Publicado 28/06/2021 10:32CET

Identifican que los embriones femeninos se desarrollan más rápido que los masculinos

Archivo - Embrión de un niño
Archivo - Embrión de un niño - CLÍNICA MARGEN - Archivo

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de los laboratorios de Eugin ha identificado una serie de patrones por los que los embriones femeninos se desarrollarían antes que los masculinos debido, entre otras cuestiones a una fase del proceso embrionario, la conocida como cavitación, en la que se detectó esta diferencia entre sexos.

La investigación, que se ha presentado en el congreso de la European Society of Human Reproduction and Embryology (ESHRE 2021), ha comparado, gracias a la técnica de 'time-lapse', los tiempos de desarrollo de 102 embriones de tratamientos de fecundación in vitro con óvulos de donante.

El estudio se realizó analizando los datos recopilados de manera retrospectiva, una vez que nacieron los bebés (51 niños y 51 niñas), ya que en nuestro país en la etapa embrionaria no es posible conocer el sexo.

Las fases que los científicos tuvieron en cuenta en el estudio fueron las relacionadas con la fecundación; las primeras divisiones celulares; el inicio de la cavitación (donde se vio un desarrollo adelantado de dos o tres horas de los embriones femeninos); y la llegada a blastocisto, la última etapa del proceso, que se produce entre los días cinco y seis después de la fecundación.

"A pesar de estas diferencias medias, los embriones tienen por lo general un desarrollo muy parecido, y lo interesante de profundizar en esta fase es comprender mejor la biología básica 2 del desarrollo", ha señalado la investigadora del estudio y embrióloga de Eugin, Meritxell Martínez.

En este sentido, ha subrayado que la técnica de time-lapse ha permitido en los últimos años ampliar el campo de investigación relacionado con la valoración de los tiempos de desarrollo embrionario (morfocinética) y recopilar datos significativos que hasta ahora no se podían extraer de la investigación morfológica tradicional.

Asimismo, durante la nueva edición de ESHRE, investigadores de CIRH, centro perteneciente al Grupo Eugin, han presentado también un estudio que analiza diferentes estrategias de transferencias embrionarias con el objetivo maximizar la tasa de niños nacidos en procesos de fecundación in vitro minimizando la de embarazo múltiple.

Para ello, se realizó un análisis de 2.470 transferencias embrionarias en mujeres de 38,7 años de media, en el que se estudiaron los resultados reproductivos obtenidos tras transferir 1 o 2 embriones de diferentes categorías morfológicas. Los embriones se clasificaron siguiendo las recomendaciones de ASEBIR (Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción) y se agruparon en 3 categorías: 'high' (alta), 'medium' (media) y 'low' (baja).

Así, se establecieron nueve grupos de transferencias: un solo 'embrión high'; un solo 'embrión medium'; un solo 'embrión low'; y diferentes combinaciones: 'high-high'; 'high-medium'; 'high-low'; 'medium-medium'; 'medium-low'; y 'low-low'.

Los datos del estudio concluyeron que el aumento en la tasa de niño nacido observado al transferir dos embriones a la vez en lugar de uno se debía, mayoritariamente, al aumento en la tasa de embarazo múltiple. Basándose en estos resultados, los investigadores elaboraron un modelo estadístico que permite identificar 'parejas de embriones' que maximizan el embarazo cuando se transfieren conjuntamente, pero que mantienen bajos los embarazos gemelares.

Contador