Publicado 15/01/2021 11:47CET

Un estudio revela cómo las mutaciones en un gen específico causan diferentes tipos de cáncer

Investigador en un laboratorio
Investigador en un laboratorio - LAWSON HEALTH RESEARCH INSTITUTE - Archivo

MADRID, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

Expertos en cáncer de la Universidad de Birmingham (Reino Unido) han resuelto la cuestión sobre cómo varios tipos de mutaciones en un solo gen causan diferentes tipos de enfermedades, lo que permitiría observar cambios tempranos en las células de los pacientes portadores de la mutación incluso antes de que se manifieste cualquier enfermedad, aumentando así sus posibilidades de supervivencia.

En concreto, el equipo, dirigido por la profesora Constanze Bonifer, estudió un gen conocido como RUNX1, que es el responsable de dar instrucciones para el desarrollo de todas las células sanguíneas y que con frecuencia muta en los cánceres de la sangre.

En este sentido, los resultados de su investigación, publicados en 'Life Science Alliance', han demostrado que el equilibrio de los tipos de células en la sangre se ve afectado mucho antes de lo que se pensaba, lo que es especialmente importante para las familias portadoras del gen mutante.

El estudio, que configura la culminación de cuatro años de investigación, muestra que, mientras algunos tipos de mutaciones de RUNX1 cambiaron directamente la forma en que otros genes se comportaban en las células sanguíneas, no todos lo hicieron. En particular, las mutaciones hereditarias no afectan inmediatamente a las células, sino que cambian la hoja de ruta que siguen para convertirse en otros tipos de células, como las plaquetas y los glóbulos blancos.

La autora principal, la profesora Bonifer, ha aclarado que el hallazgo más importante proviene del estudio de las mutaciones que se dan en familias que predisponen a sus miembros a enfermedades como el trastorno plaquetario familiar y la leucemia mieloide aguda.

"La leucemia mieloide aguda es un cáncer agresivo de los glóbulos blancos, mientras que en el trastorno plaquetario familiar, la capacidad de producir coágulos de sangre que se requiere para detener la hemorragia se ve afectada", explica, añadiendo que, antes de este estudio, no estaba claro por qué los cambios en un solo gen causaban tantas enfermedades diferentes.

Por su parte, la co-autora Sophie Kellaway, ha detallado que, para la investigación, utilizaron un sistema de cultivo celular capaz de generar células sanguíneas 'in vitro'. "Luego indujimos las formas mutantes de RUNX1 en estas células e inmediatamente examinamos el efecto sobre el comportamiento celular y la actividad de los genes", continúa.

Así, afirma que econtraron que cada mutación de dicho gen cambiaba las células de una manera diferente y tenía un impacto diferente en la forma en que los genes respondían. "Lo que hemos podido demostrar es que diferentes alteraciones genéticas en RUNX1 pueden enviar a las células hacia caminos alternativos de malignidad."

Asimismo, la gerente de 'Blood Cancer UK', Rachel Kahn, ha señalado que esta investigación muestra que no solo una mutación es importante para saber si alguien desarrollará o no una enfermedad, sino que es precisamente donde ocurre la mutación lo que puede alterar la forma en que las células sanguíneas se desarrollan y conducen a la enfermedad.

"Muchos cánceres de la sangre son difíciles de tratar y tienen un mal pronóstico", apostilla Kahn. Este es particularmente el caso de la leucemia mieloide aguda, estudiado en esta investigación. "Entender más sobre qué cambios específicos conducen a la enfermedad nos ayudará a adaptar los tratamientos en el futuro, dando a todos la mejor oportunidad de supervivencia posible", ha añadido.

Precisamente, los resultados de la investigación demuestran que las diferentes clases de proteínas RUNX1 mutantes utilizan mecanismos multifactoriales únicos para causar la enfermedad, por lo que el desarrollo de nuevos tratamientos requerirá un enfoque individual.

Ahora, el equipo planea trabajar con médicos y familias portadoras de proteínas RUNX1 mutantes, para examinar las células sanguíneas de los pacientes y observar si sus hallazgos en las células cultivadas también pueden verse en las células sanguíneas de los pacientes, en particular, antes de que desarrollen cualquier síntoma. Es en este momento cuando examinarán si pueden encontrar formas de restaurar el desarrollo normal de las células sanguíneas.

Para leer más