Publicado 31/05/2022 16:38

Un estudio evidencia que los contaminantes ambientales juegan un papel en el desarrollo de la diabetes tipo 1

Archivo - Glucómetro.
Archivo - Glucómetro. - SIMPSON33/ISTOCK - Archivo

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Oslo (Noruega) ha puesto de manifiesto que los contaminantes ambientales juegan un papel en el desarrollo de la diabetes tipo 1, incluso a concentraciones bajas.

Alrededor de 400 niños y adolescentes son diagnosticados con diabetes tipo 1 cada año en Noruega y el número de casos nuevos entre niños y adolescentes se ha duplicado desde la década de 1970. Los adultos también son diagnosticados con la enfermedad.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune caracterizada por una destrucción de las células beta del páncreas que producen insulina. El propio sistema de defensa del cuerpo comete el error de creer que estas células productoras de insulina son células extrañas dañinas que necesitan ser destruidas.

En concreto, los científicos de la UiO estudiaron los contaminantes ambientales en muestras de sangre de niños y adolescentes estadounidenses a quienes se les Diabetes tipo 1. Estos se compararon con muestras de sangre de un grupo de control que no padecía diabetes tipo 1.

"Descubrimos que una mayor proporción de personas con diabetes tipo 1 tenían dichos contaminantes en la sangre. En promedio, también tenían una mayor concentración de varios tipos de contaminantes ambientales", han dicho los expertos.

Para examinar estos hallazgos con mayor profundidad, los investigadores utilizaron células beta de ratas. Las sustancias tóxicas se aplicaron a estas células para averiguar qué sucedió después. "Descubrimos que las células beta producían mucha menos insulina, incluso después de solo dos días y con concentraciones muy bajas de contaminantes ambientales. Cuando las células beta estuvieron expuestas a los contaminantes durante un período de tiempo más largo, murieron. Por lo tanto, creemos que los contaminantes ambientales desempeñan un papel en el desencadenamiento de la diabetes tipo 1", han zanjado.