Qué hacer y qué no para cuidar de la salud del cuerpo, la mente y el espíritu

Publicado 15/05/2019 7:59:41CET
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / KIEFERPIX - Archivo

   MADRID, 15 May. (EDIZIONES) -

   En el ser humano todo está conectado: lo físico, lo espiritual y lo mental. Cuando una persona habla de cuidar su parte física, aunque no sea consciente, también está cuidando a las otras dos partes y se sabe porque, por ejemplo, la investigación ha demostrado que cuando una persona hace ejercicio, duerme bien y además cuida su nutrición, sus sentimientos, o la forma en la que afronta su día a día todo es diferente.

   Así lo afirma en una entrevista con Infosalus el doctor Mario Alonso Puig, médico especialista en cirugía general y del aparato digestivo, formado también en medicina mente-cuerpo en el Instituto Mente-Cuerpo de la Universidad de Harvard, con motivo de la publicación de ‘Tus tres superpoderes’ (Espasa), un manual en el que propone una serie de fórmulas para lograr una vida más sana, próspera y feliz, “con una sólida base científica”.

   Este chairman del Center for Health, Well- Being and Happiness del IE University ademas de fellow en cirugia por la Universidad de Harvard, destaca también que se ha visto que cambios en la nutrición de la persona, o hacer ejercicio físico afectan a la ansiedad, que se pensaba que era sólo una cuestión física.

   “Cuando una persona se levanta por la mañana pensando en las cosas buenas, su sistema parasimpático se relaja y puede reparar mejor el daño celular. Cuando una persona es positiva e intenta llevar su atención a las cosas que funcionan, la gratitud se dispara. Cuando una persona es más compasiva libera más oxitocina, hormona que entre otras funciones protege al corazón. Todo está conectado”, resalta este experto.

   En este contexto, el doctor Puig subraya que todos aspiramos a vivir muchos años y con la mejor calidad de vida posible. “La falta de calidad de vida se debe a enfermedades de depósito, y en el libro se proponen formas, como por ejemplo en el campo de la nutrición, de reducir los radicales libres, que dañan con el paso del tiempo a nuestras células y pueden alterarlas, entre otros puntos, dando lugar a procesos tumorales y a una aceleración del proceso de envejecimiento”, subraya.

   Así por ejemplo, aconseja en el campo de la nutrición:

   1.- Reducir mucho el consumo de azúcar. “La OMS dice que consumir más de 36 gramos al día, el 5% de calorías, no es beneficioso, porque se genera resistencia a la insulina, que daña el cuerpo”, agrega.

   2.- Aumentar mucho el consumo de vegetales y el consumo de pescados, sobre todo azules, por el alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados.

   3.- Consumir 3 nueces diarias, la fuente más rica en ácidos grasos poliinsaturados, como los famosos omega 3, que son antiinflamatorios. Se ha demostrado que en casos de ansiedad y de depresión hay inflamación cerebral, por lo que consumirlas la reduce.

   Por otro lado, este especialista aconseja atender al ritmo circadiano del cuerpo para evitar la proliferación tumoral. “El ritmo circadiano tiene lugar alrededor del día. Fue descrito en los 50 y se vio que con el paso del día había cambios en la tensión arterial o en la glucosa, así como en otros marcadores. También se ha visto en neurociencias que hay un ‘reloj central’, que está en contacto con cada célula del cuerpo, hay 60 trillones de células en total, y cada una tiene un ‘oscilador periférico’ o ‘relojito’ que conecta con este reloj central, de forma que se favorece la expresión de genes que evitan la proliferación tumoral”, indica Puig.

   Aquí menciona que tomar el sol con precaución es muy importante, ya que mejora del organismo, así como el acostarse a una hora adecuada sin ver pantallas de luz azul, ya que favorece que la melatonina active una serie de genes que disminuyen la posibilidad de reducir la aparición de tumores. “Por eso importante dormir un numero adecuado de horas”, resalta.

   Tomar el sol con precaución está muy ligado también, según indica, con efectos beneficiosos para reducir los niveles de ansiedad. “Cuando baja la luz solar, la melatonina compite con la serotonina, una hormona que afecta a los estados de ánimo, y por eso todo está conectado. La melatonina la segrega la epífisis, una glándula, y con la luz otoñal, que decae el total de luz que recibimos con respecto al verano, por ejemplo, empieza a decaer nuestro estado de ánimo. Otra demostración más de que todo está conectado”, defiende. Con todo ello, recomienda para mejorar una nuestra salud física y mental:

*QUÉ HACER:

1.- Todos los días caminar deprisa media hora, que se puede dividir en tres periodos de 10 minutos. En definitiva: fomentar la salud, ya que en sí es la mejor prevención de cualquier enfermedad.

   2.- Saber enfocar la mente. Entrenar la mente para tener unos momentos de silencio, donde la mente se pueda calmar, retirarnos del mundanal ruido, aunque sea 5 minutos para centrarse en las sensaciones del cuerpo y del alma. Es básico si queremos disfrutar de un extraordinario nivel de bienestar y de prosperidad.

3.- Cultivar el alma. Plantearse qué puedo hacer yo por otro aunque éste no me lo devuelva. Mediante la trascendencia del propio ego y sus pulsiones nos permite reconectar con una fuerza que todo lo puede.

   *QUÉ NO HACER:

   1.- Dormir menos de 7 horas diarias.

   2.- Darle más peso al problema que a la solución.

   3.- Enfocarme solo en lo mío y en lo que me importa o yo valoro o necesito.