Publicado 11/11/2021 16:45CET

Expertos advierten de que la infertilidad masculina puede provocar cáncer de testículo o de próstata

Archivo - Infertilidad
Archivo - Infertilidad - CLÍNICA MARGEN DE GRANADA - Archivo

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El codirector de la clínica de reproducción asistida Valencia (CREA), andrólogo y vicepresidente de la Sociedad Española de Fertilidad, Miguel Ruiz Jorro, ha advertido de que la infertilidad masculina puede provocar cáncer de testículo o de próstata.

"Los varones con problemas reproductivos pueden tener mayor riesgo de cáncer de testículo, de próstata y otras enfermedades que están directamente relacionadas con su infertilidad", ha subrayado con motivo de la Semana Europea de la Fertilidad.

En este sentido, ha destacado que "hacer un tratamiento de reproducción asistida con una causa masculina, sin valorar clínicamente el origen de esa patología, puede suponer un riesgo para el propio varón, para su descendencia y para el pronóstico reproductivo del tratamiento".

La mayoría de ocasiones en las que las parejas acuden a consulta por problemas reproductivos, el estudio y el tratamiento de la infertilidad se orienta casi exclusivamente hacia la mujer, sin tener en cuenta al hombre. Por ello, es frecuente que al hombre se le realice un análisis de semen y, en base al resultado de esa prueba, se comience con el tratamiento de reproducción asistida en la mujer.

El doctor Ruiz Jorro ha indicado que "la gran mayoría de casos de infertilidad masculina no son en realidad de causa desconocida, sino más bien de causa no estudiada". "Aunque es posible realizar un tratamiento de reproducción asistida y conseguir embarazo en varones que tienen muy pocos espermatozoides o de muy baja calidad, no hacer un diagnóstico de qué está causando ese problema en el semen puede suponer un riesgo para el varón y para su descendencia, ya que se ha evidenciado que cuando el origen es un mal funcionamiento de los testículos, puede existir un mayor riesgo de que los espermatozoides presenten alteraciones en su información genética y esto puede ser transmitido al embrión y por tanto también al recién nacido", ha explicado.

En ocasiones no es necesario realizar un tratamiento de reproducción asistida para conseguir el embarazo, si se lleva a cabo un estudio clínico de la infertilidad masculina para tratar la causa que la provoca. Sin embargo, en la mayoría de los casos se acaba haciendo una inseminación artificial, una fecundación in vitro o una microinyección espermática (ICSI).

En este sentido, ha apuntado que "el estudio clínico de la infertilidad es sencillo y generalmente se hace en muy poco tiempo, ya que se basa en el análisis del semen realizado en un laboratorio especializado, una historia clínica completa y la exploración física del varón".

"Conocer la causa de la infertilidad permitirá ofrecer un tratamiento más eficiente y más seguro y los pacientes, al saber exactamente lo que ocurre, podrán tomar sus decisiones de forma más fundamentada", ha concluido.

Contador

Para leer más