Los 5 hábitos que más perjudican a nuestro corazón

Los 5 hábitos que más perjudican a nuestro corazón
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / TOLGART
Publicado 23/03/2019 7:59:35CET

   MADRID, 23 Mar. (EDIZIONES) -

   El corazón es el motor del cuerpo. Sin él no podemos vivir Mientras que sin otros órganos sí. La salud de nuestro corazón afecta de manera muy destacada a nuestro estado general. Por ello, mantener unos hábitos de vida saludables y cuidarlo es vital, nunca mejor dicho.

   Según explica la Fundación Española del Corazón (FEC), nuestro cuerpo está compuesto por millones de células que precisan para su funcionamiento de oxígeno y de sustancias que le proporcionan energía, como son el azúcar y las proteínas. Éstas se encuentran en la sangre, y el aparato cardiocirculatorio, del que forma parte el corazón, es el encargado de realizar su distribución por todo el organismo.

   “El corazón es una bomba que, con su acción impulsora, proporciona la fuerza necesaria para que la sangre y las sustancias que ésta transporta circulen adecuadamente a través de las venas y de las arterias”, explica, a la vez que precisa que en cada latido, el corazón expulsa una determinada cantidad de sangre hacia la arteria más gruesa (aorta), y por sucesivas ramificaciones que salen de la aorta, la sangre llega a todo el organismo.

   Así, la sangre, cuando ha cedido el oxígeno y los nutrientes (proteínas y azúcar) a las células del organismo, se recoge en las venas que la devuelven nuevamente el corazón. Por ello, es vital mantener este circuito en perfectas condiciones para que nuestra salud sea la mejor posible.

   En una entrevista con Infosalus, la cardióloga del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) Gabriela Guzmán, explica que es imprescindible que cuidemos de nuestro corazón porque es el “motor principal del cuerpo”, y al final las enfermedades cardiovasculares (ECV), que le implican, representan la principal causa de muerte en España. “Cuidar de nuestro corazón es invertir en nuestra salud a largo plazo”, sentencia la experta.

   Para ello, destaca que es fundamental seguir unos hábitos de vida saludables, ya que estos repercuten directamente en la salud de nuestro corazón. “En las enfermedades cardiovasculares hay cierta parte de genética y de edad, que no dependen de nosotros. Pero luego, otra gran parte, en cambio sí está en nuestra mano, lo podemos controlar, y está relacionado con nuestro estilo de vida. Son cosas que son modificables”, agrega.

   Aquí destaca que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en las mujeres, aunque es verdad que hay una etapa de la vida en la que las ECV son más prevalentes en los hombres. “Pero eso no quita que sea la principal causa de enfermedad y morbilidad en las mujeres”, insiste.

¿QUÉ NO DEBEMOS HACER PARA DAÑAR A NUESTRO CORAZÓN?

   Con todo ello, la especialista del CNIC enumera los principales malos hábitos que perjudican seriamente a nuestro corazón, por tanto debemos desterrar de nuestro día a día, y que son modificables, es decir, que está en nuestra mano cambiarlos:

    1.- Alimentación. Es fundamental que ésta sea sana. Consiste en comer con poca sal, con poco azúcar, y con pocas grasas. Es decir, seguir una alimentación mediterránea que teníamos hasta hace pocos años en España, basada en frutas, verduras, pescados, y carnes blancas.

   2 y 3.- Evitar el consumo de tóxicos como el alcohol de manera más que moderada, las drogas, y fundamentalmente el tabaco. Según la FEC, “el tabaco provoca cerca de 50.000 muertes anuales en España. La nicotina y el monóxido de carbono fomentan el daño de las paredes arteriales y la formación de trombos, y aumentan los niveles de colesterol. Además, el monóxido de carbono disminuye el aporte de oxígeno al corazón. Sin olvidar, además, que este daño se extiende a los fumadores pasivos”.

    4.- La vida sedentaria, el no realizar ejercicio de forma regular. “Lo ideal es media hora de ejercicio de intensidad moderada, como mínimo cinco días a la semana, según la OMS”, recuerda Guzmán.

   5.- Las personas que duermen menos de 6 horas pueden tener un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular en comparación con aquellas que lo hacen entre siete y ocho horas, según sugieren los resultados del estudio PESA CNIC- Santander que se publica en el Journal of American College of Cardiology (JACC). Según la investigación, liderada por Valentín Fuster, el sueño de ‘mala calidad’ aumenta el riesgo de aterosclerosis (acumulación de placas en las arterias de todo el cuerpo).

   También dice que afectan al corazón los principales factores de riesgo en la ECV, como son la hipertensión, la diabetes Y la hipercolesterolemia o colesterol alto, además del tabaco. “Son los principales factores de riesgo cardiovascular que hay que intentar controlar y para ello, los tres primeros es fundamental la alimentación el ejercicio y muchas veces complementarlo con fármacos”, añade la experta del CNIC.

   “Unos hábitos de vida cardiosaludables, primando dieta mediterránea, controlando la sal, el azúcar y las grasas poliinsaturadas; evitando los tóxicos como el tabaco, las drogas y el alcohol en cantidades excesivas; y realizar ejercicio de forma regular, al menos 5 días en semana y por lo menos 30 minutos son vitales para cuidar de nuestro corazón. Además de tener una buena calidad de sueño, con al menos 7-8 horas al día”, sentencia la cardióloga.