Un estudio sugiere que la variación individual en los genes altera la capacidad de regular las emociones

Publicado 04/07/2019 18:44:21CET
ADN
ADN - WIKIMEDIA - Archivo

MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio realizado en monos titíes por investigadores de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) ha sugerido que la variación individual en los genes altera la capacidad de regular las emociones.

Algunas personas tienen mayor riesgo de desarrollar ansiedad y depresión que otras, y esto depende en parte de la interacción entre los genes y el entorno, como eventos estresantes o adversos en las vidas. Además, algunos de los que desarrollan ansiedad o depresión pueden responder mejor al tratamiento, mientras que otros luchan por beneficiarse.

Aunque se ha dedicado mucha investigación a la búsqueda de tratamientos efectivos, todavía existe una mala comprensión de cómo se desarrollan los trastornos de salud menta, así como de los mecanismos cerebrales subyacentes.

Ante esto, el nuevo trabajo, publicado en la revista 'PNAS', ha identificado mecanismos cerebrales específicos que pueden ser la base de cómo la variación genética en el gen transportador de la serotonina, un gen clave que regula el humor y las respuestas al estrés, puede influir en la forma en que respondemos a la amenaza percibida.

En concreto, los expertos han evidenciado cómo la variación en el gen del transportador de serotonina tiene un impacto en la cantidad de un tipo específico de receptor de serotonina, conocido como el receptor tipo 2A. Y es que, observaron que los monos que portaban la variante del gen asociado con la ansiedad alta tenían números más bajos de este receptor, por lo que cambiaron la forma en la que los medicamentos basados en serotonina actúan sobre ellos.

"Una de cada tres personas afectadas por la ansiedad y la depresión no responde a los antidepresivos, por lo que necesitamos encontrar mejores tratamientos para mejorar su calidad de vida. Nuestra investigación sugiere que las diferencias en nuestro ADN pueden ayudar a predecir cuál de nosotros responderá bien a estos medicamentos y cuál de nosotros requiere un enfoque diferente. Esto podría evaluarse mediante pruebas genéticas", han zanjado.

Contador