El fabela, un hueso desaparecido que ha vuelto

Actualizado 18/10/2019 12:34:16 CET
Rodilla
Rodilla - GETTY//LEAFENLIN - Archivo

   MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El hueso fabela, que alguna vez fue raro, ha resurgido espectacularmente en las rodillas humanas, pero hasta ahora no se sabían quién es probable que tenga uno o dos y por qué. Un nuevo metaanálisis, dirigido por el doctor Michael Berthaume, del Imperial College de Londres, ha descubierto que el misterioso hueso es más común en las personas mayores, que se encuentra con mayor frecuencia en hombres que en mujeres, y en personas en Asia.

Esta es la primera vez que la prevalencia de fabela se ha estudiado con tanto detalle por región, edad y sexo, y la primera en examinar cómo estos factores implican factores genéticos y ambientales en el desarrollo de fabela.

   De 1918 a 2018 se triplicó el número de rodillas humanas que lucían fabelas aparentemente inútiles, ya que son pequeños huesos enterrados en el tendón detrás de algunas rodillas, según publican en el 'Journal of Anatomy'.

   La fabela, que en latín significa 'frijol pequeño', está relacionada con el dolor de rodilla, la artritis y las cirugías problemáticas de rodilla. Apodado el 'apéndice del esqueleto', las fabelas, como otros huesos, comienzan como grupos de células de cartílago. A medida que una persona crece, las células se pueden formar en un hueso nuevo, llamado osificación.

   Ahora, el equipo investigador que trajo a la luz el regreso de la fabela ha descubierto por qué se forman las fabelas en algunas personas y no en otras, así como sus vínculos con la región geográfica, la edad y el sexo.

   Los investigadores, con sede en el Departamento de Bioingeniería de Imperial, ya habían encontrado que una mejor nutrición en todo el mundo era un factor determinante en el resurgimiento de la fabela.

   Para este nuevo estudio los investigadores utilizaron el mismo conjunto de datos que la investigación anterior, que incluía 66 trabajos de investigación que abarcaban 27 países y 21.676 rodillas individuales. Esto incluyó estudios que identifican fabela por rayos X y la disección.

   Los estudios de rayos X a menudo fallan en la detección de la fabela, por lo que sus resultados son menos precisos que la disección, por lo que los resultados aquí son solo de estudios de disección.

REGIÓN GEOGRÁFICA

   Las rodillas estudiadas en Asia tenían más probabilidades de tener fabela, seguidas de las de Oceanía, América del Sur, Europa, Oriente Medio y América del Norte, y las rodillas en África eran las menos probables.

   Hasta la mitad de las rodillas estudiadas en Asia tenían una fabela, mientras que hasta una de cada cinco rodillas estudiadas en África tenía una.

   Para esto, los investigadores observaron cómo las tasas de fabella correspondían a la ubicación geográfica en 65 estudios que abarcaban 21.626 rodillas.

   El doctor Berthaume explica que, "suponiendo que las etnias de las personas estudiadas coincidan con la región en la que se realizaron los estudios, nuestros hallazgos destacan cómo la variación genética vinculada a nivel regional juega un papel importante en la formación de fabelas. Sin embargo, también pueden jugar factores regionales no relacionados con la genética papeles significativos".

LA EDAD

   La fabela apareció con mayor frecuencia en personas mayores, lo que sugiere que la posibilidad de que una persona desarrolle una aumenta con la edad. Esto, dicen los autores, podría deberse a que las personas mayores tienen más probabilidades que las más jóvenes de haber experimentado los estímulos mecánicos para causar la osificación de la fabela. Esto respalda el papel de los estímulos ambientales, en forma de estrés mecánico en la formación de fabelas.

   Muchos huesos, como los esternones o vértebras de la columna, se osifican a edades predecibles; por ejemplo, esperamos que los omóplatos estén completamente formados a los 20 años.

   Sin embargo, el análisis de la edad, basado en diez estudios que abarcan 4.391 rodillas y todas las edades, encontró que las fabelas pueden osificarse en personas de casi cualquier edad, con algunas fabulosas en niños de tan solo 12 años, o posiblemente en adultos de hasta 70 años.

   El doctor Berthaume explica que las fabelas "son únicas entre los huesos, ya que pueden aparecer a cualquier edad. Son más comunes en las personas mayores porque pueden aparecer a medida que las personas crecen".

EL GÉNERO

   Los hombres eran ligeramente (3%) más propensos que las mujeres a tener fabelas. Dicen que la razón podría radicar en la diferencia en la fuerza muscular promedio y la longitud tibial entre los sexos.

   Veintidós de los estudios, que incluyeron 7.911 rodillas individuales, abordaron el papel del sexo en el desarrollo de fabela.

   El doctor Berthaume señala que "la fabela es un hueso sesamoideo, un hueso unido a un tendón que crece en respuesta a fuerzas mecánicas como la fricción, la tensión, la presión y el estrés. Los músculos más grandes y la espinilla más larga en los hombres producen más fuerza mecánica, lo que explica por qué los hombres son más propensos que las mujeres a desarrollarlo".

EN LA DOS RODILLAS

   Un poco más de una de cada tres (36,80%) rodillas en todo el mundo tiene una fabela, y eso, al observar 37 estudios que abordaron el tema, una de cada siete (73,1%) personas con una fabela en una rodilla tiene una fabela en la otra. Los autores señalan que esta simetría respalda el papel de la genética en la osificación de fabela.

   En las personas con una sola fabela, tenían la misma probabilidad de aparecer en la rodilla derecha que en la izquierda. Esta falta de preferencia por cualquiera de las rodillas respalda el papel de los factores ambientales en su aparición.

   El equipo dice que los hallazgos proporcionan aún más información sobre las influencias genéticas y ambientales en la evolución humana en los últimos 150 años, y que la formación de fabelas probablemente se deba a una combinación de ambas.

   "La formación de fabela está impulsada por interacciones complejas entre la naturaleza y la crianza. No son el resultado de reacciones instintivas a la genética o al ambiente solo --añade el doctor Berthaume--. Cada factor estudiado aquí apunta a diferentes impulsores: las diferencias en las tasas de fabela por sexo y edad sugieren que son productos de estrés mecánico, mientras que la probabilidad de aparición de fablla en ambas rodillas, junto con las diferencias en la etnia supuesta, sugieren un conductor más genético".

   En este sentido, el experto añade que "su origen étnico, edad y sexo juegan un papel en si desarrolla una fabella. Estos nuevos hallazgos se suman a nuestro presentimiento anterior de que una mejor nutrición mundial probablemente impulsó el resurgimiento de la fabela, pero esa genética y otros factores, que nosotros todavía tienen que abordar, también juegan su parte".

   La fabela se pensó una vez perdida en la evolución a medida que los humanos evolucionaron de monos del viejo mundo a grandes simios. El doctor Berthaume explica que "se encuentra en monos de cuatro patas, está ausente en los grandes simios, y presente en los humanos, lo que nos hizo preguntarnos por qué desapareció en los grandes simios y regresó en nosotros, con este dramático resurgimiento de 150 años".

   Los investigadores dicen que se necesita más investigación para determinar las combinaciones genéticas y ambientales exactas que impulsan la formación de fabelas.

Contador