Un estudio estima que las olas de calor aumentarán en el futuro los problemas de salud en China

Publicado 28/01/2020 16:59:34CET
Características de la ola de calor observada en el noreste de China - 12 de julio a 10 de agosto de 2018.
Características de la ola de calor observada en el noreste de China - 12 de julio a 10 de agosto de 2018. - UNIVERSITY OF READING

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un estudio realizado por la Universidad de Reading, la Universidad de Edimburgo, la Oficina de Meteorología de Reino Unido y varias instituciones chinas ha calculado que los períodos de 30 días de olas de calor nocturnas han pasado de ser eventos que se producen cada de 500 años a registrarse con una periocidad de 60 desde la época preindustrial. Igualmente, han estimado que el calor extremo durante el día, así como las precipitaciones extremas, se harán más comunes en China en el futuro a medida que se sigan emitiendo gases de efecto invernadero a la atmósfera.

"La gente ya está sufriendo de un calor extremo más frecuente en China, y esto solo se hará más común en el futuro debido al cambio climático. Es particularmente preocupante ver que las altas temperaturas nocturnas se convierten en una amenaza creciente. Esto no da ningún respiro a las personas que luchan por hacer frente al abrasador calor diurno y puede dar lugar a una mortífera insolación, en particular para las personas vulnerables", asegura Buwen Dong, el autor principal del trabajo, que se ha publicado en la revista 'Bulletin of the American Meteorological Society'.

En dos estudios, estos científicos examinaron lo común que se han vuelto estas olas de calor en el noreste de China y las condiciones de humedad en el centro-oeste de China, y lo serán en el futuro, debido al cambio climático inducido por el hombre. Examinaron casi 50 millones de registros de temperatura diaria capturados en 2.400 estaciones meteorológicas en toda China entre 1961 y 2018, junto con datos de otras fuentes.

Los científicos también descubrieron que el cambio climático ha hecho que sea más probable que se produzcan precipitaciones en ráfagas severas en el centro y oeste de China. Utilizando modelos climáticos, calcularon que los aguaceros extremos se han vuelto 1,5 veces más probables desde la época preindustrial, mientras que la probabilidad de lluvias intensas persistentes se ha reducido en un 47 por ciento.

"La actual emergencia sanitaria en China está causando tristemente muchas muertes y este informe muestra cómo el cambio climático también podría causar graves emergencias sanitarias en la región en el futuro. Un clima más cálido tendrá un grave impacto en la salud mundial, y es probable que las temperaturas extremas sean más frecuentes en el futuro. Es probable que los trabajadores al aire libre, las personas mayores y los jóvenes, así como las personas con problemas de salud, corran el mayor riesgo", asegura la profesora Elizabeth Robinson, economista medioambiental de la Universidad de Reading.

Contador