Publicado 27/07/2020 18:14:44 +02:00CET

Fusionar dos inmunoterapias puede funcionar contra varios tipos de cáncer de sangre

Un tipo de célula inmune llamada célula asesina natural similar a la memoria (derecha) atacando a una célula de leucemia (izquierda).
Un tipo de célula inmune llamada célula asesina natural similar a la memoria (derecha) atacando a una célula de leucemia (izquierda). - JULIA WAGNER

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis (Estados Unidos) han combinado dos estrategias de inmunoterapia en una sola terapia y han descubierto, en estudios realizados en células humanas y en ratones, que las dos juntas son más eficaces que cualquiera de las dos solas para tratar ciertos cánceres de la sangre, como la leucemia.

Su investigación, publicada en la revista 'Blood', también sugieren que el nuevo enfoque podría ser más seguro que una de las inmunoterapias celulares más recientes aprobadas, llamada CAR-T, en la que las células T del sistema inmunológico están diseñadas para atacar las células tumorales. Las inmunoterapias celulares se usan más comúnmente contra los cánceres de la sangre, pero también se pueden utilizar contra algunos tumores sólidos, como los tumores de próstata y pulmón y el melanoma.

Algunos de los avances más prometedores en el tratamiento del cáncer se han centrado en las inmunoterapias que aceleran el sistema inmunológico del paciente para atacar el cáncer. Pero las inmunoterapias no funcionan en todos los pacientes, y los investigadores han estado buscando formas de aumentar su eficacia.

En su investigación, los científicos han aprovechado la tecnología utilizada para diseñar células CAR-T y, en lugar de modificar células inmunes especializadas llamadas células T, han utilizado una tecnología similar para alterar diferentes células inmunes llamadas células asesinas naturales (NK). La inmunoterapia resultante combina los beneficios de ambas estrategias y puede reducir los efectos secundarios que a veces se observan en la terapia celular CAR-T. En algunos pacientes, por ejemplo, la terapia celular CAR-T provoca una tormenta de citoquinas, una reacción exagerada del sistema inmunológico que pone en peligro la vida.

"Las inmunoterapias son muy prometedoras para la terapia del cáncer, pero necesitamos hacerlas más efectivas y seguras para más pacientes. Este enfoque combinado se basa en la estrategia de tratamiento que desarrollamos para los pacientes de leucemia utilizando células asesinas naturales. Podemos sobrecargar las células asesinas naturales para mejorar su capacidad de atacar las células cancerosas. Y al mismo tiempo, podemos usar los enfoques de ingeniería genética de la terapia de células CAR para dirigir las células asesinas naturales a un objetivo tumoral que normalmente sería pasado por alto por las células NK. Esto cambia fundamentalmente los tipos de cáncer que las células NK podrían ser utilizadas para tratar, tanto los cánceres de sangre adicionales como los tumores potencialmente sólidos también", explica uno de los líderes del estudio, Todd A. Fehniger.

En trabajos anteriores, estos investigadores mostraron que podían recolectar las propias células NK de un paciente, exponerlas a una receta específica de señales químicas que las preparan para atacar tumores, y luego devolver las células preparadas a los pacientes para su terapia. Esta exposición química es una especie de entrenamiento básico para las células, de acuerdo con los investigadores, preparando a las células NK para luchar contra el cáncer. Cuando las células son devueltas al cuerpo, recuerdan su entrenamiento, por así decirlo, y son más efectivas en atacar las células tumorales. Debido a que su entrenamiento ha dado a las células NK una memoria de lo que deben hacer cuando se encuentran con células tumorales, los investigadores las llamaron células NK de memoria.

En pequeños ensayos clínicos llevados a cabo en el Centro de Cáncer Siteman en el Hospital Judío-Barnes y en la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, tales células fueron efectivas en poner a algunos pacientes con leucemia en una remisión duradera, pero no funcionaron para todos. Algunas células tumorales todavía evadieron las células NK de memoria, a pesar del entrenamiento básico de las células. Para ayudar a las células a encontrar las células tumorales, de modo que su entrenamiento básico pueda actuar y matar al objetivo correcto, los investigadores modificaron las células NK de memoria con la misma molécula CAR (receptor de antígenos quiméricos) que se usa típicamente para dirigir las células T a las células tumorales. La molécula CAR es flexible y puede ser modificada para dirigir las células a diferentes tipos de tumores, dependiendo de las proteínas en las superficies de las células cancerosas.

Las células híbridas resultantes fueron más eficaces en el tratamiento de ratones con leucemia que las células NK de memoria solamente, lo que llevó a una mayor supervivencia de los ratones tratados con células NK de memoria CAR. Los investigadores también encontraron que la terapia era efectiva a pesar del hecho de que los ratones recibieron dosis relativamente bajas de las células.

Contador

Para leer más