Publicado 01/06/2020 8:31:32 +02:00CET

Qué hemos aprendido de esta situación de confinamiento: ¿Seremos las mismas personas?

Coronavirus, gente.Covid-19
Coronavirus, gente.Covid-19 - GETTY

   MADRID, 1 Jun. (EDIZIONES) -

   Esta pandemia de COVID-19 ha supuesto para el mundo entero un antes y un después, y es que la última que vivió el planeta fue en 1918 con la mal llamada 'gripe española', algo que pocas personas vivieron, aunque previsiblemente ni recuerden. ¿Nos llegará a afectar esta pandemia cuando todo regrese a la normalidad?

   A juicio de la psicóloga experta en dependencia emocional y autoestima Silvia Congost, no vamos a cambiar mucho tras estas etapas de confinamiento. "Mientras lo vivimos debemos aprovechar para mirarnos más, para el autoconocimiento y en definitiva, para crecer. Si lo hacemos, al aprender y crecer, cambiamos. Pero por nuestra forma de ser y de funcionar, los seres humanos adultos estamos programados ya desde hace muchos años y por ello, al volver a nuestra ansiada normalidad, volveremos a ser los mismos", explica.

   De hecho, sostiene que el cerebro detectará que aquello es lo mismo de antes y por ello, se comportará igual. "Habrá personas que hayan aprendido y cambiado ciertos aspectos, pero creo que no van a ser la mayoría", afirma en una entrevista con Infosalus, con motivo de la publicación del e-book 'Confinados a solas o en compañía' (Zenith) y de 'A solas' (Zenith).

   En el plano emocional, la experta indica que la imposibilidad de tener contacto físico con los nuestros, de hacer las actividades de ocio que nos gustaban, y en muchos casos de seguir con un trabajo que nos gustaba y llenaba, hace que tengamos muchos altibajos que ya estamos experimentando.

   "Como una especie de 'bipolaridad' en la que podemos pasar días muy depresivos y tristes, y luego venirnos arriba al día siguiente. Pero cuando salgamos de esta situación volveremos a ser los mismos a nivel emocional, si somos capaces de dejar esto atrás, como una experiencia más", subraya.

Congost mantiene también que poco a poco todo volverá a la normalidad y quedará en el recuerdo de algo que fue. "No estoy de acuerdo con los que opinan que vamos a tener consecuencias psicológicas. Evidentemente, no estoy hablando de personas mayores con problemas degenerativos o físicos añadidos", asegura la psicóloga.

   Así, insiste en que no cree que puedan desarrollarse patologías psicológicas tras este periodo de confinamiento en personas que previamente no las presentaran. "Si es alguien con una predisposición a sufrir una enfermedad mental, el estrés del confinamiento puede llevarle a padecer un brote psicótico, pero ya estaríamos hablando de otra cosa. Y luego a nivel físico, hay personas que tienen que hacer ejercicio y si no lo hacen, esto les puede llevar a problemas físicos", agrega.

UN TIEMPO PARA CONOCERNOS MEJOR

   Entre otros beneficios y cosas que hemos aprendido durante el estado de confinamiento, la psicóloga experta en dependencia emocional y autoestima resalta que lo ideal hubiera sido el poder disfrutar de este tiempo como un periodo para conocernos más a nosotros mismos, así como a nuestros familiares más cercanos.

   "Sin duda, hemos tenido la oportunidad de hacerlo. La vida nos ha regalado tiempo, silencio y en ocasiones soledad, que son los tres ingredientes más valiosos para conseguirlo. Si lo hemos aprovechado para mirar hacia adentro y ver lo que hay, seguro que habremos mejorado en muchos aspectos. Y también, al tener tiempo, en general hemos llamado a personas con las que no hablábamos a menudo y nos aseguramos de estar en contacto con familiares y amigos", sostiene Congost.

   Ahora que está llegando la desescalada en muchos territorios de España, defiende que al reencontrarnos, por ejemplo, con personas muy cercanas, podemos tener la sensación al verlos de haberlos visto justo ayer; cuando se trata de alguien importante sostiene que se puede sentir como si el tiempo no hubiera pasado.

   "La sensación de extrañeza a veces al salir a la calle es totalmente normal, no sabes si acercarte o no, si cambiar de acera o no, estamos aún bastante perdidos pero es porque nos falta mucha información. En general, yo creo que tenemos todos muchas ganas de volver a activar nuestra vida social lo antes posible, con cenas de amigos, comidas familiares, cafés, teatro, conciertos, ejercicio", explica la psicóloga.

TENER MIEDO ES NORMAL

    A su vez, remarca que es normal en esta fase de desescalada el sentir miedo "porque hemos estado asustados" ya que no han dejado de nombrarnos los muertos diarios y hemos visto que esto iba en serio y que el peligro estaba a nuestro alrededor; aparte de que no sabemos nunca dónde puede estar el virus, pero sabemos que está.

   "Algunas personas salen y tienen la capacidad de observar el mundo con una mirada de normalidad, pero otras lo hacen con una mirada de miedo, se obsesionan en que esto o aquello puede estar contaminado, en que esta persona o la otra puede tener el virus y no saberlo, y así viven totalmente angustiadas. Y puede que incluso decidan no salir de casa aun pudiendo. Es un error. Cuando hay miedo y es irracional debemos enfrentarnos a él. Hay que ir saliendo a pesar del miedo. Con precaución y conciencia, manteniendo distancias y con unas medidas de higiene, pero ir saliendo para volver a la normalidad. Así, el miedo se irá marchando", agrega.

   Con todo ello, la psicóloga experta en dependencia emocional y autoestima Silvia Congost considera que lo que hemos aprendido de esta situación de pandemia y de confinamiento es que la vida es la que decide lo que nos va a ocurrir y nosotros somos los que debemos decidir cómo reaccionamos ante ello.

    "De todo podemos aprender y mejorar y todo tiene su cara positiva. Si la buscas y la encuentras, vivirás una misma situación de un modo mucho mejor. No estamos solos y los demás importan. Lo que haga yo les afecta a los demás y al revés y cuando todo se detiene es cuando puedes permitirte respirar profundo, ver, aprender y crecer", sentencia.

Para leer más