Publicado 16/07/2021 07:03CET

Identifican un conjunto clave de señales que controlan la producción de moco en el pulmón

Archivo - Pulmones.
Archivo - Pulmones. - ROADLIGHT/PIXABAY - Archivo

   MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Los investigadores han descubierto un nuevo conjunto de señales que controlan la producción de células caliciformes en el pulmón, que pueden ofrecer objetivos para limitar la producción de moco en la enfermedad pulmonar, según publican en la revista 'Cell Reports'.

   La función pulmonar adecuada depende del equilibrio preciso de las células epiteliales especializadas (células que recubren la superficie del cuerpo) que coordinan sus funciones para mantener la homeostasis. Un tipo de célula pulmonar importante es la célula caliciforme, que segrega mucosidad que ayuda a proteger el revestimiento de los bronquios (los principales conductos de aire del pulmón) y a atrapar microorganismos. Las células caliciformes suelen aumentar en las enfermedades pulmonares, pero no se conocen bien las señales que conducen a su desregulación.

   "Al alterar las proteínas que controlan estas señales, podemos aumentar o disminuir la producción de células caliciformes, lo que ofrece nuevas vías potenciales para tratar las células caliciformes en las enfermedades pulmonares", explica el autor correspondiente, el doctor Bob (Xaralabos) Varelas, profesor asociado de bioquímica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, en Estados Unidos.

   Los investigadores utilizaron un modelo experimental portador de una deleción genética de Yap y Taz, genes que codifican proteínas que controlan una importante red de señalización en el pulmón. Compararon el modelo de deleción genética con un modelo "de control" y descubrieron que el modelo de deleción de Yap/Taz presentaba un daño pulmonar grave y un número elevado de células caliciformes asociado a una mayor producción de mucina.

   Para entender cómo la pérdida de Yap/Taz conducía a un mayor número de células caliciformes, los investigadores aislaron células del modelo experimental y de los pulmones humanos y las cultivaron en el laboratorio. A continuación, utilizaron análisis de expresión génica y de unión a la cromatina para descubrir cómo estas proteínas controlan una red de genes importantes para la producción de moco. Por último, utilizaron estas células en el laboratorio para probar inhibidores de la diferenciación de las células caliciformes y la producción de moco.

   Según los investigadores, varias enfermedades pulmonares presentan una expansión de las células caliciformes, como el asma, la EPOC, la fibrosis quística y la bronquitis crónica.

   "Al identificar nuevos reguladores de la producción de células caliciformes, ofrecemos una visión de los mecanismos que pueden contribuir a estas enfermedades. Al dirigirnos a estas señales podemos reprimir la producción y el mantenimiento de las células caliciformes y, por lo tanto, podemos ofrecer direcciones terapéuticas para limitar la expansión de estas células en las enfermedades pulmonares", señala Varelas.

Contador