Publicado 16/11/2021 08:29CET

Cómo favorecer la autonomía de las personas de edad avanzada

Archivo - Hombre mayor
Archivo - Hombre mayor - DEAN MITCHELL/ ISTOCK - Archivo

   MADRID, 16 Nov. (EDIZIONES) -

   España es uno de los países del mundo con mayor esperanza de vida, aunque esta se ha elevado en todo el mundo. Según destaca la Organización Mundial de la Salud (OMS), "por primera vez en la Historia, la mayor parte de la población tiene una esperanza de vida igual o superior a los 60 años", al mismo tiempo que estima que entre 2015 y 2050 el porcentaje de habitantes del planeta mayores de 60 casi se duplicará, pasando del 12% al 22%.

   En este contexto es razonable pensar que debemos intentar llegar a la tercera edad con la mejor salud posible, pero también con calidad de vida. En estas franjas de edad para ello es indispensable favorecer la autonomía de las personas de edad avanzada.

   La institución sanitaria habla también de que dónde viva la persona, los entornos físicos y sociales que le rodean, cobran gran importancia en el envejecimiento, así como sus características personales; aunque siempre está la genética, sobre la no podemos hacer nada.

Llama la atención igualmente sobre el hecho de que los entornos de la niñez afectan a la forma de envejecer, al tiempo que tienen una gran influencia en el establecimiento de hábitos saludables, fundamentales igualmente a la hora de un envejecimiento saludable.

   "En la vejez mantener esos hábitos es también importante. El mantenimiento de la masa muscular mediante entrenamiento y una buena nutrición pueden ayudar a preservar la función cognitiva, retrasar la dependencia y revertir la fragilidad", agrega la OMS en este sentido.

En Infosalus entrevistamos sobre este asunto al coordinador de Grupo de Trabajo de ejercicio físico para los Mayores de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), David Jiménez, también doctor en Ciencias de la Actividad física y del Deporte, y vicedecano de Ordenación Académica e Infraestructuras en funciones de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

   Según destaca, favorecer una autonomía en las personas de edad avanzada facilitará un envejecimiento saludable y una mayor independencia en su vida diaria. "Somos seres humanos y seres sociales, para quienes las relaciones son fundamentales en nuestro día a día. La relación social y la prevención de la soledad de las personas mayores es uno de los objetivos marco de la OMS dentro de su programa 2020-2030. Hay que favorecer la autonomía de las personas de edad avanzada para que sean lo más autónomos posibles y sigan saliendo a la calle, mantengan sus relaciones sociales", subraya.

   Aquí remarca que somos una sociedad sedentaria, por lo que es fundamental que conforme vayamos cumpliendo años aprendamos a seguir moviéndonos y hacerlo de acuerdo con nuestras posibilidades y limitaciones, no siendo estas un sinónimo de incapacidad.

PASOS PARA FOMENTAR LA AUTONOMÍA

   En este contexto, Jiménez detalla una serie de pasos para fomentar la autonomía de las personas de edad avanzada en el día a día. En primer lugar habla de la necesidad de que existan estrategias que contemplen no solo a la persona mayor, sino también a sus cuidadores, que al fin y al cabo son quienes velan por su salud y calidad de vida en el día a día.

   Después, habla de promover el movimiento en el colectivo pero con trabajo cognitivo. "Los estudios científicos demuestran que así será más beneficioso que realizar trabajo cognitivo 'per se'. Cuando hacemos tareas en movimiento estimularemos mucho mejor a nivel de flujo sanguíneo y podremos mantener esa independencia en cuanto a habilidades ejecutivas de la vida diaria", recalca el miembro de la SEGG.

   Hace referencia igualmente a la conversación, la necesidad de promoverla con las personas de edad avanzada y con preguntas que no hieran ni sean complicadas, que no favorezcan la angustia, sino que sean agradables y favorezcan ese diálogo; algo que sin duda también redundará en una mejora cognitiva de la persona de edad avanzada.

Seguir favoreciendo las posibilidades de movimiento, a pesar de estar limitados por una silla de ruedas, por ejemplo, es otro de sus consejos a la hora de promover la autonomía de las personas de edad avanzada: "Si va en silla de ruedas sigue siendo súper importante el movimiento de las extremidades superiores para el mantenimiento de la movilidad. Después hay un trabajo específico, y donde entran distintos profesionales, que pautarán una serie de ejercicios a cada persona".

   Llama la atención el coordinador de Grupo de Trabajo de ejercicio físico para los Mayores de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología sobre el hecho de que siempre favorecerá más el trabajo fuera de casa en este sentido, pero siempre que el ambiente sea bueno y sea aceptado por la persona de edad avanzada. "Siempre fuera de casa es mejor porque hay un ambiente distinto. Si no favorece el sacar de casa a la persona mayor hay que hacerlo dentro, pero siempre la posibilidad de salir y de airearnos y de ampliar las miras nos ayuda a saber que tenemos un mundo fuera y a afrontarlo de otra forma", remarca.

   En última instancia, David Jiménez destaca la importancia de que tanto las personas de edad avanzada como sus cuidadores y familiares se apoyen en las personas dedicadas a ello, que se dejen aconsejar por los expertos.

Contador