se sabe que los fibroblastos asociados al cáncer regulan su progresión, pero el tratamiento de estas células en el cáncer de páncreas no ha conseguido mejorar los resultados de los pacientes y, en algunos casos, ha empeorado la respuesta --afirma la autora principal, la doctora Kathleen McAndrews, becaria postdoctoral en Biología del Cáncer--. Nuestros hallazgos proporcionan la primera evidencia de la heterogeneidad funcional de los FAC en el cáncer de páncreas que puede explicar las variaciones en los resultados de los pacientes".

Los fibroblastos, un tipo de célula que se encuentra en el tejido conectivo, participan en importantes procesos biológicos, como la reparación de heridas. Los fibroblastos asociados al cáncer son los que se acumulan en los tumores. Estas células pueden encontrarse en gran número en los cánceres de páncreas, pero su función precisa en el desarrollo del cáncer no estaba clara.

Los investigadores realizaron la secuenciación de ARN unicelular para analizar la expresión génica y aclarar los tipos de CAF presentes en los tumores de páncreas. Identificaron dos subconjuntos distintos de FAC marcados por la expresión de la proteína de activación de fibroblastos (FAP) y la actina de músculo liso alfa (alfaSMA).

Curiosamente, los investigadores descubrieron que la expresión de estas proteínas en muestras de tumores humanos sin tratamiento se correlacionaba con los resultados finales. El aumento de la expresión de aSMA se asoció a una mejora significativa de la supervivencia global (SG), mientras que los niveles elevados de FAP se asociaron a una disminución significativa de la SG.

Utilizando nuevos modelos de ratón, los investigadores demostraron que los FACs FAP+ y alfaSMA+ desempeñan funciones distintas y opuestas en el microambiente tumoral. La pérdida de células FAP+ suprimió la progresión del tumor y mejoró la SG, lo que sugiere que estas células actúan para promover el desarrollo del tumor.

Por el contrario, la pérdida de fibroblastos alfaSMA+ dio lugar a tumores más agresivos y a una SG más corta, lo que indica que estas células actúan para bloquear la progresión del cáncer de páncreas.

La pérdida de células FAP+ frente a las alfaSMA+ dio lugar a distintos cambios en la expresión génica del tumor, lo que se tradujo en una regulación alterada de varias vías asociadas al cáncer y en una acumulación diferente de células inmunitarias en el microambiente tumoral.

Para aclarar las distintas funciones de las células FAP+ y alfaSMA+, el equipo de investigación también analizó las proteínas secretadas que pueden afectar al tumor y a las células circundantes. La proteína de señalización inmunitaria interleucina 6 (IL-6) es producida por ambas clases de FAC. La pérdida de IL-6 en las células alfaSMA+, pero no en las FAP+, mejoró las respuestas a la quimioterapia y a la inmunoterapia con una mejora significativa de la SG.

Estos resultados son indicativos de las funciones complejas y heterogéneas de estas diferentes clases de FAC, explica el autor principal, el doctor Raghu Kalluri, profesor y director de Biología del Cáncer.

"Se trata de un nuevo descubrimiento que ayuda a avanzar en el campo, con una nueva apreciación de la biología del cáncer de páncreas y posibles estrategias para intervenciones terapéuticas --señala Kalluri--. Nuestros próximos pasos consisten en identificar terapias que puedan dirigirse a los fibroblastos promotores de tumores y, al mismo tiempo, preservar la suma de respuestas beneficiosas de nuestro organismo en su esfuerzo por combatir el cáncer".

Más información