Publicado 01/01/2022 08:54

Por qué esta explosión de casos con ómicron: ¿puede ser el primer paso para el fin de la pandemia?

Archivo - Prueba de COVID-19 en Manhattan durante el brote de coronavirus mientras se propaga la variante Ómicron.
Archivo - Prueba de COVID-19 en Manhattan durante el brote de coronavirus mientras se propaga la variante Ómicron. - MASHA ZOLOTUKHINA/ ISTOCK - Archivo

   MADRID, 1 Ene. (EDIZIONES) -

    "Tengo la impresión de que ómicron acaba con la pandemia. La tasa de infecciones es brutal, pero la gran mayoría con cuadros muy, muy leves. En Sudáfrica está bajando la incidencia igual de rápido que subió. Esto se acaba".

   Así lo afirmaba recientemente en la red social Twitter el catedrático de Medicina y jefe de Neumologia y Cuidados Intensivos del Hospital Mount Sinai Morningside de Nueva York, el doctor Javier Zulueta, una institución científica y que no es la única que pronostica que esta variante del SARS-CoV-2 puede suponer el primer paso para el fin de la pandemia.

   Por su parte, la viróloga de la Escuela Icahn de Medicina del complejo sanitario Monte Sinaí de Nueva York, la española Ana Fernández Sesma recordaba hace días también en sus redes sociales que ninguna de las variantes vistas de este coronavirus causa enfermedad más grave, y subrayaba que con ómicron sí se están causando contagios, por lo que debemos seguir teniendo cuidado con las personas vulnerables, si bien hacía hincapié en que cada vez hay menos gracias a la vacunación.

   "Parece que vamos viendo el fin de la pandemia. Con esperanza y sabiendo que la vacunación, mascarillas y tests están ayudando a que los casos sean menos severos que anteriormente. Esperando una distribución mas equitativa de las vacunas", reconocía.

   En Infosalus hemos podido charlar en este sentido con la vocal de la Sociedad Española de Inmunología (SEI) la doctora Yvelise Barrios, quien se muestra un poco más cautelosa en este sentido.

   Explica en primer lugar que de repente se ha dado esta explosión de contagios porque las mutaciones que conlleva ómicron favorecen una mayor transmisión de casos, de forma que esta variante tiene un valor R (número de personas que infecta un individuo contagiado de media) de 10, mientras que para la variante delta era de 5 personas. "Creemos que esta última variante ha doblado su capacidad de infectar a la población", subraya.

   Según remarca, esta fase forma parte de la evolución natural de los virus, que para sobrevivir mutan hacia formas menos patogénicas, causando menos enfermedad, menos letalidad, para llegar al máximo número de huéspedes. "Por eso muchos virólogos internacionales dicen que sea la cepa que suponga ya una endemia, es decir, que convivamos con un virus con un efecto muy leve en población, y que permita ir retomando otro tipo de vida que no la que vemos el día de hoy", sostiene la experta en Inmunología, si bien se muestra prudente con esta afirmación.

   Igualmente, entrevistamos en Infosalus a Nieves López, médico especialista en Medicina preventiva y Salud pública con formación en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid y actual jefa de servicio de Medicina Preventiva y Gestión de Calidad del Hospital Gregorio Marañón de Madrid quien indica que las buenas noticias que presenta ómicron es que ingresa menos gente que en olas anteriores, con una mortalidad que es menor de momento.

   "Esta variante tiene más facilidad de transmisión y esto es lo que parece a la vista de los datos. Otra cosa es la patogenicidad. Esta variante ha llegado con más del 80% de la población con dos dosis. Se está viendo una alta transmisibilidad pero también una proporción de ingresos menor que en otras olas. De hecho, en mi hospital hemos analizado la proporción de ingresados en cada ola, y ahora en esta sexta la cifra es de un 7% cuando en la primera ola fue de un 44% de los casos", advierte.

   La también docente en el Máster Universitario en Gestión de la Seguridad Clínica del Paciente y Calidad de la Atención Sanitaria de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) sostiene, eso sí, que la mala noticia de ómicron es que a media que aumenta el denominador de pacientes infectados, aumentará el numerador de pacientes graves también, por lo que considera que aún es pronto para pensar que esta sexta ola representa el principio del fin de la pandemia.

Manifiesta su temor e incertidumbre por ver qué pasa con los pacientes ingresados y en UVI en las próximas semanas. "Esto es lo que tiene pandemia, la incertidumbre de lo que va a ocurrir es muy alta y esperamos que se mantenga el porcentaje de ingresos pero no sabemos qué va a pasar. El empeoramiento no es al principio de la infección si no a los 10-12 días por lo que es pronto todavía y no sabemos si estamos en el pico de esta ola", considera la doctora López.

   A pesar de que algunos científicos ya hablan de que esta variante ayudará a que todos nos inmunicemos y que esta es la estrategia a seguir, esta experta en Medicina Preventiva y Salud Pública no es partidaria de ello y dice que tenemos que evitar la infección porque sigue habiendo pacientes muy vulnerables, con inmunosupresión, con comorbilidades, de forma que cuanto menor sea la posibilidad de transmisión mejor será para todos.

FALLO EN LAS MEDIDAS DE PREVENCIÓN SÍ

   Remarca que lo que sí que está sucediendo en esta sexta ola, y lo que esta puede representar es el "fallo de las medidas de prevención", e insiste en que, quizá, haya tanta transmisión porque le estamos dando la oportunidad al virus.

   "Es verdad que esta variante tiene más capacidad de transmisión pero a lo mejor también tenemos que plantearnos si hemos dejado de cumplir las medidas de prevención. Son misterios por resolver pero la esperanza es que el virus se vaya adaptando y cada vez más la enfermedad grave sea menor. Pero sí que es verdad que nos ha pillado por sorpresa esta sexta ola porque pensábamos que las vacunas iban a ayudar a que no hubiera alta transmisión", afirma la docente de UNIR.

   A su juicio, es todavía pronto para saber qué va a suceder con la pandemia, reconoce que es "todo bastante impredecible". "Esta claro que tampoco es comparable cada ola porque la tasa de pruebas no era la misma con la primera, que se hicieron menos pruebas", agrega.

   Por tanto, esta experta no se atreve a aventurar la evolución porque, según resalta, "es un virus impredecible" y porque las mutaciones víricas son muy frecuentes y algunas pueden ser graves. La actual jefa de servicio de Medicina Preventiva y Gestión de Calidad del Hospital Gregorio Marañón de Madrid es más partidaria de seguir insistiendo en las medidas de protección, en vacunarnos todo lo que podamos y contar con la tercera dosis frente a la COVID-19 lo antes posible.

   "Vacunación masiva, prevención masiva en la medida de nuestras posibilidades porque son fechas complicadas, donde todos queremos ver y estar con nuestros familiares y amigos, pero tenemos que ser lo más prudentes que podamos porque todavía no ha acabado y estamos en tasas de transmisión que no hemos visto nunca con vacunación y es impredecible la situación social que vamos a tener y no sabemos si se van a abrir colegios, por ejemplo. Sé que estamos Todos estamos muy cansados pero es muy importante reducir la transmisión porque cuantos más casos tengamos más probabilidad de que los pacientes vulnerables empeoren e ingresen. (...) Tenemos que tener mucha cautela", subraya.