Habitación individual para la madre y evitar que tenga contacto con otros bebés: medidas ante la muerte perinatal

Publicado 26/11/2019 17:18:57CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

Cuidar los espacios de comunicación de malas noticias y que la madre ingrese "preferiblemente" en una unidad de hospitalización donde no haya recién nacidos u otras mujeres gestantes, "si es posible en una habitación individual", son algunas de las medidas que se incluyen en la guía para mejorar la atención a las familias afectadas por una muerte perinatal de la que se ha dotado el Sergas.

El documento, al que ha tenido acceso Europa Press, ha sido presentado durante las XIII Jornadas de salud perinatal y reproductiva que se celebran desde este lunes en la Escola Galega de Administración Pública (EGAP) bajo la coordinación del Servizo de Procesos e Programas Asistenciais del Sergas.

La guía incide en que la muerte de un hijo durante el embarazo, el parto o las primeras semanas de vida supone un fuerte impacto emocional que alcanza a toda la unidad familiar, por lo que es preciso unificar el manejo de estos procesos en los distintos centros de la red pública sanitaria y garantizar las mejores condiciones posibles en la atención a los afectados.

En este sentido, se hace hincapié en la necesidad de cuidar los espacios de comunicación de las malas noticias, con salas que preserven la intimidad de las familias y que permitan la tranquilidad y el tiempo necesario para asimilar la situación y expresar las emociones.

"Sería deseable que, en el momento de dar la noticia, estuviese algún profesional más que el que la vaya a dar, para que se sienta apoyado", recoge la guía, que también apela a proporcionar "información veraz y lenguaje adecuado", siendo "claros", así como a la necesidad de "mostrar respeto y pesar por la muerte".

Además, en casos previos a que se produzca la muerte, como si hay malformaciones incompatibles con la vida extrauterina, la guía considera "importante" avisar al servicio de neonatología/pediatría, para que se reúnan e informen a la mujer, así como, si esta lo desea, a su acompañante. En el caso de que esté sola, también se propone ofrecer la posibilidad de avisar a alguien que la acompañe y le preste apoyo emocional.

OFRECER LA POSIBILIDAD DE VER AL RECIÉN NACIDO

La guía incide en la importancia de los lugares y se remite a que cada centro valorará el espacio "más idóneo" para el parto. De hecho, se apunta que se debe tener en cuenta que "para muchas madres es doloroso estar oyendo, durante el parto, el nacimiento o lloros" de otros recién nacidos.

Además, se defiende que, "siempre que sea posible", la pareja será atendida y apoyada "por el mismo personal de forma continua". Remarca el documento que es fundamental que "no tengan sensación de abandono".

En el puerperio, se recomienda que la mujer ingrese "preferiblemente" en una unidad de hospitalización donde no haya recién nacidos y, si es posible, en una habitación individual.

Si todavía no se le ofreció la posibilidad de ver al recién nacido o no quiso hacerlo en un primer momento, la guía apela a "facilitar" que lo vea en cualquier momento "durante todo el tiempo que esté hospitalizada".

En el caso de centros comarcales, donde el recién nacido tenga que ser trasladado al hospital de referencia para realizar la autopsia, la guía recomienda no proceder al traslado mientras la madre esté ingresada.

REFORZAR EL SEGUIMIENTO POSTERIOR

El documento presentado este martes también incide en la necesidad de reforzar la continuidad de los cuidados entre la Atención Especializada y Primaria.

De hecho, la guía apunta que es preciso que el personal sanitario de Primaria esté "preparado" para ayudar a los progenitores a afrontar la muerte en el periodo gestacional/perinatal, ya que esto facilita el acceso, la continuidad de cuidados y el seguimiento clínico del proceso de duelo perinatal.

Y es que se remarca que, en el domicilio, la mujer se encuentra "en una situación de vulnerabilidad físico-emocional, por lo que el personal sanitario de Atención Primaria constituye "un punto de referencia" tanto para ella como para sus allegados.

EXPRESIONES "INADECUADAS" Y CAJA DE RECUERDOS

En los anexos, se incluyen una serie de expresiones que "minimizan" la relevancia de la muerte y que se recomienda evitar a la hora de dirigirse a la madre.

"La vida continúa", "Peor sería que...", "Es ley de vida", "La naturaleza es sabia", "No le des más vueltas", "No llores más que te estás torturando", "No pienses más", "Ya tendrás más hijos", "El tiempo lo cura todo" o "Ya hace seis meses que pasó, deberías estar mejor", son algunas de las expresiones que la guía sitúa como "inadecuadas".

Finalmente, se indica que proporcionar a los progenitores del bebé fallecido recuerdos físicos como una "caja" o "sobre de recuerdos" es "una práctica habitual en muchas unidades obstétricas y neonatales, lo que les permite llevar a casa algo real y tangible de su bebé".

Durante la estancia en el hospital señala que es posible guardar una fotografía o un objeto que estuviese en contacto o perteneciese al bebé. Y es que, añade, las cajas de recuerdos pueden ayudar también a la superación de la muerte por parte de hermanos, con frecuencia niños que no llegaron a ver y conocer físicamente a su hermano.

La recomendación es que cada hospital gestione la custodia durante un año de una caja de recuerdos del bebé, por si los padres no lo recogen inmediatamente, que puedan hacerlo con posterioridad, "cuando lo decidan y se sientan capaces".

ATENCIÓN "MÁS HUMANIZADA"

En definitiva, Sanidade remarca que se trata de proporcionar "una atención más humanizada" que favorezca un ambiente afectivo empático para ayudar a la mujer y a su entorno en la aceptación de la realidad de la muerte y en la elaboración del duelo.

Ejemplifica con la preparación de las cajas de recuerdos. En marcha ya en algunos centros de la red sanitaria gallega, estas cajas, compuestas por objetos relacionados con el hijo fallecido, se han revelado como "útiles" en la comprensión de la muerte al aportar recuerdos físicos tangibles que pueden acompañar a las familias.

Como paso posterior al desarrollo de esta guía, cada área sanitaria trabajará en la elaboración de un documento propio, adaptado a sus características, en el que se recojan los circuitos y responsabilidades de los distintos agentes implicados.

Contador

Para leer más