Múltiples prácticas de sueño inseguras están implicadas en la mayoría de las muertes súbitas infantiles

Archivo - Mamá y bebé, colecho, dormir, familia
Archivo - Mamá y bebé, colecho, dormir, familia - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / GEORGERUDY - Archivo
Actualizado: miércoles, 27 marzo 2024 16:40

MADRID, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

Múltiples prácticas de sueño inseguras han estado implicadas en más de las tres cuartas partes de las muertes infantiles súbitas e inesperadas reportadas en 23 jurisdicciones entre 2011 y 2020, revela un nuevo estudio de la Universidad de Virginia (Estados Unidos).

Los investigadores dicen que los hallazgos subrayan la necesidad de una educación más integral sobre el sueño seguro para los nuevos padres, incluso por parte de los proveedores de atención médica.

De las 7.595 muertes infantiles revisadas, casi el 60 por ciento de los bebés compartían una superficie para dormir, como una cama, cuando murieron. Los expertos en sueño desaconsejan firmemente esta práctica, quienes advierten que un padre u otra persona en la cama podría darse la vuelta sin querer y asfixiar al bebé.

Los bebés que murieron mientras compartían una superficie para dormir eran típicamente más jóvenes (menos de 3 meses), negros no hispanos, con seguro público y estaban bajo el cuidado de uno de los padres en el momento de la muerte o estaban supervisados por alguien bajo los efectos de las drogas o el alcohol. Por lo general, estos bebés se encontraban en una cama, silla o sofá para adultos en lugar de la cuna o moisés recomendados por los expertos en sueño.

"La gran cantidad de prácticas de sueño peligrosas tanto para los bebés que compartían una superficie para dormir como para los que dormían solos en el momento de la muerte es alarmante", señala el investigador Fern Hauck, experto en sueño seguro de UVA Health y la Universidad de Escuela de Medicina de Virginia.

Para comprender mejor los factores que contribuyen al SUID y mejorar los mensajes sobre un sueño seguro, Hauck y sus colaboradores analizaron datos del Registro de Casos SUID de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades federales. Esos datos reflejan localidades desde Alaska hasta Wyoming, incluida el área de Tidewater en Virginia.

El examen del registro permitió a los investigadores obtener información importante sobre la prevalencia de prácticas como el tabaquismo prenatal, un factor de riesgo conocido de SUID, y la lactancia materna, que se cree que tiene un beneficio protector. Más del 36 por ciento de las madres de bebés que murieron habían fumado durante el embarazo. Este porcentaje fue mayor entre las madres que compartían la cama que entre las que no, del 41,4 al 30,5 por ciento. Tanto las que compartían cama como las que no compartían cama habían amamantado a tasas similares.

Los investigadores señalan que era raro que compartir la cama fuera el único factor de riesgo presente durante la muerte de un niño. Los hallazgos resaltan la necesidad de una mejor educación pública sobre las prácticas de sueño seguro y de que los proveedores de atención asuman un papel más activo en enseñar a los nuevos padres sobre estas prácticas, dicen los investigadores.

"Nuestros hallazgos respaldan el asesoramiento integral sobre sueño seguro para cada familia en cada encuentro, más allá de simplemente preguntar dónde duerme el bebé", escriben los investigadores en un nuevo artículo en la revista 'Pediatrics'.

Además de ayudar a los padres a comprender las prácticas de sueño seguro, los proveedores de atención deben tomar medidas para garantizar que los padres puedan seguir esas prácticas una vez que abandonen el hospital. Por ejemplo, es posible que algunas familias no tengan los medios para comprar una cuna o un moisés; un hospital podría indicarles recursos para ayudar con eso.

Contador