Identifican hábitos no saludables que afectan al microbioma con peores resultados tras un trasplante

Archivo - Representación en 3D del microbioma del intestino humano donde residen CPE y diversas bacterias.
Archivo - Representación en 3D del microbioma del intestino humano donde residen CPE y diversas bacterias. - GENOME INSTITUTE OF SINGAPORE - Archivo
Actualizado: miércoles, 10 julio 2024 11:05

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los patrones de microbioma intestinal "no saludables" están relacionados con un mayor riesgo de muerte después de un trasplante de órgano sólido, según una investigación publicada en línea en la revista Gut, firmada por Johannes Björk, Gastroenterología y Hepatología, Centro Médico Universitario de Groningen, Groningen, Países Bajos.

Si bien estos patrones microbianos particulares están asociados con muertes por cualquier causa, están específicamente asociados con muertes por cáncer e infecciones, independientemente del órgano (riñón, hígado, corazón o pulmón) trasplantado, muestran los hallazgos.

La composición del microbioma intestinal está asociada con diversas enfermedades, incluidas la enfermedad inflamatoria intestinal y la diabetes. Sin embargo, pocos estudios han tenido los datos necesarios para analizar la asociación entre el microbioma intestinal y la supervivencia a largo plazo, explican los investigadores.

Y aunque un cambio de un patrón normal de microbios a un patrón "insalubre", conocido como disbiosis intestinal, se ha relacionado con un mayor riesgo de muerte en general, no está claro si esto también podría estar asociado con la supervivencia general en enfermedades específicas, añaden los investigadores.

Para averiguarlo, los investigaodres analizaron la relación entre la disbiosis intestinal y la muerte por todas las causas y por causas específicas en los receptores de trasplantes de órganos sólidos, entre los que la prevalencia de la disbiosis intestinal es mucho mayor que en la población general. Esto los convierte en un grupo ideal para estudiar las asociaciones entre la disbiosis intestinal y la supervivencia a largo plazo, afirman los investigadores.

Analizaron los perfiles del microbioma de 1337 muestras fecales proporcionadas por 766 receptores de trasplantes de riñón, 334 de hígado, 170 de pulmón y 67 de corazón y los compararon con los perfiles del microbioma intestinal de 8208 personas que vivían en la misma zona geográfica del norte de los Países Bajos. La edad media de los receptores del trasplante fue de 57 años y más de la mitad eran hombres (784; 59%). En promedio, habían recibido el trasplante 7,5 años antes.

Durante un período de seguimiento de hasta 6,5 ??años, fallecieron 162 receptores: 88 de riñón, 33 de hígado, 35 de pulmón y 6 de corazón. Cuarenta y ocho (28%) murieron por una infección, 38 (23%) por enfermedad cardiovascular, 38 (23%) por cáncer y 40 (25%) por otras causas.

Los investigadores analizaron varios indicadores de disbiosis intestinal en estas muestras: diversidad microbiana; en qué medida sus microbiomas intestinales diferían del microbioma promedio de la población general; la prevalencia de genes de resistencia a los antibióticos; y factores de virulencia que ayudan a las bacterias a invadir las células y evadir las defensas inmunes.

El análisis reveló que cuanto más divergían los patrones del microbioma intestinal de los receptores de trasplantes de los de la población general, más probabilidades tenían de morir antes después del procedimiento, independientemente del órgano trasplantado.

Asimismo, surgieron asociaciones similares para la abundancia de genes de resistencia a los antibióticos y factores de virulencia. Los investigadores identificaron 23 especies bacterianas entre todos los receptores de trasplantes que estaban asociadas con un mayor o menor riesgo de muerte por todas las causas.

Por ejemplo, una abundancia de cuatro especies de Clostridium se asoció con muerte por todas las causas y específicamente por infección, mientras que una abundancia de Hangatella Hathewayi y Veillonella parvula se asoció con muerte por todas las causas y específicamente por infección. Y cantidades elevadas de Ruminococcus gnavus, pero cantidades bajas de Germigger formicilis, Firmicutes bacteria CAG 83, Eubacterium hallii y Faecalibacterium prausnitzi se asociaron con muerte por todas las causas y específicamente cáncer. Estas últimas cuatro especies producen butirato, un ácido graso de cadena corta que, entre otras cosas, es un agente antiinflamatorio y ayuda a mantener la integridad de la pared intestinal.

Los investigadores analizaron además todas las especies bacterianas simultáneamente mediante IA, lo que reveló un segundo patrón de 19 especies diferentes que también estaban asociadas con un mayor riesgo de muerte.

Se trata de un estudio observacional y, como tal, no se pueden extraer conclusiones definitivas sobre el papel causal de determinadas bacterias. No obstante, los investigadores concluyen: "Nuestros resultados respaldan la evidencia emergente que muestra que la disbiosis intestinal está asociada con la supervivencia a largo plazo, lo que indica que las terapias dirigidas al microbioma intestinal podrían mejorar los resultados de los pacientes, aunque primero se deben identificar los vínculos causales", finalizan.

Contador