Un fármaco puede estimular el recuerdo de objetos

Publicado 09/01/2019 8:30:33CET
GETTY - Archivo

   MADRID, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Las personas alérgicas usan antihistamínicos para reducir los síntomas, pero una nueva investigación revela que podría mejorarse la memoria a largo plazo con el tratamiento con prohistamina. La memoria a largo plazo se usa para recordar cualquier cosa antes de 48 horas.

   Durante estudios recientes realizados por investigadores en Japón, la histamina mejoró los puntajes de las pruebas de memoria a largo plazo de las personas dependiendo de la fuerza de la memoria original y podría extender temporalmente las memorias de los ratones hasta 25 días más de lo normal. Aclarar el papel de la histamina en la memoria puede ayudar a aliviar los síntomas de los trastornos de la memoria, como la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia.

   El profesor Yuji Ikegaya y el profesor Hiroshi Nomura, de la Universidad de Tokio, en Japón, lideraron un equipo de investigación que incluyó colaboradores en la Universidad de Hokkaido y la Universidad de Kyoto en Japón.

   Un total de 38 hombres y mujeres a mediados de sus 20 años completaron pruebas de memoria en tres días diferentes. Los participantes miraron fotos de objetos familiares, como gafas o un reloj de pulsera, y varios días después se les mostraron algunas de las mismas imágenes, así como algunas fotos similares y algunas nuevas, y se les preguntó si habían visto la imagen anteriormente. "En la vida real, no podemos saber lo que olvidamos. Por eso hacemos pruebas de memoria humana con imágenes en la pantalla de un ordenador", dice Ikegaya.

   Siete o nueve días después, los participantes recibieron un placebo (una "pastilla de azúcar" o un medicamento falso) o una gran dosis de un fármaco que aumenta la cantidad de histamina en el cerebro. La dosis inusualmente grande aseguró que el medicamento cruzara la barrera hematoencefálica, la defensa natural del cuerpo que dificulta que los fármacos lleguen al cerebro. El mismo medicamento se prescribe normalmente en dosis más bajas para tratar el mareo.

   Después de tomar el medicamento, los participantes con mala memoria reconocieron más imágenes correctamente, mientras que las imágenes que habían sido difíciles de recordar se hicieron más fáciles de reconocer para todos los participantes. Sin embargo, tomar el medicamento disminuyó las puntuaciones de los participantes de buenos recuerdos, y las imágenes que habían sido más fáciles de recordar se volvieron un poco más difíciles de recordar para todos los participantes.

   "Para cualquier estudiante que piense en usar este medicamento como ayuda para el estudio, primero debo advertirles que siempre protejan su salud y luego tengan en cuenta que no hemos probado si este medicamento ayuda a alguien a aprender o memorizar cosas nuevas", detalla Ikegaya.

   "El aumento de histamina ayudó a los participantes de la investigación a recordar una imagen que una vez conocieron pero que no pudieron recordar durante una prueba de asociación de palabras de memoria a largo plazo", explica Ikegaya, cuyo trabajo se detalla en un artículo publicado en la revista 'Biological Psychiatry'.

   Los investigadores sospechan que el fenómeno de la resonancia estocástica, que agrega ruido blanco a una transmisión para aumentar la intensidad de la señal, puede hacer el efecto doble de la histamina: a veces mejorando la memoria a largo plazo, pero otras veces obstaculizándolo.

UMBRAL DE LA HISTAMINA

   Ikegaya sugiere que la memoria es una combinación de un sistema de gradiente y un sistema digital de sí: no o 1: 0. La información se puede almacenar en el cerebro como un gradiente, pero los nervios no se activan hasta que están por encima de un umbral en particular. Debajo de este umbral está "no" o 0, y no podemos recordar; mientras que por encima de este umbral está "sí" o 1, y podemos recordar. "Todavía tienes la memoria, pero no puedes acceder a ella a menos que esté por encima de un umbral en particular", dice Ikegaya.

   Los investigadores sospechan que el fármaco aumenta el gradiente de histamina hasta el punto de que las neuronas involucradas en la memoria latente alcanzan el nivel de umbral requerido para activar una señal y hacernos recordar. Sin embargo, para los recuerdos que ya se hallan por encima del umbral, la histamina adicional agrega demasiado ruido y la señal nerviosa excesiva dificulta la recuperación. La histamina no tuvo efecto en los puntajes de los participantes en las pruebas no relacionadas con la memoria a largo plazo.

   Los investigadores dieron a los ratones dos juguetes de plástico, uno que se les dio antes y otro que era nuevo. Los roedores prefieren explorar un juguete nuevo, pero después de tres días, los ratones olvidan y tratan todos los juguetes como nuevos. Después de recibir un medicamento que aumenta la histamina en el cerebro, los roedores pudieron reconocer los juguetes que habían visto hasta hace 28 días.

   Sin embargo, el aumento de memoria a largo plazo fue temporal. El día 29, todos los juguetes eran nuevos para los ratones. Los investigadores observaron resultados similares con dos medicamentos diferentes que aumentan la histamina: la tioperamida y la betahistina.

   Los experimentos para examinar la actividad de neuronas individuales en cerebros de ratones revelaron que los fármacos aumentaban la histamina específicamente en una región del cerebro que se sabe que está involucrada en la percepción visual y la memoria, llamada corteza perirrinal. Además, la histamina reactivó las mismas neuronas que estaban activas en la creación del recuerdo.

MALOS RECUERDOS

   La mejora de la memoria a largo plazo no siempre es beneficiosa, como en el caso de recuerdos tristes o temerosos, o en trastornos como el trastorno de estrés postraumático (TEPT). Recordar y olvidar no son simples opuestos. En cambio, los investigadores sospechan que diferentes regiones y procesos del cerebro están involucrados en el recuerdo y el olvido.

   "Si tenemos la memoria típica, entonces hay un equilibrio entre los sistemas cerebrales para recordar y olvidar. Demasiado olvido o demasiado recuerdo es probablemente un trastorno de ese equilibrio", subraya Ikegaya, cuyo equipo está planeando actualmente estudios futuros para probar cómo los niveles de histamina podrían afectar a los resultados de las pruebas de memoria en adultos mayores.