Publicado 20/05/2022 14:57

Identifican docenas de variaciones genómicas que pueden impulsar las diferencias en la gravedad del Covid-19

Archivo - Coronavirus
Archivo - Coronavirus - CSIC - Archivo

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Científicos de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos) han identificado, en un estudio publicado recientemente en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences', docenas de variaciones genómicas que pueden impulsar las diferencias en la gravedad del Covid-19.

Según el trabajo, las variantes genómicas en cuatro genes que son críticos para la infección por SARS-CoV-2, incluido el gen ACE2, fueron objetivos de selección natural y se asociaron con condiciones de salud observadas en pacientes con COVID-19.

La investigación, que utilizó datos genómicos de diversas poblaciones globales, sugiere que estas variantes pueden haber evolucionado en respuesta a encuentros anteriores con virus similares al SARS-CoV-2. Mientras que otros grupos han realizado estudios de asociación de todo el genoma para identificar variantes genéticas asociadas con la gravedad de COVID-19, este es el primero en incluir africanos étnicamente diversos, de forma que se reveló nuevas variantes que pueden ser clínicamente significativas.

Los signos de selección natural no solo estaban presentes en las partes del genoma que codifican ACE2 y otros genes, sino también en lo que se conoce como regiones reguladoras, que afectan cómo y dónde se expresan esos genes. Muchas de estas variantes parecían haber estado sujetas a lo que se conoce como selección purificadora, que ocurre cuando las fuerzas evolutivas seleccionan la eliminación de variantes con impactos negativos en la aptitud.

Es probable que las variantes raras también desempeñen un papel en los resultados de salud, señala el equipo, lo que explica la variación de persona a persona en la gravedad de la enfermedad. De hecho, en las poblaciones de Asia oriental, encontraron variaciones en la región reguladora de ACE2 que pueden aumentar la expresión de ACE2, lo que podría influir en el grado en que el SARS-CoV-2 infecta las células huésped.

Estas variaciones en las regiones no codificantes del genoma también podrían influir en qué órganos se expresan los genes, una característica relevante dados los efectos conocidos de COVID-19 en el corazón, el cerebro, los pulmones, los riñones y otros órganos. Además, el receptor ACE2 no solo juega un papel en la unión a la proteína espiga del SARS-CoV-2; también está involucrado en la regulación de la presión arterial y, por lo tanto, las variantes pueden afectar la salud además de la infección por COVID.

Más allá de ACE2, las señales de la selección natural también fueron evidentes en las regiones reguladoras y de codificación del gen TMPRSS2, incluidas las variaciones que parecen haber evolucionado después de que las primeras poblaciones humanas se separaran de otros grandes simios.