Publicado 30/11/2020 18:54CET

GESIDA cree que habrá un retroceso en la lucha contra el VIH en España por la pandemia del Covid-19

Prueba contra el VIH, sida
Prueba contra el VIH, sida - UNICEF/UN061633/DEJONGH / UNICEF/FRANK DEJONGH

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Grupo de Estudio del Sida (GESIDA) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) ha avisado de que la irrupción del Covid-19 provocará un "más que probable" retroceso en la lucha contra el VIH, que afecta en España a más de 150.000 personas.

Y es que, aunque estos efectos no se conocerán de forma más concreta hasta 2021, un estudio realizado entre servicios sanitarios y de prevención de 34 países europeos (entre ellos, también españoles) entre marzo y agosto de este año señala que el 95 por ciento de los encuestados informaron haber realizado pruebas a menos de la mitad del número esperado de personas durante los primeros meses de la pandemia de la COVID-19 entre marzo y mayo de 2020. Esto continuó, aunque en menor grado, entre junio y agosto de 2020, cuando las medidas fueron menos estrictas en la mayoría de los países.

"Dado el repunte de los casos de COVID-19 en otoño y las nuevas restricciones de movilidad establecidas en esta semana, la tesitura puede ser similar a la vivida en la pasada primavera. La cuestión es que en infecciones crónicas como el VIH, el diagnóstico y el tratamiento retrasados pueden tener consecuencias a largo plazo, tanto para los pacientes individuales como en los avances globales logrados en el control de esta pandemia", ha recordado el presidente de GESIDA, Esteban Martínez.

Con motivo del Día Mundial del SIDA, que tiene lugar cada primero de diciembre, GESIDA ha insistido en la importancia de "no bajar la guardia frente al VIH", más si cabe en este año condicionado por la pandemia de la COVID-19. De hecho, ha advertido de que si anualmente, de media, se producen en España 3.500 nuevos diagnósticos de casos del virus del SIDA, el efecto del SARS-CoV-2 puede propiciar que crezcan en los próximos meses.

"Uno de los ámbitos de la lucha contra el VIH que más puede notar los efectos de la pandemia de la COVID-19 es la prevención. En el caso de España, la anhelada implantación de la PrEP había comenzado a funcionar pero ha quedado como una cuestión secundaria o incluso paralizada a consecuencia de la pandemia del coronavirus", han señalado desde la organización.

Junto a la prevención, el diagnóstico de nuevos casos también se ha visto afectada por las restricciones dispuestas para contener la propagación del SARS-CoV-2. Es precisamente en este ámbito donde, según GESIDA, España "más necesitaba mejorar" para alcanzar los objetivos del reto 90-90-90, dispuesto por las Naciones Unidas para hacer frente a la pandemia del VIH.

Según el último informe elaborado por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III para el Plan Nacional del Sida del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, casi un 87 por ciento de las personas el virus conocería su diagnóstico, lo que deja un 13 por ciento de personas que no saben que tienen la infección.

De las personas que viven con VIH y conocen su diagnóstico, un 93 por ciento están en terapia antirretroviral y un 90 por ciento de estas tendrían carga viral suprimida, por lo que estos dos parámetros sí habrían alcanzado el objetivo dispuesto por ONUSIDA.

"Dado que la pandemia de COVID-19 probablemente seguirá siendo una prioridad para los servicios sanitarios en los próximos meses, es importante garantizar que la respuesta a otras enfermedades infecciosas no se vea comprometida. Invertir en respuestas integradas, particularmente en el caso de las poblaciones clave, que a menudo tienen un mayor riesgo de adquirir más de una enfermedad infecciosa", ha señalado el presidente de GESIDA.

Además, prosigue, a consecuencia del estado de alarma, la atención a las personas con VIH ha tenido que pasar, prácticamente en su totalidad, a formato telemático, circunstancia que ha impedido ejercer un mejor control sobre la continuidad de los tratamientos y la realización de análisis.

"Es posible que haya una proporción de pacientes que hayan perdido la indetectabilidad o hayan cursado un peor pronóstico de sus comorbilidades asociadas al VIH. Es necesario hacer un análisis exhaustivo de la situación y establecer las medidas necesarias para subsanar las deficiencias que se encuentren", ha zanjado.

Para leer más