El glaucoma, un grupo de enfermedades que roban visión al ojo de forma gradual

Revisión ocular, óptico, oculista, ojos
GETTY IMAGES / NASTASIC
Publicado 03/09/2018 8:29:37CET

   MADRID, 3 Sep. (EDIZIONES) -

   La Fundación para la Investigación del Glaucoma explica que el glaucoma es un grupo de enfermedades del ojo que le roban la visión de manera gradual. Por lo general no presenta síntomas y puede resultar en la pérdida de la visión de manera repentina. “Sin el tratamiento apropiado, el glaucoma puede llevar a la ceguera. La buena noticia es que con exámenes oftalmológicos periódicos, la detección temprana y el tratamiento puede preservarse la vista”, advierte.

   En este sentido, el doctor Paul Sieving, director del Instituto Nacional del Ojo estadounidense (NEI por sus siglas en inglés) sostiene que “los estudios muestran que al menos la mitad de las personas con glaucoma no sabe que tiene esta enfermedad ocular que podría causar ceguera", dice. "La buena noticia es que el glaucoma se puede detectar en las primeras etapas gracias a un examen completo del ojo con dilatación de la pupila", celebra.

   Desde la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC) indican que el glaucoma es una enfermedad que afecta al nervio óptico, que es la parte del ojo que conduce las imágenes que vemos hacia el cerebro. “Esto ocurre cuando la presión del líquido que se encuentra dentro de los ojos aumenta. No todas las personas que tienen la presión elevada del ojo desarrollan glaucoma. Es importante realizar un diagnóstico y tratamiento tempranos, ya que el glaucoma puede causar pérdida de la vista. Hay varios tipos de glaucoma”, añaden.

    Según indica, los más frecuentes son:

-Glaucoma crónico de ángulo abierto: Es el más común. las personas no tienen ningún síntoma. Muchas personas no saben que lo tienen porque al principio no produce dolor ni cambios en la visión. Cuando empiezan a notar puntos ciegos, el daño del nervio óptico ya es importante. Es más frecuente a partir de los 60 años.

   -Glaucoma agudo de ángulo cerrado: El ojo enrojece, duele mucho y la visión es borrosa. Además puede presentarse con náuseas, vómitos, cefalea y brillos alrededor de las luces. El objetivo fundamental del tratamiento del glaucoma es disminuir la presión del ojo para evitar que el nervio óptico se dañe y conservar la visión.

   Así, señala que hay que acudir al especialista de forma urgente si tiene el ojo rojo, le duele o ha perdido visión; en el caso de que alguna de las medicinas o colirios que usa le produce molestias; o regularmente según sus indicaciones.

   Por otro lado, llama la atención sobre el hecho de que si se es mayor de 40 años y no se tiene glaucoma pero sí se presenta alguno de los factores de riesgo que a continuación se enumeran, debería acudir a su médico de familia: Familiares con glaucoma; diabetes; miopía moderada-grave; tratamiento prolongado con colirios de corticoides; si ha sido operado de los ojos o ha padecido golpes en ellos.

   Sobre quiénes corren riesgo de padecerlo, desde el NEI indican que cualquier persona puede desarrollar glaucoma, pero algunas personas corren más riesgo que otras: Los afroamericanos mayores de 40 años; todas las personas mayores de 60 años, especialmente las que son de descendencia mexicana; las personas con familiares que han tenido glaucoma.

   “Un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas puede revelar otros factores de riesgo, por ejemplo, si tiene la presión del ojo elevada, si la córnea está muy fina, o si el nervio óptico es anormal. Para algunas personas que tienen ciertas combinaciones de estos factores de riesgo, la medicina en forma de gotas para los ojos reduce casi a la mitad el riesgo de desarrollar glaucoma”, sostiene.

   En cuanto a los síntomas dice que al principio, el glaucoma de ángulo abierto no tiene síntomas. No causa dolor y la visión se mantiene normal. Sin embargo, si el glaucoma no es atendido, las personas empiezan a notar que ya no ven como antes. “Sin tratamiento, las personas con glaucoma pierden lentamente su visión lateral (periférica). Es como si estuvieran viendo a través de un túnel. Con el tiempo, la visión central (hacia al frente) también puede disminuir hasta que se pierde por completo. El glaucoma se puede desarrollar en un ojo o en ambos”, subraya.

CÓMO PREVENIRLO

   Para prevenirlo, desde la Fundación para la Investigación del Glaucoma sostienen que los médicos recomiendan que la revisión para glaucoma constituya parte de los exámenes oculares de rutina en niños, adolescentes y adultos. “Todas las personas deben hacerse exámenes integrales para despistaje de glaucoma alrededor de los 40 años, posteriormente cada dos o cuatro años. Si usted posee mayor riesgo para desarrollar la enfermedad, debe hacerse el examen cada uno o dos años a partir de los 35 años de edad”, añade.

   Según lamenta, la pérdida de visión causada por el glaucoma es “irreversible”, pero si se detecta a tiempo y se sigue un tratamiento con cuidado y constancia, se puede conservar la visión. Por lo general, dice que el glaucoma se puede controlar con medicamentos o cirugía. “Si se le diagnostica esta enfermedad, es importante que siga un plan de tratamiento sin faltas”, puntualiza.