Identifican los factores sociales que suponen un mayor riesgo de prediabetes en jóvenes

Archivo - Diabetes.
Archivo - Diabetes. - ISTOCK - Archivo
Publicado: viernes, 14 junio 2024 7:29

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

La inseguridad alimentaria, los bajos ingresos familiares y la falta de seguro médico privado se asocian con tasas más altas de prediabetes en adolescentes, independientemente de la raza y el origen étnico, según un nuevo estudio ‘JAMA Network Open’ realizado por investigadores de la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos) e investigadores de la clínica UPMC, también en Estados Unidos .

Los hallazgos sugieren que la detección de los determinantes sociales de la salud (los factores no médicos que influyen en la salud de una persona y el riesgo de enfermedad) puede ayudar a identificar a los jóvenes en riesgo de prediabetes, lo que en última instancia podría mejorar las intervenciones tempranas que previenen la progresión a la diabetes tipo 2.

"Este estudio subraya la importancia de utilizar factores sociales, que son modificables (lo que significa que podemos abordarlos) para comprender y reducir el riesgo de diabetes en los adolescentes, en lugar de características personales no modificables como la raza y el origen étnico", comenta la autora principal Mary Ellen Vajravelu, profesora asistente de pediatría en Pitt y endocrinóloga pediátrico del UPMC Children's Hospital of Pittsburgh. "Muchas directrices médicas se están alejando del uso de la raza y el origen étnico para determinar las prácticas de atención y detección porque pueden exacerbar las disparidades en lugar de reducirlas".

La prediabetes se define por un nivel de azúcar en sangre más alto de lo normal, que puede progresar a diabetes tipo 2 si no se aborda con cambios en el estilo de vida, como dieta y ejercicio.

"En nuestra clínica vemos a muchos adolescentes con diabetes tipo 2, que es una enfermedad muy grave cuando comienza en la infancia", relata Vajravelu. "Las pautas actuales para identificar a los niños con alto riesgo de diabetes tipo 2 y prediabetes utilizan características como el tamaño corporal, la raza, el origen étnico y los antecedentes familiares, pero esos factores de riesgo aún no explican completamente quién presenta diabetes tipo 2 en la infancia".

Según Vajravelu, la diabetes tipo 2 y la prediabetes son más frecuentes entre los jóvenes que se identifican como nativos americanos, nativos de Alaska, asiáticos, negros e hispanos que sus homólogos blancos. Sin embargo, debido a que estos grupos minoritarios también tienen más probabilidades de experimentar determinantes sociales adversos de la salud, es probable que sean estos factores sociales, más que la raza en sí, los que influyan en el riesgo de enfermedad.

Para comprender mejor el papel de los determinantes sociales de la salud en la prediabetes de inicio en la juventud, Vajravelu y su equipo utilizaron una gran base de datos nacional para identificar a 1.563 participantes de entre 12 y 18 años y con obesidad, el 8,5% de los cuales tenían niveles elevados de glucosa en sangre o hemoglobina A1c., indicando prediabetes. Luego, observaron tres determinantes sociales de la salud relacionados con el manejo de la diabetes: seguridad alimentaria, seguro médico e ingresos del hogar.

Las puntuaciones adversas para los tres se vincularon con el riesgo de prediabetes: la prevalencia de prediabetes fue un 4,1 % mayor entre los participantes de hogares con inseguridad alimentaria en comparación con aquellos con seguridad alimentaria, un 5,3 % mayor en los jóvenes con seguro público en comparación con los privados, y un 5,7 % mayor en los jóvenes. con ingresos familiares inferiores al 130% del nivel federal de pobreza en comparación con aquellos con ingresos más altos.

Las asociaciones de estos factores de riesgo con la prediabetes también difirieron dentro de los grupos raciales y étnicos, lo que subraya la importancia de considerar los determinantes sociales de la salud al comprender el riesgo de diabetes tipo 2.

Por ejemplo, en los niños blancos, a quienes tradicionalmente se considera que tienen un menor riesgo de prediabetes, pasar de tener uno a dos o tres determinantes sociales adversos de la salud cuadruplicó la prevalencia de la prediabetes.

"Si utilizamos la raza y el origen étnico como guía para identificar a los niños en riesgo de prediabetes, esto podría alejarnos de evaluar a los niños que no caen en una categoría racial o étnica de mayor riesgo", destaca Vajravelu. "En cambio, si adaptamos nuestras pruebas de detección en función de la exposición a factores de riesgo, no de la raza, podríamos detectar más niños con riesgo de diabetes".

Los determinantes sociales adversos de la salud podrían influir en el riesgo de diabetes de varias maneras. Por ejemplo, las familias que experimentan inseguridad alimentaria tienen menos probabilidades de tener acceso a alimentos saludables para prevenir la diabetes y aquellas que no tienen seguro privado pueden tener un acceso más limitado a la atención médica.

Hay muchos más factores sociales que también podrían afectar el riesgo de diabetes que los investigadores no analizaron en este estudio, incluida la calidad de la dieta y los factores de estilo de vida saludable. Incluir factores adicionales podría mejorar la identificación de niños con riesgo de prediabetes en el futuro.

Una limitación del estudio es que los niveles de hemoglobina A1c provenían de una sola instantánea en el tiempo y los investigadores no pudieron rastrear si los niños desarrollaron diabetes o no.

En una investigación de seguimiento, Vajravelu y la coautora Maya Ragavan, profesora asistente de pediatría en Pitt, planean colaborar con socios comunitarios para investigar cómo abordar la inseguridad alimentaria, la inestabilidad de la vivienda y otras necesidades sociales relacionadas con la salud podrían mejorar la atención clínica. resultados para pacientes con diabetes.