Publicado 24/02/2020 18:35CET

Las estufas tradicionales de biomasa causan inflamación en los pulmones, según confirma un estudio

Las estufas tradicionales que usan materiales de biomasa que se ha demostrado que causan inflamación pulmonar como la EPOC.
Las estufas tradicionales que usan materiales de biomasa que se ha demostrado que causan inflamación pulmonar como la EPOC. - ATS

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las estufas tradicionales que queman materiales de biomasa y no están ventiladas adecuadamente aumentan significativamente los niveles en interiores de las dañinas y minúsculas partículas en suspensión PM2.5 y del monóxido de carbono (CO), estimulando los procesos biológicos que causan la inflamación de los pulmones y pueden conducir a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), según una nueva investigación publicada en la revista 'Annals of the American Thoracic Society'.

Los investigadores, dirigidos por la Universidad de Nottingham (Reino Unido) realizaron su estudio en Nepal, donde compararon los efectos pulmonares de las estufas de cocina tradicionales (TCS), en comparación con las estufas ventiladas (ICS) y las estufas de gas licuado de petróleo (GLP).

Eligieron una zona de Nepal por su alta incidencia de EPOC. "He tenido vínculos con el Hospital Dhulikhel de Katmandú durante siete años. Noté muchas admisiones por EPOC, tanto de hombres como de mujeres. Los hombres nepalíes fuman, pero las mujeres generalmente no, mientras que también son tradicionalmente las cocineras de la familia. Me interesaba saber por qué las mujeres padecían de EPOC, y la pregunta más obvia a explorar era si se debía al humo de biomasa en interiores, así que decidimos estudiar estas exposiciones", explica el líder de la investigación, Ian P. Hall.

Los investigadores midieron las exposiciones a PM2,5 y CO durante la cocción en una serie de estufas en 103 hogares de cuatro aldeas nepalesas diferentes, cada una de ellas a una altura diferente (de 200 a 4.000 metros sobre el nivel del mar), y tomaron medidas tanto en el exterior como en el interior cuando no se estaba cocinando. También expusieron el tejido pulmonar extirpado quirúrgicamente a muestras de humo soluble recogidas durante la cocción, y luego aplicaron las muestras al tejido y lo analizaron para detectar 17 sustancias inflamatorias diferentes. No había ningún CO en estos extractos, así que los investigadores solo observaron otros componentes de los extractos.

El aumento de los niveles de 7 de las 17 sustancias inflamatorias se produjo en el tejido pulmonar después de la exposición al humo de la biomasa de TCS. Cocinar con la estufa con ventilación aún causó una respuesta inflamatoria relacionada con seis de estas sustancias. La cocción con GLP activó dos sustancias inflamatorias. Los autores del estudio creen que estos elevados niveles durante el SCI y la cocción con GLP pueden deberse a sustancias inflamatorias no probadas.

"Poco se sabía anteriormente sobre los mecanismos que subyacen a la respuesta del pulmón al humo de la biomasa. Ahora, hemos demostrado, por primera vez, que las muestras de humo de biomasa recogidas en un entorno real de las zonas rurales de Nepal tienen efectos proinflamatorios en el tejido pulmonar humano. Estas exposiciones, que inducen a la inflamación de los pulmones, pueden explicar parcialmente el aumento del riesgo de EPOC en estas comunidades", asegura Hall.

La inflamación de los pulmones es una de las principales causas de la EPOC. Más del 90 por ciento de las muertes por EPOC se producen en países de ingresos bajos y medios, y la EPOC tiene una alta tasa de incidencia en las regiones de Nepal estudiadas.

Los investigadores encontraron que el promedio general de exposición a PM2.5 se redujo en 51 por ciento en los hogares que usaban SCI y en 80 por ciento en los hogares que usaban estufas de GLP, en comparación con las estufas tradicionales. La exposición a las partículas en diferentes lugares mientras se cocinaba con estufas tradicionales fue de 5 a 29 veces mayor que los estándares de exposición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 24 horas. Incluso las exposiciones reducidas a PM2.5 usando ICS o GLP fueron más altas que los niveles recomendados por la OMS. También se encontraron niveles más altos de partículas en elevaciones más altas.

La concentración de CO en interiores se redujo en un 72 y un 86 por ciento, respectivamente, en los hogares que utilizaban ICS y GLP. Todos los cocineros que utilizaron STC exhalaron niveles más altos de CO mientras cocinaban que cuando no lo hacían.

Las estufas tradicionales de biomasa, que son utilizadas por el 80 por ciento de la población nepalí y muy usadas en países de ingresos bajos y medios en todo el mundo en desarrollo, queman leña, residuos de cosechas o estiércol seco. La cocción se hace en fogatas abiertas en habitaciones sin chimenea ni ventilación adecuada. En algunas aldeas se han probado estufas de biomasa mejoradas, que tienen sistemas de compresión mejorados y/o ventilan los humos a través de una chimenea. El 21 por ciento de los hogares nepalíes utilizan estufas de gas licuado de petróleo, que queman una mezcla de propano, butano e isobutano.