Identifican los factores que predicen cuándo los adultos mayores dejarán de conducir

Archivo - Conducir, conducción, coche, accidentes de tráfico
Archivo - Conducir, conducción, coche, accidentes de tráfico - CEDIDA / HOSPITAL VITHAS NISA VIRGEN DEL CONSUELO
Publicado: lunes, 27 mayo 2024 8:07

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio siguió a adultos mayores que no tenían problemas de memoria o de pensamiento para examinar esta cuestión. El estudio se publica en 'Neurology', la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología . "La enfermedad de Alzheimer se desarrolla durante un largo tiempo: las personas pueden tener un período de 10 a 15 años en el que no presentan síntomas, pero el proceso de la enfermedad se desarrolla en el cerebro", comenta el autor del estudio Ganesh M. Babulal, de Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, Missouri (Estados Unidos). "Estábamos investigando si los adultos mayores con signos de Alzheimer temprano tendrían más probabilidades de dejar de conducir que las personas sin estos signos".

En el estudio participaron 283 participantes con una edad promedio de 72 años que conducían al menos una vez a la semana. Se les realizaron pruebas cognitivas al inicio del estudio y luego cada año durante un promedio de 5,6 años. También se les realizaron escáneres cerebrales y se les extrajo líquido cefalorraquídeo al inicio del estudio y luego cada dos o tres años. Durante el estudio, 24 personas dejaron de conducir, 15 murieron y 46 desarrollaron deterioro cognitivo.

Entre las personas que dejaron de conducir, nueve tenían una afección neurológica, cuatro tenían cambios significativos en la visión, ocho tenían problemas de salud generales y tres se mudaron a un centro de vida asistida.

Entre todo el grupo, alrededor de un tercio de las personas cumplieron con los criterios de Alzheimer preclínico según los niveles de biomarcadores de la enfermedad (placas amiloides y ovillos de tau) en las imágenes del cerebro y el líquido cefalorraquídeo.

Los investigadores encontraron que las mujeres participantes, las personas que desarrollaron deterioro cognitivo y las personas que obtuvieron peores resultados en las pruebas cognitivas tenían más probabilidades de dejar de conducir que los participantes masculinos, aquellos sin problemas cognitivos y aquellos que obtuvieron mejores resultados en las pruebas cognitivas. La cantidad de placas amiloides y ovillos de tau que las personas tenían en el cerebro y en el líquido cefalorraquídeo no predecían dejar de conducir.

Del total de participantes, el 58% de las mujeres dejó de conducir frente al 42% de los hombres. De las 48 personas que desarrollaron deterioro cognitivo, el 27% dejó de conducir en comparación con el 4% que no desarrolló deterioro cognitivo, y el 30% de las personas con puntuaciones bajas en las pruebas cognitivas dejaron de conducir en comparación con el 7% de aquellas con puntuaciones más altas.

Una vez que los investigadores ajustaron otros factores que podrían afectar el dejar de conducir, encontraron que las mujeres participantes tenían cuatro veces más probabilidades que los hombres de dejar de conducir. Las personas que cumplían los criterios de deterioro cognitivo tenían 3,5 veces más probabilidades de dejar de conducir que aquellas que no tenían problemas cognitivos. Las personas con puntuaciones más bajas en las pruebas cognitivas tenían un 30% más de probabilidades de dejar de conducir que aquellas con puntuaciones más altas.

"Este estudio proporciona una validación adicional de las recomendaciones de la guía de 2010 de la Academia Estadounidense de Neurología de que progresar a un deterioro cognitivo leve basado en la escala de Calificación Clínica de Demencia aumenta los riesgos asociados con la conducción y es cuando se debe aconsejar a las personas que dejen de conducir", destaca Richard M. Dubinsky, de la Universidad de Kansas en Kansas City (Estados Unidos), quien escribió un editorial que acompaña al estudio y fue autor de la guía de la AAN de 2010 .

Una limitación del estudio fue que los investigadores no tenían información sobre otras afecciones médicas, ningún deterioro de la visión o la audición, o el uso de medicamentos como antidepresivos y sedantes, todos los cuales están asociados con el riesgo de reprobar un examen práctico.

Contador

Leer más acerca de: