Las experiencias visuales de la primera infancia proporcionan los componentes básicos de la visión humana

Archivo - Madre mirando a su bebé en la cuna.
Archivo - Madre mirando a su bebé en la cuna. - ISTOCK/MDPHOTO16 - Archivo
Publicado: jueves, 16 mayo 2024 7:14

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

Un trabajo ha establecido que las experiencias visuales de la primera infancia, caracterizadas por algunos bordes de alto contraste en patrones simples, contienen los materiales necesarios para construir una base sólida para la visión humana. Se trata del trabajo "Un sesgo de simplicidad marginal en la información visual para bebés pequeños", publicado en 'Science Advances' por los investigadores de Universidad de Indiana (Estados Unidos) Erin Anderson, Rowan Candy, Jason Gold y Linda Smith.

"La suposición de partida para cualquiera que piense en el papel de la experiencia en el desarrollo visual siempre ha sido que, en la escala de la experiencia cotidiana, la información visual es prácticamente la misma para todos", explica la investigadora principal Linda Smith, profesora del Departamento de Ciencias Psicológicas y del Cerebro. "Sin embargo, este estudio dice que no, que la información visual cambia con el desarrollo. No es igual para todos. El aporte de la vida diaria para los bebés muy pequeños parece ser exclusivo de esa edad".

Estudios anteriores en el laboratorio y en la clínica habían demostrado que los bebés pequeños prefieren mirar escenas simples y de alto contraste con grandes rayas negras y tableros de ajedrez. El estudio actual es el primero en preguntar en qué medida estas preferencias constituyen su aporte en la vida diaria. "Para ver lo que ven y miran los bebés pequeños", apunta Anderson, ex investigadora postdoctoral en el Laboratorio de Desarrollo Cognitivo de Smith, ella y sus colegas colocaron cámaras en la cabeza de los bebés para que las usaran en casa durante las actividades de la vida diaria.

"Se pueden comprar 'tarjetas didácticas para bebés' para recién nacidos que muestran estas imágenes simples y de alto contraste", explica. "Lo que muestran los vídeos de las cámaras frontales, lo que muestra este trabajo, es que los bebés pequeños encuentran este tipo de imágenes a su alrededor en su vida diaria, con solo mirar cosas como luces y esquinas del techo".

"Lo que encontramos es una 'dieta' temprana y muy especial para el desarrollo visual", añade Smith. "Al igual que con la comida, los bebés pequeños no comienzan con comidas ricas y complejas o pizza, sino con una alimentación sencilla y específica para su desarrollo".

Trabajos anteriores han reconocido la naturaleza crítica de este período temprano para el desarrollo futuro de la visión humana. Por ejemplo, se ha demostrado que los bebés que nacen con anomalías visuales como cataratas o aquellos en orfanatos con experiencias visuales limitadas tienen deficiencias visuales de por vida. El estudio actual ofrece algunos datos preliminares para abordar estas deficiencias. También tiene implicaciones importantes para la creación de sistemas visuales de IA, que también adquieren habilidades visuales más fuertes cuando el entrenamiento comienza con el mismo contenido visual simple y de alto contraste.

Para identificar las propiedades de la información visual en bebés de aproximadamente tres a 13 meses de edad, los investigadores colocaron cámaras de video montadas en la cabeza de 10 bebés y 10 de sus cuidadores adultos, recopilando y analizando 70 horas de documentación visual de la vida diaria en el hogar. Surgen diferencias claras entre los contenidos de las imágenes de niños y adultos, con una mayor concentración de patrones simples y bordes de alto contraste en las vistas de los niños que en las de los adultos.

Smith infiere que la razón de estas opiniones no es sólo que los bebés giran la cabeza para mirar las características del mundo que pueden ver, sino que es probable que los padres o cuidadores los coloquen en lugares donde les gusta mirar las cosas. "Hay que pensar por qué están donde están. Probablemente haya algún conocimiento natural implícito por parte de los padres al dejar a los bebés donde les gusta mirar las cosas. Mamá no te molestará si no te preocupas", observa.

Sin embargo, ¿este pequeño grupo de participantes de Bloomington, Indiana, es representativo de los bebés de todo el mundo? Para responder a esta pregunta, el laboratorio de Smith llevó a cabo el mismo experimento con un colaborador en un pequeño y populoso pueblo pesquero de Chennai, India, donde la electricidad es mínima y gran parte de la vida diaria se desarrolla al aire libre. Y aunque las imágenes de las cámaras frontales de niños de 6 y 12 meses parecían muy diferentes de las de sus homólogos de Bloomington, los bebés más pequeños comparten una "dieta" común de bordes de alto contraste y patrones simples tanto en Chennai como en Bloomington.

Smith y sus colaboradores también han demostrado que la misma secuencia de imágenes mejora el entrenamiento de los sistemas visuales de IA. En una continuación del estudio actual, publicado en 'Actas de la Conferencia sobre Sistemas de Procesamiento de Información Neural' de 2023, descubrieron que si se entrena un sistema de IA alimentándolo primero con imágenes características de la primera infancia, tiene mayor éxito en aprender a identificar imágenes visuales que si le proporciona imágenes en un orden de desarrollo aleatorio o simplemente le proporciona imágenes típicas de la vida diaria de un adulto. La secuencia de desarrollo más precisa produjo los mejores resultados.

Su trabajo abre nuevas vías para la especulación evolutiva. Como explica Smith: "Una de las cosas que siempre solía preguntar cuando era estudiante de posgrado (y tal vez estemos teniendo la oportunidad de responderla) es por qué los bebés humanos tienen un desarrollo motor tan lento. Pasan unos tres meses simplemente escuchando y mirando y otros seis meses con un poco de postura y control de la cabeza. ¿Por qué son tan lentos? Los caballos salen y corren carreras".

Esta investigación sugiere que "a lo largo del tiempo evolutivo, estos sesgos lentos, incrementales y optimizados funcionan para construir un sistema visual y auditivo muy inteligente", señala. "Esa es una historia que podría contarse". Mientras tanto, su trabajo plantea nuevas preguntas sobre el contenido visual de la primera infancia y su papel en el desarrollo del sistema visual, ya sea humano o de IA.

Contador