Publicado 17/09/2021 07:30CET

Estudio sugiere un nuevo factor de riesgo determinante en el aumento de mortalidad en covid

Archivo - Personal sanitario atendiendo a un paciente ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) para enfermos de coronavirus del Hospital Universitario Dr. Josep Trueta de Girona, Catalunya (España), a 21 de diciembre de 2020. Cataluña ha amanec
Archivo - Personal sanitario atendiendo a un paciente ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) para enfermos de coronavirus del Hospital Universitario Dr. Josep Trueta de Girona, Catalunya (España), a 21 de diciembre de 2020. Cataluña ha amanec - Glòria Sánchez / Europa Press - Europa Press

   MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La tasa de mortalidad de los pacientes con COVID-19 que requieren ventilación mecánica es del 30-40% pero no se conocen bien los factores inmunológicos asociados a la muerte de los pacientes con COVID-19 en estado crítico. Un nuevo estudio publicado en 'PLOS Pathogens' sugiere una asociación entre las respuestas de inflamación sistémica y el aumento de la mortalidad de los pacientes con COVID-19.

   Los anticuerpos y las células T desempeñan un papel fundamental en la protección frente a la enfermedad vírica; sin embargo, no está claro el papel exacto de las respuestas de las células T y los anticuerpos en la infección por SARS-CoV-2.

   Para comprender mejor las anomalías inmunitarias relacionadas con la enfermedad crítica y la muerte en los pacientes con COVID-19 en la UCI, el investigador Jonathan Youngs, de la Universidad St. George de Londres (Reino Unido), y sus colegas llevaron a cabo un estudio observacional prospectivo en el que se investigó la asociación de las respuestas de las células T y los anticuerpos con el desenlace fatal en la COVID-19 grave.

   Analizaron muestras de suero de 41 pacientes con COVID-19 ventilados mecánicamente, realizando el inmunofenotipo de las respuestas de las células T y una serie de experimentos para analizar las respuestas de los anticuerpos. A continuación, compararon sus hallazgos con un conjunto paralelo de 18 pacientes con gripe ventilados mecánicamente, así como con 12 pacientes con COVID-19 leve y 12 controles sanos.

   Descubrieron que las infecciones mortales por COVID-19 se correlacionaban con respuestas inmunitarias sistémicas mal coordinadas y que la elevada activación de las células invariantes asociadas a la mucosa (MAIT) era el factor de predicción más fuerte de un resultado mortal.

   Sin embargo, el estudio era limitado, ya que sólo analizaba las muestras de forma transversal y no observaba cómo cambiaban las respuestas inmunitarias a lo largo de la infección. Se necesitan estudios futuros para explicar en profundidad cómo pueden evolucionar con el tiempo las características inmunitarias asociadas a la mortalidad.

   Según los autores, "nuestro estudio permite comprender mejor los procesos inmunopatogénicos diferenciales que impulsan la COVID-19 crítica y la gripe, lo que puede traducirse en mejores enfoques inmunoterapéuticos en pacientes con neumonitis vírica grave".

   Añaden que "en los pacientes críticos de la UCI con COVID-19 y gripe, un análisis imparcial de la respuesta inmunitaria antiviral reveló la activación de un subconjunto inmunitario específico -las células T invariantes asociadas a la mucosa (MAIT)- como un fuerte predictor inmunológico de la muerte".

   Según explican, "la supervivencia en la COVID-19 crítica está asociada a respuestas inmunitarias focalizadas impulsadas principalmente por una citocina -el interferón alfa-, en contraste con las respuestas proinflamatorias muy amplias que se observan en quienes padecen la enfermedad mortal. Este patrón de citoquinas vinculado a la muerte frente a la supervivencia separa la COVID-19 crítica de la gripe".