Publicado 09/02/2021 13:40CET

Un estudio de seroprevalencia en guarderías de Francia apunta a bajas tasas de infección en niños pequeños

Guardería Piélagos
Guardería Piélagos - AYTO - Archivo

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los niños de entre 5 meses y 4 años que acudieron a las guarderías durante el confinamiento de marzo a mayo de 2020 en Francia presentaron bajas tasas de anticuerpos contra el SRAS-CoV-2 en la sangre, lo que sugiere que las tasas de infección por el virus eran bajas en esta población.

La investigación, publicada en la revista científica 'The Lancet Child & Adolescent Health', sugiere que la tasa de infección por el virus del SRAS-CoV-2 fue baja, del 3,7 por ciento, y que los casos positivos probablemente fueron infectados por un adulto en su hogar, en lugar de mientras estaban en la guardería. La tasa de seroprevalencia entre el personal de las guarderías fue similar a la de un grupo de control de adultos que no estuvieron expuestos a niños o pacientes positivos al COVID-19 en un entorno laboral.

Este estudio, en el que participaron 327 niños de edades comprendidas entre los 5 meses y los 4 años, es el primero que estima la seroprevalencia en entornos preescolares. Se ha demostrado que el SARS-CoV-2 infecta a personas de todas las edades; sin embargo, los niños tienden a desarrollar síntomas leves, si es que los presentan, y muy raramente necesitan ser hospitalizados. Todavía se desconoce el papel de los niños muy pequeños como propagadores asintomáticos del virus del SRAS-CoV-2 y no está claro el riesgo que supone para la comunidad el hecho de que las guarderías estén abiertas.

Se cree que los datos de seroprevalencia reflejan la verdadera tasa de infección, ya que muestran los niveles de anticuerpos en la sangre, independientemente de que el individuo muestre o no síntomas de COVID-19. Por lo tanto, este estudio podría proporcionar información vital sobre el confinamiento de las guarderías para los niños muy pequeños durante las nuevas oleadas de la pandemia de SARS-CoV-2, aunque los autores subrayan que también se necesitarán más investigaciones en otros entornos y variantes emergentes.

"Nuestros resultados sugieren que las guarderías no son focos de infección por el virus SARS-CoV-2 y que los niños pequeños no están propagando el virus ampliamente en estos entornos. Estos resultados deberían tranquilizar a los padres y al personal de las guarderías, sobre todo teniendo en cuenta que los niños incluidos en el estudio tienen padres que son trabajadores clave y que se cree que están en mayor riesgo durante la primera ola de la epidemia", explica la autora principal del estudio, Camille Aupiais, del Hôpital Jean-Verdier de París.

Durante el primer confinamiento nacional de Francia, que tuvo lugar entre el 17 de marzo y el 11 de mayo de 2020, la mayoría de las guarderías y escuelas cerraron, con un pequeño número de ellas funcionando a capacidad reducida para atender a los hijos de trabajadores críticos, incluido el personal sanitario y los trabajadores sociales.

Durante este tiempo, se aconsejó a las guarderías francesas que siguieran los protocolos de seguridad, que incluían trabajar con grupos más pequeños de 6 a 8 niños, con personal dedicado a cada grupo, desinfección de superficies, mascarillas y medidas de distanciamiento social para el personal. No se permitió a los padres entrar en las guarderías y se les indicó que examinaran a sus hijos para detectar síntomas de COVID-19 antes de enviarlos. A los niños con síntomas no se les permitió asistir a las guarderías.

En este estudio participaron 197 empleados de guarderías (con una edad media de 40 años). Un grupo de comparación del personal, formado por 164 adultos (edad media de 42 años), estaba compuesto por trabajadores de oficina y de laboratorio de seis hospitales que siguieron trabajando durante el confinamiento y no estuvieron expuestos ocupacionalmente a niños muy pequeños o a pacientes con COVID-19 en su entorno laboral.

La recogida de datos tuvo lugar entre el 4 de junio y el 3 de julio de 2020, entre cuatro y ocho semanas después del final del confinamiento nacional, en guarderías de las ciudades francesas de París, Rouen y Annecy. Se tomaron muestras de sangre de los participantes -mediante pinchazos en el dedo en el caso de los niños- y se analizaron mediante una prueba rápida de flujo lateral para detectar anticuerpos contra el SARS-CoV-2.

En total, 14/327 niños, 14/197 personal de guardería y 9/164 adultos de comparación dieron positivo a los anticuerpos del SARS-CoV-2. Tras ajustar la sensibilidad y la especificidad de la prueba, estos valores fueron del 3,7, el 6,8 y el 5,0 por ciento, respectivamente. Estadísticamente, la tasa de seroprevalencia entre el personal de las guarderías no difirió significativamente de la observada en el grupo de comparación.

Los 14 niños seropositivos procedían de 13 guarderías. En el centro con dos casos seropositivos, los niños habían asistido a zonas separadas de la guardería sin mezclarse, lo que sugiere que no hubo transmisión niño-niño en estos casos.

El contacto con un caso doméstico adulto confirmado de COVID-19 durante el confinamiento -pero no los casos de hermanos o compañeros de guardería- fue más frecuente en los niños seropositivos que en los seronegativos. Los niños seropositivos eran significativamente más propensos a tener al menos un padre seropositivo (55% frente al 14%).

El personal de las 14 guarderías seropositivas procedía de ocho guarderías diferentes y había dos centros con tres miembros del personal seropositivos. No se encontraron diferencias en las tasas de seroprevalencia entre el personal que estuvo expuesto (o no) a un niño con COVID-19 confirmado.

"Nuestros resultados sugieren que los niños pequeños tienen más probabilidades de contraer el COVID-19 en casa que en una guardería. Sugerimos que los signos clínicos del COVID-19 no son los mejores indicadores de la infección ni para hacer pruebas a los niños muy pequeños y que el criterio principal debería ser un caso sospechoso o confirmado en un miembro adulto del hogar. Se necesitan más investigaciones para comprender plenamente el papel de los niños pequeños en la transmisión comunitaria", afirma Aupiais.

Los autores advierten de que el estudio tiene limitaciones y que han surgido nuevas variantes de SARS-CoV-2 desde el periodo de pruebas, incluidas las denominadas variantes británica, brasileña y sudafricana, y no se ha establecido si los niños pequeños son más o menos susceptibles a estas cepas más nuevas. Además, las guarderías incluidas en el estudio no funcionaban a plena capacidad durante el periodo de estudio y los resultados pueden no generalizarse a los centros que funcionan normalmente fuera del confinamiento.