Publicado 03/07/2020 17:39:11 +02:00CET

¿Por qué los hijos de madres mayores viven menos tiempo?

Un niño se dispone a descansar en la Escuela Infantil Gloria Fuertes, el día de su reapertura tras el parón por el coronavirus en Arganda del Rey, Madrid (España), a 1 de julio.
Un niño se dispone a descansar en la Escuela Infantil Gloria Fuertes, el día de su reapertura tras el parón por el coronavirus en Arganda del Rey, Madrid (España), a 1 de julio. - Jesús Hellín - Europa Press

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

En un nuevo estudio en rotíferos (invertebrados microscópicos), científicos han probado la aptitud evolutiva de las crías de madres mayores en varios entornos reales y simulados, incluyendo el laboratorio, el medio silvestre, o con un suministro de alimentos reducido. Confirmaron que este efecto de la edad materna mayor, llamado efecto de senescencia materna, reduce la aptitud evolutiva de la descendencia en todos los entornos, principalmente a través de la reducción de la fertilidad durante su período reproductivo máximo. También sugieren un mecanismo evolutivo para explicar por qué puede ocurrir esto.

La descendencia de las madres mayores no está tan bien como la de las madres más jóvenes, en los humanos y en muchas otras especies. No son tan saludables, o no viven tanto tiempo, o tienen menos descendencia. Un antiguo enigma es por qué la evolución mantendría este efecto maternal en tantas especies, ya que estas crías tardías son menos aptas para sobrevivir y reproducirse. El estudio se publica esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences.

"Este estudio es único en que combina datos de laboratorio de nuestro trabajo anterior con modelos matemáticos para abordar una cuestión de larga data en la evolución del envejecimiento. La selección natural debería eliminar a estos descendientes menos aptos de madres mayores. Entonces, ¿por qué vemos este fenómeno en tantas especies?", reflexiona la líder del estudio, Kristin Gribble, del Laboratorio de Biología Marina de Estados Unidos.

Para abordar esto, los investigadores construyeron modelos matemáticos para calcular, por primera vez, la fuerza de la presión de la selección natural sobre la supervivencia y la fertilidad de las poblaciones de descendientes en función de la edad de sus madres. Encontraron que esta presión, llamada gradiente de selección, disminuye con la edad de la madre.

"Debido a que la presión de selección disminuye a medida que las madres envejecen, puede que no sea lo suficientemente fuerte como para eliminar a estos menos aptos [descendientes] de la población. Debido a esto, la senescencia del efecto materno persistirá y continuará evolucionando en la población, aunque resulte en una menor aptitud física", explican. Todavía no comprenden plenamente los mecanismos genéticos que hacen que la calidad de la descendencia disminuya con la edad materna.

Los modelos que el equipo desarrolló pueden aplicarse a una amplia gama de especies para evaluar las consecuencias de la senescencia por efecto de la madre en la aptitud física. "Siempre que se tengan datos experimentales, como los que obtuvimos nosotros, sobre la vida y la fecundidad de las crías de madres de diferentes edades, se puede abordar esta cuestión en muchos organismos", concluye Gribble.