Publicado 13/11/2020 14:47CET

Experto advierte de que la anemia de la enfermedad renal crónica es "precoz, progresiva y frecuente"

Riñones
Riñones - UNIVERSIDAD CASE WESTERN RESERVE - Archivo

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

El jefe de Servicio de Nefrología del Hospital Puerta de Hierro y Coordinador del grupo de Anemia de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.), el doctor José Portolés, ha explicado que "la anemia de la ERC es precoz, progresiva, frecuente y asocia daño directo", dentro del foro '¿Podemos mejorar nuestro manejo de la anemia renal?' organizado por Astellas Pharma, en el marco del 50º Congreso de la S.E.N.

La enfermedad renal crónica (ERC) afecta a una de cada ocho personas, de las que una de cada cinco sufre también anemia debido a la incapacidad del riñón para producir eritropoyetina y a un aumento del déficit de hierro por la inflamación crónica. Aunque la patología pasa desapercibida hasta fases avanzadas, la ERC es mucho más frecuente de lo que se cree, y la anemia le acompaña. "Estimamos que un 10% de la población adulta española padece algún grado de ERC (enfermedad renal crónica) y la anemia comienza en fases precoces de la ERC, progresando a la par que esta enfermedad", afirma.

"Disponer de nuevos tratamientos eficaces y seguros siempre es una buena noticia para médicos y pacientes", ha explicado. Entre estos nuevos tratamientos, se abordó durante el Congreso la llegada de una nueva clase inhibidores orales de IPH-HIF y que cuentan con un mecanismo de acción diferente a los tratamientos convencionales. Así, se presentaron los primeros resultados roxadustat en el estudio DOLOMITES5 para el tratamiento de la anemia en pacientes con ERC no dependientes de diálisis y de los estudios PYRENEES6 y ALPS7 en pacientes con ERC y anemia (en diálisis y no diálisis), afirmando el especialista que demuestran una corrección de la anemia igual a lo obtenido con los tratamientos tradicionales.

Además, "los resultados sugieren que los IPH-HIF podrían funcionar igual en situaciones de inflamación crónica donde las EPO convencionales ven reducida la respuesta. Además, contribuyen con una disminución en los niveles de la hormona hepcidina que es uno de los mediadores de la anemia renal; una utilización más eficiente del hierro con menos aportes y una reducción de los niveles de colesterol".

Según señalaron, roxadustat es el primer fármaco de una nueva clase de IPH-HIF, que permite aumentar las concentraciones de hemoglobina mediante un mecanismo de acción diferente al de los fármacos estimuladores de la eritropoyesis (FEE). Como IPH-HIF, roxadustat activa una respuesta reguladora que se produce de forma fisiológica cuando el organismo reacciona a la disminución del nivel de oxígeno en sangre, lo que implica la regulación de múltiples procesos complementarios a fin de promover la producción de EPO y aumentar la capacidad de transporte de oxígeno por la sangre de manera coordinada.

El estudio DOLOMITES5, que evalúa la eficacia y seguridad de roxadustat en comparación con darbepoetina alfa para tratar la anemia en adultos con enfermedad renal crónica (ERC) en estadio 3-5 no dependientes de diálisis (NDD), alcanzó su objetivo principal, demostrando la no inferioridad de roxadustat para corregir los niveles de hemoglobina durante las primeras 24 semanas de tratamiento (89,5% vs. 78,0%). De igual forma, roxadustat demostró superioridad en cuanto al tiempo transcurrido hasta el primer uso de hierro intravenoso en comparación con darbepoetina alfa durante las primeras 36 semanas de tratamiento.

Por otra parte, la incidencia global de acontecimientos adversos aparecidos durante el tratamiento fue comparable entre roxadustat y darbepoetina alfa (91,6 % y 92,5 %, respectivamente). "Roxadustat, además, asoció una reducción en los niveles de colesterol (LDL) y menor requerimiento de hierro IV. Todo ello con similares resultados en calidad de vida y control de la tensión arterial", concluye el doctor.

Contador