Publicado 30/11/2021 13:18

Expertos alertan que más de la mitad de los casos de complicaciones de diabetes se debe a enfermedades cardiovasculares

Archivo - Diabetes
Archivo - Diabetes - DGLIMAGES - Archivo

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

Médicos internistas han alertado que existe un "estrecho" vínculo entre la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, ya que más de la mitad de los casos de complicaciones de la diabetes se deben a este tipo de patologías.

Así lo ha advertido la doctora María Dolores García de Lucas, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Costa del Sol de Marbella durante su intervención en la sesión científica 'El paciente con diabetes es de MI especialidad', que se ha celebrado en el marco del 42 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), con la colaboración de Novo Nordisk y la participación de reconocidos expertos en la materia.

"Desde que el paciente accede por primera vez a consulta hay que verlo de forma global, es decir, ver si tiene factores de riesgo
cardiovascular, como son la tensión, fumar, el colesterol alto, si es obeso, además de cuánto tiempo lleva con la diabetes", ha aconsejado.

En este sentido, la SEMI indica que la hiperglucemia, la resistencia a la insulina y otras alteraciones asociadas a la
diabetes, como presión arterial alta, alteración de los lípidos, obesidad o el tabaco, provocan daños en los vasos sanguíneos, lo que motiva que la enfermedad cardiovascular sea una complicación muy frecuente y la principal causa de muerte y discapacidad en las
personas con diabetes.

"Hay que tomar decisiones terapéuticas en función del riesgo cardiovascular que tenga la persona con diabetes, así como indicarle
que haga una dieta y una actividad física apropiadas a su condición", ha explicado la doctora.

En este sentido, la entidad recalca que la diabetes tipo 2 está relacionada con el síndrome cardiometabólico y no hay un único mecanismo por el que el azúcar incrementa el riesgo de sufrir un episodio cardiovascular. En general, se trata de personas con
obesidad abdominal, basada en un riesgo genético heredado que, si además tienen unos malos hábitos de vida, suelen desarrollar, además de diabetes, hipertensión, dislipemia, entre otros.

Por ello, García de Lucas ha considerado fundamental actuar de forma precisa y combinada desde el principio. En este sentido, ha
insistido en que se puede influir positivamente en la evolución de la diabetes tipo 2, si se adapta la diabetes a cada paciente y no al revés.

"Hay múltiples estudios de seguimiento a cinco y a diez años que demuestran que el tratamiento temprano de todos los factores de riesgo cardiovascular, además de la diabetes, hace que la calidad de vida del paciente sea mejor. Esto se debe a que retrasa las complicaciones, tanto las que afectan a órganos como el corazón, el riñón, los ojos o las piernas, como al cerebro, o que si estas
complicaciones aparecen no sean tan severas como en una persona que no tiene un adecuado control de esos factores de riesgo cardiovascular", ha comentado.

En relación al tratamiento, la experta ha puesto de manifiesto la
disponibilidad de "muy buenas opciones terapéuticas" cardiometabólicas y como "el riesgo micro y macro vascular constituye uno de lo pilares de morbimortalidad de las personas con diabetes a medio y largo plazo", por lo cual, ha afirmado que disponer de fármacos como los análogos del péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1), como semaglutida oral, que reduce los niveles de glucosa en sangre, "es vital para los pacientes".