Experto asegura que cuidar el sueño y tener un estilo de vida adecuado ayuda a combatir las crisis epilépticas

Publicado 06/11/2019 15:11:03CET
epilepsia
epilepsia - PIXABAY - Archivo

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

La falta de sueño es el principal enemigo de la epilepsia, por lo que cuidar las horas que se duerme y mantener una buena higiene del sueño es clave para combatir las crisis epilépticas, según ha señalado el especialista en epilepsia del Departamento de Neurología de la Clínica Universidad de Navarra, Asier Gómez.

La crisis epiléptica es una alteración brusca e inesperada que afecta a una persona debido a una actividad anormal de las neuronas y que finaliza habitualmente de forma rápida. "Aquí, la mayoría de la gente asocia las crisis con las convulsiones porque son visualmente impactantes, pero hay más tipos de manifestaciones", ha dicho el experto.

Algunos ejemplos son crisis en las que los afectados mantienen la mirada perdida y no son conscientes de lo que sucede a su alrededor durante unos minutos; realizan movimientos como si trataran de coger algo con la mano, gestos en la boca como si masticaran chicle o tragaran saliva. "Es cierto que el episodio más peligroso es el convulsivo, pero estas crisis, conocidas popularmente como ausencias, también presentan riesgos: se pueden quemar mientras cocinan o cruzar una calle sin darse cuenta", ha comentado.

Las crisis son el mayor riesgo de la epilepsia y, por ello, el objetivo principal de los tratamientos médicos es controlarlas o, incluso, eliminarlas. De hecho, los últimos estudios muestran que el 70 por ciento de las personas con epilepsia que siguen las instrucciones sanitarias no presentan crisis. Pertenecen al grupo de los pacientes controlados, sin embargo, hay un 30 por ciento que se identifica como resistente a los fármacos y que no responde al tratamiento.

Sobre los pacientes que no responden bien a los medicamentos, el especialista en epilepsia ha argumentado que estos afectados comienzan a contar con nuevos tipos de terapias y alternativas. "Hay grupos de pacientes a los que se les puede practicar una intervención quirúrgica y mejoran muchísimo; la dieta cetogénica -alimentación baja en carbohidratos y rica en grasas- puede ayudarles; y también puede funcionar el estimulador del nervio vago, que es una especie de marcapasos que se coloca en el nervio vago y modula a distancia la actividad cerebral", ha destacado.

Ante la tesitura de auxiliar a una persona que está padeciendo una crisis epiléptica, Gómez ha asegurado que lo primero es fijarse en si hay o no convulsiones. "En caso de que las haya, hay que tener en cuenta que estos episodios tienen una duración de 1 a 2 minutos y que, tras ellos, el paciente queda relajado y confuso. El proceso sería el siguiente, hay que apartar al afectado de cualquier elemento con el que pueda herirse; tumbarlo en el suelo en posición de seguridad porque suelen soltar espuma por la boca; desatar corbatas o similares y no sujetar o retener los brazos y las piernas. Aquí es muy importante dejar claro que no hay que meter nada en la boca, ya que se ha comprobado que reporta más problemas que beneficios", ha apostillado.

Los pacientes con epilepsia tienen más probabilidad de tener trastornos psiquiátricos como la depresión o la ansiedad, así como pérdida de memoria. A este respecto, el especialista indica que es un tema en el que hay profundizar en las consultas, porque cuanto antes se detecte, antes se podrá tomar medidas y revertir la situación.

Contador

Para leer más