Publicado 28/06/2021 16:56CET

Un experto recuerda que el sedentarismo se asocia a dolores musculares inespecíficos

Archivo - Dolor de cuello. Cervicales
Archivo - Dolor de cuello. Cervicales - MADRID - Archivo

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El sedentarismo se asocia a dolores musculares puesto que es una causa importante de desacondicionamieto y atrofia muscular, afirma el doctor Carlos Trénor, médico rehabilitador del Hospital IMSKE, quien recuerda que también puede causar alteraciones en la contractilidad del músculo que a su vez pueden producir un dolor muscular cuya causa muchas veces cuesta mucho comprobar.

La mayoría de las veces los dolores inespecíficos son causados por posturas inadecuadas o sobrecargas inadvertidas en nuestra actividad laboral, deportiva o en el hogar. "Los factores de riesgo son muchos y muy difusos, pero quizá los más frecuentes pueden ser una ergonomía inadecuada o un desacondicionamiento de nuestros músculos frente al esfuerzo", añade.

A la hora de acudir a un especialista, en primer lugar se debe descartar una causa concreta de dolor muscular, este trabajo lo puede hacer el médico de atención primaria. "Si se trata de un dolor de origen inflamatoria quizá el primer especialista al que acudir puede ser el reumatólogo. Si se trata de un dolor debido a consumo de fármacos, lo mejor sería consultar con el especialista que los ha indicado. Un dolor por sobrecarga o traumatismo ligero puede ser tratado por el médico rehabilitador; un traumatismo con rotura muscular que precisa sutura por el traumatólogo", explica.

En el caso del dolor muscular inespecífico, puede ser tratado preferentemente por el médico rehabilitador. "El anestesista y las técnicas propias de las unidades del dolor quizá sean un escalón superior del tratamiento del dolor cuando otras técnicas han fracasado, y suelen precisar bloqueos nerviosos u otras técnicas más complejas", añade.

El dolor inespecífico puede tratarse con fármacos analgésicos o antiinflamatorios, ejercicio físico, infiltraciones, bloqueos nerviosos, electroterapia, magnetoterapia, ondas de presión, termoterapia, crioterapia, y en general técnicas físicas o técnicas más invasivas como punciones, infiltraciones, neuromodulación, bloqueos nerviosos y técnicas propias de las unidades del dolor, etc.

"En general no van a ser susceptibles de intervenciones quirúrgicas porque para llevar a cabo una cirugía por dolor debemos saber cuál es la causa de este", señala Trénor, quien recuerda que un dolor crónico inespecífico mantenido en el tiempo puede ser causa de inactividad, sedentarismo, empeoramiento del desacondicionamiento muscular, pérdida de más masa muscular (sarcopenia) y mayor incapacidad funcional.

"Estos dolores y esta incapacidad pueden a su vez producir alteraciones del estado de ánimo como ansiedad o depresión secundarias al dolor e incapacidad", afirma.

Contador