Publicado 19/08/2021 17:34CET

Identifican un nuevo lugar donde se esconden las células madre del cáncer de mama para formar la metástasis

Cáncer de mama de ratón con el componente no tumoral (rojo) y las células tumorales (blanco).
Cáncer de mama de ratón con el componente no tumoral (rojo) y las células tumorales (blanco). - RAÚL JIMÉNEZ

MADRID, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Alabama en Birmingha (Estados Unidos) han encontrado por primera vez pruebas de una ubicación hasta ahora inadvertida de las células madre del cáncer de mama en el microambiente del tumor en la fase de migración celular. Las células madre cancerosas parecen acumularse cerca de una arteriola tumoral, la pequeña rama de la arteria que precede a los capilares.

Los investigadores llaman a esto el nicho arteriolar, y aseguran que puede ser un microambiente vascular tumoral importante para preparar las células cancerosas para la metástasis, no sólo en el cáncer de mama sino también en otros cánceres altamente angiogénicos como el glioblastoma, el cáncer de pulmón, el melanoma maligno y los cánceres neuroendocrinos pancreáticos. Las células madre del cáncer de mama, una subpoblación de las células cancerosas, son las más agresivas en cuanto a metástasis, crecimiento y resistencia a los fármacos.

La mayoría de las muertes por cáncer de mama se producen después de que se haya extendido a otros órganos, un proceso llamado metástasis. Esto implica al menos cinco pasos principales. Dos de los primeros pasos son la invasión de la membrana basal y la migración celular, y luego un movimiento de la célula cancerosa a través de la pared y hacia un vaso sanguíneo o linfático para comenzar su viaje.

En el estudio, publicado en la revista 'Communications Biology', los investigadores encontraron pruebas de la interacción entre las células madre del cáncer de mama y las células endoteliales arteriales, mediante la vía de señalización ácido lisofosfatídico/proteína quinasa D, o LPA/PKD-1.

Se observó que esta vía de señalización promueve las características de las células madre cancerosas y el desarrollo potencial del nicho arteriolar utilizando tejidos de cáncer de mama humano, modelos de cáncer de mama en ratones y células endoteliales vasculares de ratones modificados genéticamente y cultivos celulares.

A partir de sus hallazgos, los investigadores proponen un modelo mecanicista. Las interacciones bidireccionales mediante la señalización LPA/PKD-1 promueven la diferenciación arteriolar de las células endoteliales dentro del microambiente tumoral, la autorrenovación de las células madre del cáncer y la progresión y metástasis del cáncer de mama, probablemente a través de la regulación diferencial de la transcripción de CD36.

"Creemos que este nicho es importante, y puede existir en otros tipos de cáncer con un rico crecimiento de nuevos vasos sanguíneos. Estos estudios indican que la señalización LPA/PKD-1 puede desempeñar un papel esencial en la progresión tumoral y en la propagación a otros órganos, como los pulmones, al alimentar el desarrollo de un nicho arteriolar para potenciar la autorrenovación de las células madre cancerosas y promover directamente las características de la madre de las células cancerosas". Dirigirse a la vía de señalización LPA/PKD-1 CD36 puede tener potencial terapéutico para frenar la progresión tumoral y la metástasis al interrumpir el nicho arteriolar y eliminar eficazmente las células madre cancerosas", remachan los investigadores.

Para leer más