Publicado 21/04/2021 07:22CET

Expertos médicos y éticos abogan por generalizar el uso de la anestesia general para los pacientes moribundos

Archivo - L'enfermera d'atenció domiciliària del CIS Cotxeres proporciona cures paliatives a personas en procés de final de vida. Paliatius
Archivo - L'enfermera d'atenció domiciliària del CIS Cotxeres proporciona cures paliatives a personas en procés de final de vida. Paliatius - A.CREUS Y A.GARCÍA / BANC D'IMATGES INFERMERES

MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

La anestesia general se utiliza ampliamente para la cirugía y las intervenciones diagnósticas, para garantizar que el paciente esté completamente inconsciente durante estos procedimientos. Sin embargo, en un artículo publicado en 'Anaesthesia', revista de la Asociación de Anestesistas norteamericana, expertos en ética y anestesia de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, afirman que la anestesia general debería estar más disponible para los pacientes al final de su vida.

Los pacientes moribundos suelen recibir analgésicos. Pero pueden no ser suficientes, por lo que se recurre a la sedación profunda continua (también conocida como sedación "paliativa" o "terminal").

"Sin embargo, para algunos pacientes estas intervenciones comunes no son suficientes. Otros pacientes pueden expresar un claro deseo de estar completamente inconscientes mientras mueren --explica el coautor, el profesor Julian Savulescu, de la Cátedra Uehiro de Ética Práctica de la Universidad de Oxford--. Algunos pacientes moribundos sólo quieren dormir. Los pacientes tienen derecho a estar inconscientes si se están muriendo. Tenemos los medios médicos para proporcionárselo y deberíamos hacerlo".

Los autores aclaran que su propuesta no se refiere a la muerte asistida, actualmente ilegal en la mayoría de los países. En su lugar, se centran en las opciones disponibles para garantizar que los pacientes estén cómodos al final de sus vidas. En pocas palabras, algunos pacientes querrán tener la certeza de que están inconscientes e inconscientes cuando lleguen sus últimos momentos.

"El deseo de estar inconsciente como medio de eliminar la experiencia de sufrimiento físico o mental es comprensible --explica el coautor Jaideep Pandit, profesor de anestesia de la Oxford University Hospitals NHS Foundation Trust--. La inconsciencia a través de la anestesia general ofrece la mayor posibilidad de asegurar que el paciente no sea consciente de estar pasando por un proceso adverso".

Añade que "aunque la anestesia general en los cuidados al final de la vida se viene utilizando y describiendo en el Reino Unido desde 1995, se necesitarán directrices multidisciplinares modernas antes de poder ofrecerla de forma más generalizada. Plantear esta cuestión ahora es importante, especialmente en vista de las tendencias internacionales que muestran un mayor uso de la anestesia general para los pacientes moribundos".

Según los autores, el consentimiento informado será crucial para ayudar a los pacientes a entender las implicaciones de la anestesia general en los cuidados al final de la vida, y las otras opciones que tienen para gestionar sus últimos días.

"Es vital que los pacientes estén informados de todas las opciones legales de que disponen para aliviar el sufrimiento al final de la vida. Eso incluye la analgesia, la sedación y, potencialmente ahora, la anestesia --afirma el coautor, el profesor Dominic Wilkinson, director de ética médica del Centro Uehiro de Ética Práctica de la Universidad de Oxford--. Deben explicarse los riesgos y beneficios de cada uno. Los pacientes deben ser libres de elegir la opción, o combinación de opciones, que mejor se ajuste a sus valores".

En otra encuesta al público en general, publicada recientemente en la revista 'PLOS One', los profesores Wilkinson y Savulescu encontraron un alto nivel de apoyo al acceso a la sedación profunda en pacientes moribundos. Alrededor del 88% de los encuestados dijeron que les gustaría tener la opción de una anestesia general si estuvieran muriendo. Alrededor de dos tercios (64%) afirmaron que elegirían personalmente recibir una anestesia al final de la vida.

El profesor Wilkinson añade que "los miembros del público en general parecen valorar la opción de un sueño profundo y un alivio completo del dolor si estuvieran muriendo. Nuestra investigación anterior indica que el público cree que los pacientes deben tener esta opción".

Los autores refutan cualquier preocupación de que el uso de anestesia general para los cuidados al final de la vida pueda acelerar la muerte. Los estudios no muestran diferencias estadísticamente significativas en el tiempo medio de supervivencia entre los pacientes al final de la vida que reciben sedación profunda continua y los que no.

En varios países, la infusión de propofol utilizada para la anestesia general se ha mantenido hasta 14 días. "Esto pone de manifiesto que el objetivo de la administración de anestesia no es acelerar la muerte, sino simplemente lograr la inconsciencia", precisa el coautor Antony Takla, investigador asociado del Centro Uehiro de Ética Práctica de la Universidad de Oxford.

Los autores creen que la comunidad médica del Reino Unido debería prepararse para un aumento de las solicitudes de anestesia general para los cuidados al final de la vida, basándose en las tendencias actuales en Europa Occidental y Escandinavia.

"Hemos descrito un papel potencial para la anestesia general en los cuidados al final de la vida --concluyen--. En realidad, los pacientes del Reino Unido disponen de ella desde la década de 1990, pero no se discute ni se proporciona habitualmente. Hay un fuerte argumento ético para hacer esta opción más ampliamente disponible. Esto no implica que la práctica actual de los cuidados paliativos sea deficiente. De hecho, podríamos ver que la anestesia general en los cuidados al final de la vida es solicitada por, o adecuada para, muy pocos pacientes".

Precisan que, "sin embargo, el número de pacientes implicados no debería determinar por sí solo si esta cuestión se considera éticamente importante. Incluso si la inconsciencia completa sólo es deseada por unos pocos pacientes, existe un imperativo moral para que las organizaciones nacionales de anestesia, cuidados paliativos y enfermería se preparen para la posibilidad de que la anestesia general en los cuidados al final de la vida pueda ser solicitada por algunos pacientes, y para que trabajen en colaboración para desarrollar protocolos claros que aborden todas las cuestiones prácticas, éticas y médico-legales implicadas".