Las habilidades psicosociales contra la recaída en la anorexia

Archivo - Joven morena, anorexia nerviosa o bulimia. Dieta, trastorno de conducta alimentario
Archivo - Joven morena, anorexia nerviosa o bulimia. Dieta, trastorno de conducta alimentario - MARHARYTA MARKO/ ISTOCK - Archivo
Publicado: lunes, 10 junio 2024 7:19

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los servicios de salud deberían enseñar a los pacientes con trastornos alimentarios habilidades psicosociales para ayudar a más personas a recuperarse y evitar recaídas, según un experto. La anorexia, la bulimia y otros problemas alimentarios afectan a millones de personas, y la especialista en trastornos alimentarios Bethany Crowley advierte que los trastornos alimentarios a menudo se malinterpretan. Ella sugiere que se necesita un enfoque más integrado para tratar a las personas, para centrarse en la persona en su totalidad y no sólo en los trastornos alimentarios.

Calmar los pensamientos negativos, aprender a afrontar los desencadenantes emocionales y practicar la autocompasión se encuentran entre nueve habilidades clave descritas por el terapeuta en un nuevo libro. Un enfoque integrador para el tratamiento de los trastornos alimentarios tiene como objetivo desmitificar las complejidades y matices de los trastornos alimentarios. La intención también es ayudar a los pacientes a comprender sus pensamientos, sentimientos y comportamientos.

Un enfoque integrador para el tratamiento de los trastornos alimentarios incluye historias de casos de pacientes de la vida real para ilustrar las luchas que enfrentan las personas con los trastornos alimentarios. El autor dice que los trastornos alimentarios son difíciles de tratar porque todo es una metáfora y una de las habilidades clave para la recuperación es comprender el significado detrás de la comida y el comer. Una bolsa de patatas fritas, añade, puede servir como símbolo de amor y sustituto de un abrazo.

La sensibilidad al rechazo, los pensamientos obsesivos y el comportamiento compensatorio, como comer sólo después del ejercicio, se encuentran entre las muchas señales de advertencia (o señales de alerta) de un posible trastorno alimentario, advierte Crowley. Enseñar a los pacientes a utilizar su auténtica "voz" es clave para la recuperación, sugiere Crowley, y para aprender a acallar los pensamientos negativos.

También dice que las personas con trastornos alimentarios a menudo luchan con la vida diaria y las relaciones, como las situaciones sociales, y otra habilidad clave es comprender los estilos de apego y las necesidades para desarrollar relaciones más saludables.

Otras habilidades incluyen que las personas cambien la "historia" o la "narrativa" que han estado repitiendo durante años. Crowley dice que algunas personas consideran su trastorno alimentario como su "mejor amigo". "Lo que se necesita", dice, "es que aprendan a dejar de lado su pensamiento rígido y la creencia de que no pueden cambiar una situación negativa, incluso cuando hay oportunidades para hacerlo". El consejo de Crowley se basa en la terapia multimodal (MMT), una terapia basada en evidencia que explora aspectos biológicos, psicológicos y sociales de por qué alguien desarrolla un trastorno alimentario. La MMT utiliza varias técnicas terapéuticas a la vez, en lugar de una sola, lo que puede significar que se pasan por alto los factores subyacentes.

Crowley, que tiene 20 años de experiencia en el tratamiento de trastornos alimentarios, dice que los terapeutas deben desarrollar una mejor comprensión de las luchas de los pacientes desde el momento en que inician el tratamiento hasta que son dados de alta.

A los pacientes se les proporciona un marco que pueden utilizar para cultivar las habilidades necesarias para una recuperación positiva.

Ella dice: "La psicoeducación es una parte esencial de mi método en el tratamiento de los trastornos alimentarios. Ayudar a los clientes a comprender cómo sus pensamientos, comportamientos, sentimientos y percepciones están conectados con sus dificultades alimentarias y su insatisfacción corporal ha sido la piedra angular de la eficacia de mi enfoque.

"Por ejemplo, las personas que tienen dificultades para comer suelen tener dificultades para hacer preguntas cuando las cosas no tienen sentido, lo que puede deberse a su ansiedad o a su necesidad de control. Si no hacen preguntas, ¿cómo pueden esperar mejorar?

"Nuestro trabajo es ayudarlos a obtener claridad sobre sus problemas, para que eventualmente puedan hacer las preguntas correctas y luego seguir y practicar mejor las habilidades necesarias para la recuperación del trastorno alimentario".

Contador