Publicado 02/05/2022 07:59

El fin de las mascarillas en interior conlleva más contagios y también covid persistente: ¿qué sabemos de esta afección?

Archivo - Paciente y médico con mascarilla en la consulta por covid persistente.
Archivo - Paciente y médico con mascarilla en la consulta por covid persistente. - CHOREOGRAPH/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 2 May. (EDIZIONES) -

   Recientemente, un estudio americano firmado por la gallega Sonia Villapol, neurocientífica del Texas Medical Center de Houston (Estados Unidos), ha comprobado que ómicron ha generado un 20% de pacientes con Covid persistente.

    “Esto un volumen de casos de Covid persistente muy alto y muy alarmante. Esta afección puede suponer un problema de salud pública y esto se debe ver de forma relevante”, destaca en una entrevista con Infosalus el doctor Lorenzo Armenteros, portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

   Lamenta así la decisión de las autoridades españolas de paralizar la realización de test en pacientes sospechosos de estar infectados por el SARS-CoV-2, otro aspecto que en su opinión facilitará el aumento de ese porcentaje de afectados por Covid persistente, y resalta la importancia que a esta patología le ha concedido el gobierno norteamericano de Joe Biden, quien recientemente ha anunciado un presupuesto especial para investigarla. “Se les da en otros países una importancia muy alta, y aquí se minimiza la dimensión del problema, e incluso se hacen estudios para minimizar los datos”, sostiene este doctor.

   Armenteros, que es uno de los mayores conocedores de Covid persistente en España, recuerda que sus síntomas pueden darse tanto en personas que son asintomáticas, como en personas con síntomas leves o graves. “Puede aparecer en cualquier persona, independientemente del grado de afectación, de cualquier edad y condición; si bien afecta más a mujeres entre 30 y 50 años, con una media de 43 años. Entre mis pacientes, por cada hombre hay casi 10 mujeres afectadas”, reconoce.

NO HAY REGISTRO DE AFECTADOS EN ESPAÑA

   No obstante, el doctor Armenteros critica que en España sigue sin haber un registro de afectados por Covid persistente y precisa que, hasta la fecha, en las oleadas previas, desarrollaban esta afección un 10% de las personas que se infectaban, mientras que desde la aparición de ómicron la cifra ha aumentado a un 20% de los infectados, tal y como muestra el estudio antes citado. En los menores recuerda que no se alcanza el 4% de afectados. “Estos son los datos que se manejan a través de encuestas y de datos indirectos porque no existe un registro al respecto”, apostilla.

   Preguntamos a Armenteros sobre cómo la vacunación frente a la COVID-19 puede influir o no respecto al desarrollo de Covid persistente, qué es lo que se conoce hasta la fecha sobre ello: “Tras la vacunación no se ha visto que disminuyan las posibilidades de desarrollar Covid persistente, pero sí se ha visto que la vacuna, en la primera fase de las vacunaciones, sí conseguía reducir la sintomatología un 26%, de acuerdo con un estudio de la SEMG, es decir, que a lo mejor ese empujón inmunitario de la vacuna actuaba sobre determinadas personas y les ayudaba a mejorar en este sentido”.

   Aquí recuerda que se manejan tres teorías sobre las posibles causas de desarrollo de la Covid persistente: la primera de ellas, que el virus queda acantonado (escondido) y no pueda defenderse por nuestra inmunidad; otra de las posibles causas se basa en que la alteración inmunitaria haga que esas personas sean más propensas a tener sintomatología en el tiempo; o la teoría de los anticuerpos de forma que el virus altera a las células, las convierte en extrañas, y nosotros las atacamos como si fuera algo negativo.

   También indica que la vacuna podría favorecer una menor aparición de síntomas en el caso de desarrollar Covid persistente, si bien Armenteros dice que todavía no ha pasado suficiente tiempo para saber si se producirá una curación espontánea de esta sintomatología o cuál será la forma de resolverla. “Se puede decir que en aquellos que han tenido más síntomas de COVID-19 podría ser más probable la aparición de Covid persistente”, añade.

   En cuanto al tratamiento, el portavoz de la SEMG mantiene que sigue siendo sintomático, y hay diferentes experiencias con varios fármacos para alguna sintomatología predominante. “Hay tratamientos que se buscan de forma específica para ese momento, pero no tenemos un tratamiento específico en sí”, añade el doctor.

CUÁNDO CONSULTAR CON UN EXPERTO

   Una vez desarrollada la COVID-19, y superada la enfermedad, Armenteros aconseja consultar con un médico si se sospecha de Covid persistente “de forma precoz”, y si los síntomas se mantienen pasadas las dos-tres semanas, o bien si reaparece alguno de los síntomas que tuvo durante la infección pasado ese tiempo.

   Entre los principales síntomas que distinguen a la Covid persistente, este doctor destaca que hay más de 200, siendo el más característico el cansancio extremo (uno hace una actividad y se cansa mucho más de la cuenta), seguido de la astenia o inapetencia por hacer cualquier actividad. Dice que, por ejemplo, algunos no pueden coger a sus hijos en brazos, ni hacer el ejercicio que hacían antes de infectarse.

   Apunta asimismo a manifestaciones respiratorias desde la tos persistente, hasta la afonía, o la disnea; o los síntomas digestivos más frecuentes son la diarrea, la inapetencia y dispepsia funcional (indigestión), o malestar. Después, el miembro de la SEMG resalta que habría un grupo de síntomas neurocognitivos, protagonizados por la niebla mental, la falta de memoria y los olvidos.

   Todos estos síntomas dice que son fluctuantes, como todos los síntomas de la COVID-19, y esto significa que hay días muy sintomáticos y otros casi asintomáticos. “Consecuencia de esto hay un reflejo emocional, y ante el padecimiento crónico hay padecimiento emocional, y esto les ocasiona ansiedad y también depresión en algunos casos. La Covid persistente puede aparecer en cualquier persona, haya tenido una infección asintomática o grave, y afectar desde al pelo hasta las uñas. Se han descrito más de 200 síntomas”, insiste este experto.

   En último lugar, Armenteros vuelve a lamentar que la falta de pruebas diagnósticas desde el Sistema Nacional de Salud está impidiendo un diagnóstico de la fase aguda de la enfermedad y, en consecuencia, va a dificultar mucho el diagnóstico de la Covid persistente.

   “Que medidas de este tipo como las que se están tomando de epidemiología populista al quitar las mascarillas en interiores hacen que el virus pueda extenderse de manera masiva y si se incrementan los casos de infección, aumentarán también los casos de Covid persistente. Es necesario que se tomen medidas claras y concretas, se creen unidades específicas para la Covid y sus tratamientos, así como investigación para cuidar y tratar a estos pacientes, e intentar por todos los medios que haya curación de la enfermedad”, sentencia el doctor Lorenzo Armenteros.

Contador